Del court al corte

Del court al corte

Matías Sigal abandonó su carrera como tenista para fundar Cero es Tres, una marca de indumentaria masculina que facturará $ 1,4 millón durante este año. 20 de Octubre 2010
Abrumado por la presión de estudiar, pensó que su destino estaba en el tenis. Con menos de 20 años, Matías Sigal partió a los Estados Unidos, con una beca que le daba la posibilidad de jugar profesionalmente y estudiar Business Management en la Universidad de North Florida. Pero no soportó la exigencia de mantener un excelente nivel académico y deportivo. “Todos mis compañeros decían ‘No stress’. Pero yo sabía que no me podía relajar porque, si reprobaba, perdía la beca”, relata. En medio de duelos con jugadores hoy protagonistas, como Juan Mónaco y Tommy Haas, la frase le despertó una idea: crear una marca de ropa para hombres, de estilo desestructurado. Y, con ella, también vino el nombre: Cero es Tres (por “cero estrés”).

El tema de la ropa no fue casualidad. Su papá, Mauricio, se dedicó durante casi 50 años a fabricar jeans para mujer. Con ese back-up y US$ 50.000 invertidos, en dos años, la etiqueta se instaló entre el público ABC1 y, ahora, planea duplicar su facturación, desde los $ 700.000 de  2009 a $ 1,4 millón este año. 

En 2008, a los 24, con el título bajo el brazo, Sigal regresó a la Argentina para empezar a producir remeras junto a su hermana menor, Nicole, quien, estudiante de arquitectura, aportó al diseño. “Pronto, quisimos darle una estructura más seria y ahí decidimos sumarlo a papá, para aprovechar su know-how”, relata el emprendedor. El equipo estaba consolidado. Los Sigal lanzaron las primeras 600 unidades, entre remeras y jeans, de Cero es Tres, “una marca de ropa para hombres de entre 25 y 45 años con un estilo desestructurado”, la describe el ex tenista. Con el público ABC1 en la mira, la familia improvisó una primera campaña de marketing: pegó 5000 stickers de la brand en distintos autos de alta gama.  

Con más repercusión y confianza, padre e hijo salieron a recorrer las rutas de la Costa y las principales ciudades del interior, como Paraná, Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, para mostrar sus productos. Así, alcanzaron los 20 clientes mayoristas alrededor del país, que hoy representan el 70 por ciento de la facturación. Seis meses después, abrieron un local en Palermo Soho y, con una producción de 5000 prendas, que incluía camisas, pantalones de vestir, corbatas, sombreros, entre otros ítems, se lanzaron a la venta minorista. Como última incorporación, abrieron un outlet y un taller para diseñar, ya que la confección está tercerizada. 

Cero es Tres sigue multiplicándose. “Queremos llegar a los cinco locales en el país”, adelanta el emprendedor. En 2011, la marca que en la Argentina apunta a competir con firmas como Key Biscayne y Etiqueta Negra y que sigue a internacionales como Dolce & Gabbana y Armani, planea una nueva apertura en otra zona top de la City porteña. Otro proyecto en cartera son las franquicias y la exportación. Aunque ya recibieron propuestas de España, Portugal y Uruguay, el sueño es Italia. Además, planean lanzar una línea de zapatos. “No tenemos límite. Queremos cubrir todos los aspectos del hombre. Mientras el área de diseño funcione bien, podemos llegar a las 10.000 prendas en el corto plazo”, se entusiasma Sigal, quien tampoco descarta la posibilidad de tener una línea de ropa deportiva. Después de todo, fue el tenis el que le dio la posibilidad de dar el revés en su carrera.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos