Conexión en cada ángulo

Conexión en cada ángulo

El concepto del wíreless ha dejado de ser un anticipo y se ha convertido en una realidad palpable. No solamente en lo referente al Wi-Fi sino también a una serie de aplicaciones más simples, como los teclados inalámbricos, los mouses y la aparición de las impresoras que permiten desechar el cable o la conexión USB. Qué hay que tener en cuenta. 22 de Junio 2010

La tendencia, que empezó hace pocos años atras, está extendiéndose en el país a paso veloz. Un ejemplo es el caso del edificio Los Molinos, la fastuosa operación arquitectónica realizada por Faena Properties y el estudio McCormack & Asociados, junto con la empresa constructora Obras & Sistemas y la dirección de Seminario y Asociados, que implicó transformar un antiguo depósito de granos -ubicado en Puerto Madero- en un lujoso edificio de 92 viviendas (con spa, servicio de media pensión, laundry y sala de teatro propia). Los constructores contrataron a IPLAN para dotar de Internet y telefonía inalámbrica a cada departamento, además de crear un complejo sistema de seguridad con cámaras web conectadas hasta en el ascensor.

El fenómeno se extiende hacia el mundo pyme. Un estudio de la consultora Prince & Cooke, de octubre de 2009, muestra que el 34% de las pequeñas y medianas empresas locales posee redes inalámbricas, mientras que en el caso de las empresas medianas, la adopción es de casi el 45%, frente al 29% de las empresas pequeñas.

Pero, ¿qué cuestiones se deben considerar para armar una red sin cables? Desde el punto de vista técnico, Rodrigo Márquez Miranda, Territory Manager de MSI considera: “Hay que determinar el tipo de dispositivo que va a conectarse, optimizar las normas, determinar la clase de división que tendrá la oficina puntual”. El ejecutivo aconseja, en el caso de las oficinas muy grandes, tener una buena señal. “Deberá utilizar routers y spots para replica la señal y que ésta aparezca en todos los ángulos”, explica.

Dos conexiones
La idea genera una mayor complejidad al momento de instalar una red inalámbrica. Hernán Fulcó, gerente de Marketing & Comunicaciones, coincide: “Una cosa es instalar un access point en un hogar, donde los requerimientos de cobertura y seguridad son mucho menores y otra, muy diferente, es instalarlo en una oficina”. En tal sentido, Márquez Miranda, de MSI, recomienda, sobre todo para grandes empresas, instalar “dos conexiones a Internet; una de conexión primaria y eventualmente otra conexión como back up. Al respecto, existen routers que permiten combinar las dos conexiones o alternar entre ambas. Si se corta una, aparece la otra”. No obstante, considera que la tendencia aún tiene un camino por recorrer. Además, si bien entre las oficinas nuevas existen aquellas que ya están apuntando a la conectividad wireless, cabe recordar que la movida puede implicar un costo mayor. “Sin embargo, el costo de un dispositivo wireless ha bajado, el precio ya no es un factor determinante”, recuerda Márquez Miranda.

Especial importancia merece, según los consultados para esta nota la protección de la seguridad. Fulco recomienda establecer “una política de seguridad para evitar que terceros utilicen el servicio y/o accedan a información de la empresa”. Asimismo, explica, el tipo de aplicaciones a utilizar sobre la red inalámbrica “debe ser testeado para determinar el equipamiento a instalar para así garantizar que las aplicaciones funcionen adecuadamente”.

De esta forma, Alvaro Faravelli, Business Development Manager de D-Link para Latinoamérica, identifica múltiples alternativas a la hora de armar una oficina sin cables, “tanto para empleados de la empresa como de usuarios invitados a una red empresarial”. Las opciones varían según la cantidad de usuarios, la velocidad que ofrece el enlace y la capacidad de movilizarse a lo largo de grandes superficies sin perder la señal inalámbrica.

En este sentido, Faravelli comenta que la última tendencia en la materia radica “en manejar controladores inalámbricos que administran los access point conectados a la red en estándar N (300Mbps de transmisión inalámbrica), que ofrecen una velocidad de conexión óptima y administración completa de toda la red”. Según explica, los nuevos equipamientos "permiten también manejar redes inalámbricas independientes para invitados, limitando el acceso de estos a la información confidencial de la empresa e incluso, permiten conectar a usuarios remotos a la red mediante conexiones VPN."

Sin embargo, como todo sistema, el wireless tiene su lado oscuro. En este aspecto, Márquez Miranda considera: “La transferencia quizás no es tan rápida como la tradicional con cable. A medida que nos alejamos del router desciende la velocidad. Otra cuestión es que el tipo de respuesta es imperceptiblemente mas lento”.

Consultado acerca del gasto extra para la empresa, Faravelli cree que el monto de inversión en una red dependerá de la complejidad y número de usuarios que se conectarán a ésta. “Los porcentajes adicionales de inversión también dependerán de la ‘inteligencia’de la red wireless implementada. A mayores funcionalidades a incorporar a la red, menores costos de mantenimiento y por ende, menor costo fijo asociado en recursos humanos para estas tareas”, comenta. Así, una red 100% administrada permitiría ahorrar un 40% en costos de personal asociado a mantenimiento y control.

Crecimiento explosivo
Por su parte, las nuevas generaciones de impresoras, entre otros productos, ya se han sumado a esta tendencia. A la hora de evaluar los beneficios de los sistemas, Pablo Giannelli, Product Manager de HP Argentina, explica en referencia a su línea Officejet: “Las impresoras wireless permiten la utilización de un mismo equipo por parte de diferentes usuarios”. A eso se sumarían ahorros en tinta y energía, que el ejecutivo cifra en hasta un 50%. Para Gianelli, la oficina wireless ya es una realidad. “Gran parte de las nuevas tecnologías es desarrollada con la finalidad de no utilizar cables”, resume.

Favarelli considera que la tendencia también comenzó a crecer en los hogares. “La tasa de incorporación de tecnología wireless tanto para el hogar como para las empresas ha venido creciendo en forma exponencial en los últimos cuatro años, por lo que se esperan crecimientos aún más explosivos para 2010 y los años venideros”. En sintonía, Hernán Fulco, de IPLAN, considera que la demanda del mercado en materia inalámbrica es cada vez mayor. “Utilizamos variedad de dispositivos que soportan este tipo de conexión (notebooks, celulares, cámaras de video vigilancia, teléfonos IP, entre otros)”.

Volviendo a la oficina, según Fulco, de IPLAN, las claves que debe considerar una empresa que quiere dotarse de una red Wi-Fi pasan por la distribución de la oficina, “dependiendo del tamaño, cantidad de despachos y material de las paredes será diferente el tipo de equipamiento a instalar”. Pero el sistema inalámbrico éste está sujeto a interferencias. Para mitigar problemas, Fulco recomienda evaluar la presencia de equipamiento eléctrico (grandes motores, antenas de radio, entre otros).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos