De los

De los "gordos" a lo light

Ex director de RR.HH. de Garbarino, Peñaflor y Molinos, Daniel Bruni pasó de negociar convenios colectivos a fundar una cadena de comidas saludables. 15 de Octubre 2010
Trabajaba mucho y a presión. Ahora, es un profeta de la vida saludable. Daniel Bruni pasó de director de Recursos Humanos de compañías como Garbarino, Grupo Peñaflor y Molinos Río de la Plata, en las que dirigió dotaciones de alrededor de 6000 personas, a fundar el restaurante de comida saludable Pilar+Natural, en 2009. El estrés de lidiar con negociaciones colectivas lo superó. A tal punto, que abandonó la relación de dependencia a los 40 años y no a los 45, como tenía planeado. E inició un proyecto que promueve todo lo contrario: vida sana y alimentación saludable. 

Bruni nada tiene de experto en la cocina. Su idea de crear un emprendimiento gastronómico surgió tras años de comer mal y a las apuradas. Así, armó una oferta de ensaladas, tartas, sándwiches y yogures naturales. “El concepto es darle una mejor alimentación a los empleados de empresas radicadas en Pilar”, explica el entrepreneur, quien reside en la zona. A fin de año, además de otra apertura, planea alcanzar los 200 cubiertos diarios y una facturación de $ 1,2 millón. 

Él mismo llevó a cabo el plan, en el que invirtió $ 400.000. Lo primero, hablar con expertos en nutrición y deporte. Luego, llegó el diseño. Eligió una modalidad de locales fast food, en los que la mercadería se entrega en el mostrador, con combos a $ 25, promedio, para distinguirse como la alternativa rápida y económica de los menús ejecutivos, de $ 40, que abundan en esa zona. Otra estrategia fue instalarse cerca de los complejos de oficinas y poner foco en el delivery, que aporta el 50 por ciento de la facturación de la firma. Con la apertura, surgieron otros negocios, como el take away (comida para llevar). “Cuando me puse a hacer cuentas, descubrí que, antes, pasaba dos meses y medio por año en el auto. Ahí se me ocurrió la idea de armar pedidos para consumir mientras uno maneja”, explica. Otros segmentos son los colegios y las viandas para los chicos. La alternativa es comprar los platos pre-armados o bien diseñarlo a gusto. “Las combinaciones son raras y novedosas y los productos frescos. No tienen más de 24 horas de duración”, sostiene Bruni.

“Nunca me interesó la gastronomía. El tema de la comida saludable es un concepto nuevo que debe mirarse por el lado empresarial y económico”, resalta Bruni, quien aprovechó su experiencia en RR.HH. para armar un equipo de ocho profesionales. También, su capacidad de planificación. Bruni ya proyecta una nueva apertura para este mes, también en Pilar, en la que invertirá $ 300.000. Y sueña con franquicias, que lanzará dentro de un año, cuando defina los manuales de procedimiento y consolide su marca. Para un futuro, aunque no tan lejano, el emprendedor habla de la posibilidad de abrir locales en otros países de la región.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos