De los dos lados del mostrador

De los dos lados del mostrador

Cada día son más los directivos que dividen su tiempo entre los roles ejecutivos en sus compañías y los cargos no ejecutivos en organizaciones de lo más diversas. Ventajas y riesgos de un modelo en ascenso. 12 de Marzo 2012
Existe una creciente presión entre los ejecutivos de alto potencial de pasar un cierto tiempo trabajando como directores no ejecutivos para ampliar su alcance y experiencia. Pero, según los expertos, se trata de una ruta que requiere gran dedicación.

Rob Meakin es director no ejecutivo de la firma de consultoría de Recursos Humanos Independent y, además, ha tenido roles directivos en grandes empresas que cotizan en el Financial Times Stock Exchange, como GEC Marconi. Sin embargo, advierte que estos roles deben ser elegidos cuidadosamente. "Cuando te piden que seas un directivo no ejecutivo, puede ser tentador. Pero me preocupa ver a alguien tomando dos o tres roles. No hay manera de que puedan manejarse efectivamente", dice.

Una papel no ejecutivo impone un compromiso en horarios, al incluir una asistencia regular a reuniones de directorio, juntas de auditoría y demás. Pero el compromiso puede ir más allá de eso. "Se invierte tiempo en la lectura de papeles, cosa que hay que hacer de forma correcta para hacer justicia al rol y en conocer el equipo. También está el tiempo dedicado a la mentoría. Todo eso es parte del rol no ejecutivo", detalla.

Beneficios compartidos
Claro que, además de verse bien en el curriculum, los beneficios de un rol no ejecutivo pueden ser enormes. "Si tenés aspiraciones de convertirte en un CEO, la mirada más amplia que se obtiene desde este puesto puede ser útil y enseñarte desde la experiencia", explica Meakin.

Will Dawkins, líder de la oficina británica de Spencer Stuart, coincide con que la ventajas para los individuos son de gran potencial. "El ver cómo opera un equipo directivo diferente les aporta una perspectiva fresca acerca de su propia situación. Para los Chief Financial Officer (CFO) y los Chief Operation Officer (COO) un rol no ejecutivo puede ser la piedra fundacional para el puesto de CEO, al exponerlos a situaciones de management general", asegura.
Puede mejorar las perspectivas para un nuevo rol ejecutivo, según Kit Bingham, de la firma de búsquedas Odgers Berndtson. "El trabajo no ejecutivo puede ayudar a desarrollar una carrera ejecutiva al proveer la noción de cómo se hacen las cosas en otro lugar, lo que es particularmente bueno para candidatos que pasaron mucho tiempo en un solo sector", reconoce el experto. Y va un paso más allá: "Es una gran educación ejecutiva. Si viajar abre la mente, pasar tiempo en otra junta amplía la mente del ejecutivo".

Parecido, pero no tanto
Las habilidades requeridas para los roles ejecutivos y los no ejecutivos difieren bastante. "Como no ejecutivo, no se te permite una especialización funcional. Nadie está en el directorio como un experto financiero no ejecutivo, aunque esa pueda ser una de las razones por las que te llamaron", explica Meakin.

Mark Hunter, CEO de Molson Coors y director no ejecutivo de 2Sisters Food Group, asegura que no se trata de habilidades distintas, sino que es una cuestión de énfasis. "Como CEO, tengo que trabajar en las dos puntas del espectro, en la agenda del talento y en la efectividad operativa, además de convertir la estrategia en resultados. Como no ejecutivo, en cambio, estoy más focalizado en la estrategia y el gobierno corporativo, un paso alejado de la cuestión operacional", dice.

La elección de la organización no es un tema menor. "Uno pensaría que todas las empresas incentivan a sus ejecutivos a tomar roles no ejecutivos, pero uno no quiere ver envueltos a sus socios en algo que pueda derivar en un conflicto", asegura Alison Newton, del estudio jurídico HBJ Gateley y directora no ejecutiva del Lighthouse Trust.

Para evitar potenciales problemas, es vital contar con el apoyo del empleador antes de comprometerse con el nuevo rol. "Alguna gente piensa que está bien tener dos o tres directorios en los que sentarse, pero hay que estar seguro de que el empleador esté contento con eso", resume Krystyna Nowak, directora de la firma de búsquedas ejecutivas Norman Broadbent.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos