Del picadito after office a la organización de eventos

Del picadito after office a la organización de eventos

Diego Porto empezó a organizar campeonatos de fútbol entre abogados. Fue el puntapié inicial de Torneos Interestudios, hoy un clásico deportivo entre los letrados. La empresa se expandió a la organización de fiestas y todo tipo de eventos corporativos. Hoy tiene nueve empleados, más de 100 proveedores y factura $ 2 millones. 30 de Septiembre 2010

El primer empleo de Diego Porto fue de cadete en un estudio jurídico, mientras estudiaba -obviamente- Derecho. Y de tanto recorrer bufetes y hablar de fútbol con los abogados, un día se le ocurrió armar un campeonato. Se inscribieron ocho equipos, representando cada uno a un estudio jurídico. Porto cobraba una cuota de inscripción para el alquiler de la cancha, el trofeo y la impresión de un boletín semanal con los resultados de cada fecha. Fue tal el suceso de ese primer torneo que, al año siguiente, sus jefes le pidieron que organice otro.

Corría el año ‘98 y por entonces, Porto sólo pensaba en divertirse y hacer alguna diferencia con la cuota de inscripción para pagarse la facultad. No había imaginado que su ocurrencia podía resultar en un negocio. Sin embargo, manejó las cosas con profesionalismo desde el principio y esa fue la clave del éxito. “Invertí el equivalente a mi sueldo, unos 1.500 dólares/pesos para imprimir 1.000 invitaciones, que yo mismo repartí en mano a los abogados. Después, le entregaba a cada capitán de equipo el fixture y un informe de los resultados”, cuenta el emprendedor. Ese año, se organizaron dos torneos, una especie de Clausura y Apertura que con el tiempo tuvo sus clásicos, como los encuentros entre Marval O’Farrell & Mairal contra Allende y Brea, o Beccar Varela y Asociados versus Bruchou, Fernández Madero & Lombardi; cada uno con su hinchada.

Al fútbol masculino se sumaron en el ‘99: tennis, paddle y fútbol femenino. Y el furor deportivo no paró de crecer. Tanto, que desde su inicio, jamás se interrumpieron los torneos. Ni siquiera en 2001 y 2002, con la crisis a cuestas. “Ese año, fue el de mayor crecimiento en equipos y número de inscriptos. Analizándolo a la distancia, creo que la gente, y sobre todo los abogados y abogadas, necesitaba distraerse y descargar tensiones, en medio de tanto corralito y presentaciones de amparos”, recuerda.

Un golazo
Los torneos interestudios se convirtieron en una marca registrada dentro del mundillo jurídico y hoy convocan a 60 equipos de Capital y Gran Buenos Aires, con 1.200 inscriptos por temporada. Porto consiguió negociar la participación de los equipos directamente con los titulares de los estudios jurídicos, quienes pagan la inscripción de sus abogados y ven en esta actividad una forma de motivar y fomentar el trabajo en equipo. También hizo un acuerdo con los gerenciadores de las canchas de fútbol y sumó varios esponsors, como la editorial La Ley, Pony y Lloyds Suites.

Una vez recibido, en lugar de seguir como empleado del estudio jurídico, el flamante abogado montó su propia empresa: Porto Group, para la organización de eventos deportivos y sociales en todo tipo de empresas. La compañía cuenta hoy con tres líneas de negocios: Torneos Interestudios; Eventos Corporativos y “El Calcho”, que es la organización de campeonatos deportivos por equipos no corporativos los fines de semana. A diferencia de los Torneos Interestudios, en El Calcho se pueden anotar equipos de amigos o compañeros de empresas de cualquier rubro, no hace falta que sean abogados.

“En la semana hacemos los torneos en canchas de la Capital Federal y los sábados y domingos, alquilamos un predio en Pilar”, cuenta Porto. La división de mayor crecimiento es la de eventos corporativos. También es la más compleja, dado que se deben coordinar acciones con varios proveedores (en ocasiones más de 100) y trabajar, probablemente, dos meses para una sola noche de fiesta. Hoy trabajan nueve personas en la compañía, y son cerca de 30 en la temporada alta de eventos (los meses de fin de año). Tienen más de 80 clientes, entre los que se cuentan bancos, petroleras, tabacaleras y laboratorios, para los que organizan desde la clásica fiesta de fin de año hasta actividades de capacitación y team building que incluyen juegos y shows.

Este año, Porto y su equipo tienen buenos motivos para festejar. “Pensamos llegar a los $ 2 millones de facturación. A diferencia de 2009, cuando por la crisis global y la epidemia de gripe A los eventos se pospusieron y terminaron confirmándose a última hora; a esta altura del año, ya tenemos reservas tomadas para las fiestas de diciembre”, adelanta.

Ficha
Año de fundación: 2008.
Inversión inicial: 1.500 dólares/pesos en invitaciones, volantería y alquiler de canchas.
Actividad principal: organización de eventos deportivos y corporativos.
Cantidad de empleados: 9 (y más de 30 en los meses de fin de año, cuando hay mayor actividad)
Proveedores: más de 100.
Facturación proyectada: $ 2 millones anuales.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos