Con cifras cortas, la carga aérea registró un 2009 para el olvido

Con cifras cortas, la carga aérea registró un 2009 para el olvido

Las aerolíneas retrocedieron a los volúmenes operados en 2003. La aviación comercial tuvo pérdidas globales por u$s 11.000 millones. 26 de Mayo 2010

Para la carga aérea, 2009 será recordado por mucho tiempo como el año del retroceso. Tras un 2008 a todo vuelo, hubo que descender cinco escalones para volver a los niveles operados en 2003.

Durante el primer trimestre, la carga se había reducido en un 10%, pero esto solo sería un anticipo de lo que vendría después. A mediados del año se agudizo luego que los precios del combustible se incrementaran de manera considerable lo que propicio de que las aerolíneas impusieran cargos adicionales, a veces más altos que la tarifa, para poder sobreponerse a la crisis.

Ante tal panorama pareció que muchas aerolíneas perdían el rumbo y la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, según sus siglas en inglés).refirió pérdidas por u$s 11.000 millones para el sector en su conjunto a nivel mundial.

Según IATA, durante 2009, las aerolíneas vieron recortados sus ingresos por carga en un 17%. Las líneas transportaron 33,3 millones de toneladas, en comparación con los 40,1 millones de toneladas de 2008. Por otro lado, la demanda de pasajes descendió un 8%, a 2.060 millones de viajeros, en comparación a los 2.240 millones de 2008. Esto se agravó con las grandes reducciones en los márgenes de ganancia, del 11% para la carga y del 7% para los pasajes. En total, IATA estima que los ingresos se redujeron un 15% –algo que consideran inaudito-, cayendo de 528.000 millones de dólares, en 2008, a 448.000 millones, en 2009.

Para Antonio López de Ávila, director del Executive Master de Dirección de Empresas Turísticas de IE Business School, la magnitud de esta crisis no es comparable a la vivida por el sector tras los ataques terroristas del 11 de septiembre.

“El 11-S fue un susto, un pequeño parate para ver qué pasaba. Sobre todo sufrieron mucho las aerolíneas de los Estados unidos. En el 11-S, la gente no volaba porque quería, y en 2009 no lo hicieron porque no podían”, dijo el directivo.

Sin demanda
Los expertos coinciden en que el epicentro de este terremoto no fue otro que el desplome de la demanda como consecuencia de la crisis económica.

“Las compañías vieron obligadas a reducir capacidad, reducir frecuencia, a hacer unos ajustes económicos muy fuertes. Los márgenes en el sector aéreo son muy pequeños, en torno al 1%, con lo cual es un sector que tiene que ir a volumen y tiene que conseguir una gran rentabilidad de cada avión, de cada vuelo que se hace. Lo que ocurre es que ha bajado enormemente la rentabilidad y eso ha llevado a una caída de los ingresos importantísima, y en un año muy crítico”, aseveró López de Ávila.

Una consecuencia directa de la crisis, fue el acelerado proceso de fusión y alianzas o de creación de grandes grupos euro-americanos. Este camino, que aún hoy recorren las aerolíneas es una oportunidad excelente para la globalización del sector aerocomercial.

La creación de estos conglomerados permitirá que haya compañías tradicionales (Iberia/British), más alguna low cost (Clickair/Vueling). A esto se suma la alianza Air France-KLM, o del consorcio Lufthansa. En este sentido, la industria está parada frente a una gran oportunidad, porque esto debería permitir una más alta profesionalización de los servicios de los servicios.

En el mundo
Por regiones, las líneas aéreas que más están sufriendo son las asiáticas, las europeas, las africanas y las norteamericanas. Para IATA las compañías de la región de Asia-Pacífico son las que registraron las mayores pérdidas.

Japón, el principal mercado de la región, sufrió los embates de una profunda recesión y China e India acumulan grandes pérdidas debido a la desaceleración de la demanda de sus exportaciones.

Por su parte, se calcula que las aerolíneas europeas perdieron unos u$s 1.800 millones debido al desplome de la demanda de servicios premium en todos sus mercados mayores (intraeuropeo, Atlántico Norte y Europa-Asia).

La cifra de pérdidas de las africanas se situaría en unos u$s 500 millones, en Oriente Medio alcanzarían los u$s 1.500 millones y, en Estados Unidos, esta cifra se situaría en u$s 1.000 millones, una cifra más positiva que los 5.100 millones que perdieron en 2008.

La explicación de esta recuperación, según IATA, es que “su incapacidad de invertir en coberturas de combustible dejó al transporte aéreo de Estados Unidos a merced de la espiral ascendente del precio del petróleo en 2008. Esto pasó a ser una ventaja en 2009 porque las mismas compañías pudieron aprovechar las mejores ofertas puntuales una vez que el precio del combustible comenzó a descender”.

En medio de este sombrío panorama mundial, dos aerolíneas latinoamericanas esquivaron los números rojos. LAN Airlines y la panameña Copa Airlines.

Deber hecho
López de Ávila señaló que estas dos aerolíneas sobrevolaron la crisis porque la economía de la región en la que operan no está tan deteriorada como en otras partes del mundo. A esto hay que sumar que ambas aerolíneas han hecho muy bien sus deberes antes de la crisis en control de costos y tienen una rentabilidad operativa muy importante, “que en el caso de Lan es del 12% y en el de Copa, del 17%”, aseveró López de Ávila.

Lo cierto es que LAN logró aceptar la realidad de la crisis y administrarla en términos de costo. Además, cuando en otras compañías se sentaban a negociar con las constructoras para frenar pedidos de aviones realizados, en LAN recibieron el Boeing 777 carguero. La aérea tampoco frenó los proyectos de expansión en Colombia y Centroamérica.

Estas razones -quizás- ayuden a explicar porqué la firma LAN lidera el ranking de carga aérea de la Argentina.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos