Crecer o invertir en tecnología, ¿qué hacer primero?

Crecer o invertir en tecnología, ¿qué hacer primero?

A la hora de decidir si dedicarse a ganar más mercado u obtener mayor rentabilidad, los sistemas informáticos de gestión (software ERP) son un aliado importante. Según un estudio privado, la mayoría de las pymes admite que sus sistemas de software son precarios. 13 de Mayo 2010

Dimensionar el universo de las pymes es una tarea complicada, dado que es un sector altamente dinámico en rubros de actividad, tamaños, grado de formalidad y cantidad de empresas que nacen y mueren cada año.

No hay datos oficiales, pero un informe de la consultora Claves Información Competitiva en base a datos del Indec y el Observatorio Pyme estima que existen en el país unas 550.000 empresas. De ellas, más de 507.000 son microemprendimientos (hasta cinco trabajadores), unas 39.000 son medianas; y la punta de este iceberg está conformada por las empresas medianas/grandes (unos 10.000 establecimientos), grandes (1.700) y corporaciones (603).

En la base de esta pirámide se encuentran las micro y pymes, que “para convertirse en medianas opta por aumentar su participación en el mercado o su rentabilidad”, dice Marina Rosemberg, economista de Claves. “Suele creerse que aumentar el market share es sinónimo de ganar rentabilidad, pero no siempre es así y muchas veces ocurre a la inversa”, explica la especialista. En la realidad, se produce una curva en la que las empresas pequeñas y “de nicho” o las que operan en la informalidad tienen una rentabilidad mayor, y las empresas masivas, con gran participación del mercado, venden mucho pero con una rentabilidad menor por unidad (ver gráfico).

El estudio de Claves sobre la “Estructura productiva Pyme en la Argentina” destaca algunos datos reveladores sobre la realidad de las empresas argentinas en materia tecnológica: entre las pymes, hay una gran preponderancia del sector servicios (de un total de 550.000 empresas, 255.000 corresponden a este rubro). El informe también revela diferencias notables según la región en la que están ubicadas las empresas. La mejor performance (medida con indicadores como rentabilidad neta sobre las ventas y retorno sobre el patrimonio neto) se encuentra en la Capital y Gran Buenos Aires (AMBA), donde también es más alto el porcentaje de empresas con certificaciones ISO (21% contra 1,4% en el NEA). La antigüedad promedio de los establecimientos es de 24 años (17 en el NEA). Pero si se analiza el grado de innovación, el panorama se revierte y las pymes del interior (aquí pesa fuerte el rubro agroindustria y maquinarias agrícolas) son más innovadoras que las de la zona AMBA.

Tecnología para tomar decisiones
Ganar rentabilidad o ganar mercado es una decisión que las pymes deben tomar en base a información sobre la propia empresa, el sector y el mercado. Pero muchas veces no cuentan con las herramientas adecuadas para analizar esta información, y es allí donde los sistemas de software ERP (planeamiento de recursos empresariales) o software de gestión tienen un rol importante.

De acuerdo al estudio de Claves realizado para la firma Neuralsoft, en el que se encuestó a 150 pymes de todo el país, la mayor porción de ellas (36%) utiliza actualmente software a medida. Esto implica, generalmente, contratar a un programador para que arme un sistema y explique cómo usarlo. En la mayoría de los casos, este sistema no se articula con otros, y las pymes terminan con un software para facturación, otro para control de stock y otro para los pagos. A menudo, esto implica que se debe ingresar el mismo dato en sistemas diferentes, o no poder contar con información actualizada cuando se la necesita.

En tanto, un 28% de las pymes compra “software enlatado” y un 26% utiliza “software altamente configurable” (soluciones estándar que se pueden comprar por módulos o tienen algún margen para adaptarlas a las necesidades de cada empresa. Por último, hay un 10% que utiliza “planillas de cálculo” tipo Excel para llevar los temas administrativos y contables.
Algo más de la mitad de las pymes encuestadas conoce las soluciones ASP (del inglés, Application Service Provider, proveedor de servicios de aplicaciones), conocido también como Software a demanda . Se trata de programas y aplicativos que no se compran en paquete, sino que están disponibles vía web, y se paga por su uso. Esta es, desde hace algunos años, una tendencia creciente en software: no comprar programas “en cajas”, sino disponer de ellos a través de Internet, accediendo a actualizaciones permanentes. Sin embargo, sólo un 22% de las pymes utiliza esta modalidad.

Un temor frecuente entre los empresarios pymes es que los datos de su compañía estén alojados “en un lugar diferente al de la empresa”, lo que ocurre cuando se contratan soluciones de gestión y backup tipo ASP. Sin embargo, entre quienes utilizan esta modalidad, la mayoría destaca la seguridad y confianza que les ofrece tener los datos alejados en forma remota.

Más vale prevenir
Otro de los aspectos que sondeó el estudio de Claves fue el de la prevención de casos de contingencia. Sólo un 50% admitió tener un plan de continuidad del negocio, y el resto cree que con tener un backup de los datos es suficiente. Del informe se desprende que las pymes entienden que el impacto en el negocio de una contingencia (caída del sistema, cortes de luz, piquetes o cualquier eventualidad que interrumpa la operatoria de la empresa), es muy grande, pero le asignan una baja probabilidad de ocurrencia. Este es el motivo por el cual no invierten en prevención.

“Es importante conocer qué opinan los usuarios y sus necesidades respecto de la tecnología para poder crear soluciones adecuadas para ellos y no copiar tecnologías que vienen de otro lado”, señala Gustavo Viceconti, CEO de Neuralsoft, compañía de software de gestión fundada hace 20 años en la ciudad de Rosario, y se enfoca en el mercado de las pymes nacionales. Es por esto que su firma contrató el estudio a Claves.

La sensación general que brinda el informe es que “no hay plata para incorporar tecnologías que acompañen el crecimiento del negocio pero, por otro lado, los empresarios se quejan de que el software es precario y no lo pueden integrar”, señala Rosemberg. Esto plantea un desafío y a la vez una oportunidad para las desarrolladoras: lograr que el decisor de la compra de tecnología informática (muchas veces, el propio dueño de la pyme que aunque no es un experto en tecnologías sí conoce muy bien su negocio), entienda los beneficios de contar con un software de gestión.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos