Con las espaldas bien cubiertas

Con las espaldas bien cubiertas

La producción de seguros de Responsabilidad Civil aumentó 20% en el último ejercicio. Las coberturas contra mala praxis profesional tienen margen para crecer. La Ley de Defensa del Consumidor empuja a las empresas a cubrirse. Lo que vendrá: seguros de responsabilidad por daño ambiental. 23 de Junio 2010

A simple vista no tienen nada en común. Un diagnóstico o un tratamiento médico que no dio el mejor resultado, un desperfecto en un equipo de alta precisión, un parabrisas roto por una pelota de golf o una decisión de directorio que genero pérdidas cuantiosas a la empresa. Sin embargo, todos comparten la carga de la responsabilidad civil por los daños ocasionados a terceros.

Cubrirse a tiempo es la consigna que prima en la actualidad y más en tiempos en que los niveles de litigiosidad van en aumento y los costos por la reparación del daño se multiplican.

Así a los tradicionales y obligatorios seguros de Responsabilidad Civil (RC) para los automóvilistas, se le fueron sumando nuevas opciones que cubren una amplia gama de imponderables. Tradicionalmente los seguros de este ramo se dividen en grandes rubros: RC Operaciones (por ocurrencia, como, por ejemplo, daños ocasionados por el uso de equipos móviles) y RC Comprensiva (por actividad), RC Productos (por ejemplo, un lácteo o un medicamento defectuoso que haya salido al mercado). La cobertura ampara cualquier daño material y/o personal a terceras personas, siempre que los hechos sean producidos súbita e imprevistamente. Es decir sin mediar dolo o intencionalidad.

A mediados de la década de los ´90, surgieron los seguros de RC para ejecutivos y directores de empresa –conocidos como pólizas de D&O, por sus siglas en inglés-, una modalidad que llegó de la mano de las privatizaciones y el desembarco masivo de empresas extranjeras. Fue, luego, el turno de los seguros por Mala Praxis medica que aún están en franco crecimiento y desarrollo y así la grilla se fue ampliando.

Ahora, el segmento más nuevo y en el que sin duda se abrirán muchas posibilidades es el de la RC por daños ambientales. Su contratación es obligatoria desde la sanción de la Ley General del Ambiente 25.675, que exige a toda persona física o jurídica que realice acciones riesgosas para el medioambiente a contratar un seguro para garantizar la recomposición del daño que pudiera producirse.

El negocio en números
Actualmente, el ramo de Responsabilidad Civil mueve unos $700 millones anuales. Es pequeño en comparación con los grandes segmentos de producción como Automotores o Vida, pero cuenta con un alto potencial de desarrollo, según los expertos en el mercado y arroja en la mayor parte de los casos resultados técnicos positivos en los balances de las administradoras.

En el último ejercicio, de acuerdo a cifras preliminares de las empresas ya que el balance se cierra en junio, el crecimiento promedio en este negocio fue del 20% en el volumen de primas emitidas. Hacia delante, las perspectivas de los empresarios que participan de este segmento son de más demanda y nuevos productos a mediano plazo.

El primer puesto del ranking es para La Meridional que se queda con algo más del 20% del mercado. Le siguen con participaciones del orden del 5 al 7% un grupo formado por: Federación Patronal, Noble, Zurich, SMG y ACE Seguros, entre otras. Detrás, continúa una larga lista de compañías de primera línea que participan del segmento enfocadas muchas de ellas en nichos específicos y que no por pequeños son menos rentables para el balance de la aseguradora.

“Los requerimientos de pólizas de Responsabilidad Civil vienen creciendo sostenidamente durante los últimos años, producto de una mayor conciencia aseguradora y también de un aumento en el nivel de litigios”, arranca Fernando Uset, Casualty Manager de ACE Seguros. La compañía comercializa RC Operaciones, RC Productos, RC Construcciones, y dentro de Líneas Financieras: E&O y D&O. En la carpeta de proyectos sobre los que ya se está trabajando ACE, señala Uset, figuran el desarrollo del producto de Responsabilidad Ambiental, (en el cual ACE es un líder mundial).

“Federación Patronal comercializa todo tipo de seguros de Responsabilidad Civil, tanto generales como para profesionales de la salud, abogados, arquitectos e ingenieros y administradores de consorcios, entre otros, y los segmentos que vemos con mejores perspectivas de crecimiento son justamente los de RC Profesional, Riesgos de la Construcción y obras en general y RC Comprensiva para espectáculos y actividades industriales”, opina Leandro Anzoátegui, jefe de la sección Responsabilidad Civil de Federación Patronal Seguros.

La compañía originaria de La Plata, durante el ejercicio cerrado en junio de 2009 emitió $ 47 millones en primas, en tanto que, según el balance que cierra a fines de este mes, se llevan emitidas primas por $ 50,5 millones. Federación Patronal tiene una participación del 7% en el ramo, y está trabajando actualmente en el desarrollo del seguro de RC para Directores, Gerentes y Ejecutivos de empresas (D&O).

Andrés Quantin, gerente Comercial de La Mercantil Andina, también tiene buenas expectativas para el ramo. “La perspectiva para este segmento y el desarrollo de la rama en general, desde nuestro punto de vista, es de un crecimiento importante para el mediano plazo y, teniendo en cuenta las necesidades del mercado, se analizará el desarrollo de nuevas coberturas”. Actualmente, La Mercantil comercializa, además de la cobertura estandard para riesgos comerciales y civiles, productos orientados a actividades específicas, como clubes sociales y/o deportivos, empresas de seguridad, Turismo Aventura, y a determinados riesgos eventuales como festivales de destreza criolla o competencias automovilísticas.

En Berkley International Seguros, apuestan también por el crecimiento de los seguros de Responsabilidad Civil y tienen ya en carpeta varios nuevos productos. “Las perspectivas son muy alentadoras y estamos previendo un crecimiento sostenido. En nuestra opinión, el mayor crecimiento debería darse en el segmento de construcción y refacción”, explica Diego Comolli, gerente de la Unidad de Negocios Riesgos de Ingeniería y responsabilidad Civil de la aseguradora. “Estamos analizando nuevos productos, los cuales están a la aprobación de nuestros analistas de riesgos y departamento comercial”, agrega.

“Responsabilidad Civil General, es una de las líneas de negocios en la que desde Berkley International seguiremos buscando el posicionamiento como una compañía líder y la expectativa que nos hemos trazado para el ejercicio que comienza es de un crecimiento de 40%”, puntualiza Comolli. Tiene tela para cortar sobre los nuevos segmentos a conquistar. También ya que hasta ahora es un ramo, si se quiere, sub-explotado.

Un dato que no escapa a las compañías de seguros es la nueva Ley de Defensa del Consumidor, que entró en vigencia el año pasado y que genera la posibilidad de muchos conflictos legales entre los consumidores y las empresas y por ende variadas responsabilidades que cubrir. Esta ley permite litigar sin gastos al consumidor, con lo cual abre la puerta a las empresas que pueden llegar hasta $5 millones. La necesidad de cobertura por parte de las empresas será un disparador natural en la demanda de seguros de RC.

Quantín explica el nuevo escenario. “Tradicionalmente, esta rama del seguro estuvo orientada a la cobertura de comercios e industrias contra los riesgos propios de su actividad. La llegada de la Ley del Consumidor Nro. 24.240 y su modificatoria, al incorporar la nueva figura del ‘tercero expuesto’ a una relación del consumo, genera una probabilidad cierta de aumento de la litigiosidad, sobre todo en los casos de RC productos, sector donde podrían tener mayor incidencia las reclamaciones.

No obstante, durante los últimos años, ese crecimiento ha sido moderado en razón de que el público recién está comenzando a estar más informado de sus derechos de la mano del régimen tuitivo del consumidor. Afortunadamente, en lo que hace a la actividad del seguro, la normativa en comentario no ha provocado una catarata de reclamos tales como en los de telefonía y bancos.

Leandro Anzoátegui, de Federación Patronal, también pone la lupa sobre las nuevas posibilidades que se abren para el sector. “La Ley de Defensa al Consumidor abre la puerta a conflictos, especialmente entre empresas y particulares, y genera, al mismo tiempo, oportunidades para las compañías de seguros ya que surge la necesidad de contratar seguros de RC para amortiguar las consecuencias de los reclamos de terceros”. Los seguros que cobrarán más relevancia a partir de esta nueva normativa son los de RC Productos (bienes y servicios). Las industrias “que comercializan bienes y servicios en forma masiva y también las que realizan exportaciones a otros países”, puntualiza Anzoátegui, son las que deben pensar en estas coberturas.

Estándares de calidad muy altos
Sin apuntar directamente a la Ley de Defensa del Consumidor, Uset, ejecutivo de ACE, va también por el lado de los fabricantes de productos masivos y agrega que, asimismo, el crecimiento de las ventas al exterior genera mayor dinamismo al negocio. “Existe una gran demanda de pólizas de RC Productos de aquellos asegurados que exportan, sobre todo al mercado americano y al europeo. Esta demanda se da ante la exigencia de estos países a la empresa exportadora de una póliza que los mantenga indemne ante reclamos que pudieran sobrevenir del consumo y/o uso de los mismos”, comenta y amplía: “Los estándares de calidad que se exigen para exportar a estos mercados son muy altos, sin embargo, los siniestros ocurren y los gastos de defensa muchas veces superan a las indemnizaciones”.

La reactivación de la construcción es otro disparador natural de la demanda de seguros de Responsabilidad Civil. “Las perspectivas son muy alentadoras para el ramo y esperamos un avance sostenido. En nuestra opinión, el mayor crecimiento debería darse en el segmento de construcción/ refacción”, dice Diego Comolli, de Berkley. Las empresas más activas en la contratación son las de manufacturas, las mineras, constructoras, de servicios públicos (gas, agua, electricidad) y el sector de bancos y seguros.

Otro nicho de negocio, dentro del ramo de RC, que aún tiene mucho por desarrollarse y que obviamente está en la mira de las principales compañías es el de Mala Praxis Médica. Según datos del mercado, la mitad de los médicos del país aún no tienen cobertura contra eventuales reclamos de sus pacientes. Otro tanto sucede con los sanatorios y clínicas. La frecuencia y la intensidad de las demandas va en franco ascenso.

Los profesionales que también se encuentran muy expuestos a los reclamos de terceros son los psicólogos, los abogados y los escribanos. Existe, por ejemplo, cantidad de reclamos contra estos últimos por errores en el estudio de títulos, la confección de escrituras, y la individualización de los comparecientes por la llamada fe de conocimiento.

Directores y gerentes de empresas responden a “título personal”
También los seguros para directores y ejecutivos de empresas, conocidos como pólizas de D&O se van convirtiendo en un beneficio casi obligado al punto que, según el tipo de empresa y el sector en el cual se desempeñe, es casi imposible encontrar un candidato decidido a sentarse en el sillón del directorio sin contar con una cobertura que lo proteja contra eventuales demandas.

¿Por qué?. Porque según la ley, los directores y gerentes de empresas –coticen o no en bolsa- deben responder “a título personal y con su propio patrimonio, solidaria e ilimitadamente”, por los perjuicios que le puedan ocasionar a la sociedad, a los accionistas o a los terceros, ejerciendo sus funciones.

Un ramo dinámico
Fuera de lo que son profesionales, los deportistas también tienen su capitulo especial en el negocio (ver página 4 y 5). Hay compañías que crearon seguros especiales de Responsabilidad Civil por los daños que se pudieran ocasionar a terceros durante la práctica de un deporte como el Golf, otras comercializan seguros para mascotas y cubren por los daños que por ejemplo un perro pudiera ocasionar.

Esta visto que el negocio promete multiplicarse pero quienes operan en el ramo advierten que así como a mediano plazo el ramo de Responsabilidad Civil ofrece más de una oportunidad de negocios, tiene también sus vericuetos.

“El de RC es uno de los ramos más complejos por la multiplicidad de riesgos que involucra, lo cual genera la existencia de una gran cantidad de productos y coberturas”, advierte Anzoátegui, de Federación Patronal, y pone énfasis en la necesidad de que la fuerza de venta esté debidamente capacitada. Uno de los principales riesgos en este tipo de coberturas es el infraseguro, es decir contratar una cobertura por un monto que luego no alcance para cubrir la probable demanda.

“Es un ramo dinámico ya que cambia con la coyuntura y las necesidades, a lo cual las compañías debemos adaptarnos para seguir firmes en el mercado, dando respuestas a nuestros asegurados y productores”, remarca Anzoátegui.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos