Consumerización: ¿cómo prepararse?

Consumerización: ¿cómo prepararse?

Para acceder a las aplicaciones de su empresa, los empleados utilizan cada vez más dispositivos propios. El desafío para los responsables de Sistemas pasa por definir cómo proteger los datos corporativos. ¿Son necesarias políticas prohibitivas? 28 de Septiembre 2011

Desde hace un tiempo, aplicaciones y dispositivos portátiles, como smartphones, notebooks y tablets de uso personal ingresaron de la mano de empleados al espacio laboral. La tendencia, conocida como “consumerización”, es impulsada en gran parte por una nueva generación de trabajadores que se caracteriza por responder e-mails de trabajo desde su celular o usar las redes sociales con fines de trabajo.

El estudio Consumerization Gap, realizado en julio por IDC para Unisys, indica que estas prácticas aumentaron un 10% respecto al año pasado. Según el informe, realizado entre 2.565 trabajadores en Norteamérica, América latina y Europa, el 40,7% de los dispositivos que utilizan los empleados para acceder a las aplicaciones de su empresa son propios y se espera que, para 2012, con la penetración de las tablets en el mercado, se eleve el porcentaje aún más.

Si bien el ritmo de crecimiento de la consumerización es alto, IDC indica una falta de acompañamiento o desconocimiento del fenómeno por parte de los departamentos de TI empresariales. “La consumerización avanza: de ser algo que todos hemos discutido durante años se transforma en una decisión de negocios crucial”, destaca Carlos Love, Brand Marketing Manager de Dell para Latinoamérica.

Por eso, el sector apunta a discutir sobre las estrategias más apropiadas para mantener la seguridad corporativa, brindando las facilidades necesarias a los trabajadores para aumentar la productividad sin incurrir en riesgos de confidencialidad, virus o pérdida de información.
Brian Contos, director de Estrategia Global de Seguridad y Administración de Riesgo de McAfee, define: “La IT de las empresas ha tenido que acomodarse forzosamente a las necesidades de los consumidores pero, al mismo tiempo, continúa teniendo la tarea de mitigar el riesgo”. Si bien la protección de los activos de la organización continúa siendo una tarea prioritaria del departamento de Tecnología, el ejecutivo opina que las organizaciones deben buscar una estructura más ágil, que brinde seguridad y a la vez incluya tendencias como la movilidad, Web 2.0 o la computación en nube sin tener que reinventar todo su postura de seguridad constantemente.

Cómo protegerse
Al incrementarse el acceso de la información empresaria a través de utilitarios o aplicaciones no brindados por la firma, se amplía la vulnerabilidad de los sistemas. En una investigación realizada en mayo entre 632 empleados, que incluyeron CIOs, directores, y gerentes y realizada en conjunto por Proofpoint, la desarrolladora de soluciones de seguridad para correo electrónico, y Osterman Research, empresa de investigación de mercado, el 67% de los encuestados afirmaron que el envío de e-mails es la aplicación que más utilizan desde sus tecnologías móviles. A pesar de tales vulenaribilidades, la prohibición del uso de dispositivos y servicios personales en el trabajo no es una opción, según los expertos. Todos coinciden en que la consumerización es una realidad que llegó para quedarse y que negarle un espacio puede convertirse en contraproducente.
La clave para mantener equilibrada la balanza entre consumerización y protección estaría en la ejecución de un plan que prevea la protección de los sistemas de administración de datos para evitar la propagación de malware y la pérdida de datos corporativos. Entre las herramientass recomendadas, los expertos destacan los procesos de encriptación, archivo y DPL (prevención de pérdida de datos), entre otros.

El foco en la productividad
Los datos del informe de IDC revelan que una de cada dos organizaciones que implementaron programas de integración entre los equipos privados y aquellos puesto a disposición por las empresas obtuvo mayor productividad por parte de sus empleados. Lorena Sequeira, gerente del Programa IT Intel para Latinoamérica, comenta ante IT Business la experiencia de su área que incorporó como estrategia permitir el uso de celulares y tabletas como dispositivos complementarios de acceso de datos a la empresa.
“Durante 2010, unos 10.000 empleados de la compañía y de diversas jerarquías en todo el mundo comenzaron a utilizar sus dispositivos personales para acceder a información de la empresa. Esta integración permitió que se aprovechen al máximo los espacios de tiempo muerto en viajes, o mientras se circula por la ciudad de una reunión a otra, a la vez que se mantiene el contacto con amigos y familia, por lo que la gente logra trabajar más a gusto”, asegura Sequeira.

Para Intel, los empleados registrados en el programa ahorraron un promedio de 47 minutos por día (cerca de 10% de un día de trabajo de ocho horas) que le significó a la compañía ahorros por más de 500.000 horas en el trimestre, con sólo admitir la utilización de dispositivos personales.

Sequeira remarca que, con los métodos de prevención aplicados, se logró “controlar, actualizar, desconectar, limpiar remotamente y reforzar políticas, a través de métodos de autenticación, encriptación, establecimiento de transmisión segura, detección de intrusos, actualización de software, verificación de virus y definición e implementación de políticas y restricciones, sin dejar de lado la educación de los usuarios para concientizarlos en los riesgos de un uso inadecuado de la información y los dispositivos”. Más allá de los beneficios en general, a la hora de plantearse cómo reaccionar ante la consumerización, los expertos resaltan su funcionalidad para el sector pyme.

Beneficio pymes
Las pequeñas y medianas empresas no están exentas de la utilización de Facebook, Skype y otras formas de comunicación no autorizadas explícitamente para cerrar tratos con clientes, así como tampoco del acceso a aplicaciones empresariales desde computadoras particulares.

La consumerización se les presenta así a las pymes como una oportunidad desde el punto de vista económico, ya que, en muchos casos, la tendencia a la adquisición de celulares inteligentes o notebooks de uso personal llevadas al ámbito de la empresa, proviene de una inversión por parte del trabajador; y desde lo productivo, la movilidad les permite responder compromisos laborales en cualquier momento, aumentando el compromiso y la satisfacción del empleado.

Además, la estructura de este tipo de empresas suele trabajar en redes con aplicaciones que no requieren de autenticación y con bajos niveles de seguridad para los datos no confidenciales, facilitando la usabilidad desde los dispositivos portátiles. De todas maneras, para evitar dolores de cabeza, es aconsejable que inviertan en soporte informático y actualicen las protecciones antivirus, spyware y refuercen la prevención de ataques o pérdida de información.

En un camino trazado pero que aún queda por recorrer, las recomendaciones sobre la consumerización giran en torno a preparar la infraestructura TI de grandes y pequeñas empresas para atender los requerimientos del personal; extender el servicio de soporte, incrementar la seguridad de los datos críticos e implementar plataformas flexibles y actualizadas para controlar la seguridad de cada endpoint (los dispositivos y aplicaciones de los usuarios conectados a la Red).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos