Cómo subirse al boom de las commodities

Cómo subirse al boom de las commodities

En tiempos turbulentos, las materias primas son el refugio elegido por los inversores. Qué distintas alternativas existen para apostar a ellas. 02 de Diciembre 2011

Más se altera y se convulsiona el mundo, más los inversores buscan protección en lo más básico: las materias primas o commodities.

Los asset managers les dieron la derecha hace tiempo. Si bien cada activo que integra la larga lista de materias primas tiene sus particularidades y sus precios se mueven por razones diferentes, su incorporación a la cartera de inversiones no es una moda pasajera. “Las commodities aumentan su atractivo debido a que existe una fuerte demanda de este tipo de productos en el escenario actual: emergentes en crecimiento, incremento en la necesidad de alimentos por parte de potencias como China y la India y dólar que se debilita”, explica Federico Elaskar, CEO de Southern Globe Investments (SGI), una boutique financiera especializada en armar carteras taylor-made para sus clientes. “El contexto favorece la apreciación económica de las materias primas en el tiempo, impulsando los precios a niveles nunca vistos”, remarca.

Están las commodities que baten records –el oro, a principios de agosto,  tocó su máximo histórico: US$ 1660 la onza–, las que ajustan su precio según las condiciones geopolíticas y la actividad de las industrias, como el petróleo, y las que están atadas, como los granos, a la demanda mundial de alimentos. En julio, la soja cotizaba a US$ 509 la tonelada en el mercado de Chicago y acumulaba un alza de 10 por ciento en 2011, desde los US$ 460 de fines de 2010. 

El mapa se completa con múltiples variantes. Por caso, el litio, uno de los metales de moda, considerado “el oro blanco” entre las materias primas. También están la plata, el platino, el cobre y el zinc, o básicos, como el algodón o el cacao. ¿Cómo subirse a ellos? ¿En qué momento entrar? ¿Cuánto se necesita para invertir? ¿Qué riesgos hay? ¿Qué hay que estar dispuesto a soportar? 

La primera advertencia es que las commodities son activos bastante volátiles. Sus precios pueden oscilar mucho en poco tiempo. El costado positivo es que, siempre, se producen oportunidades de entrar a valores atractivos.

Leonardo Bazzi, responsable de Research de Puente, pinta el panorama general: “Es oportuno invertir en commodities, dado que sufrieron significativas correcciones a la baja hacia fines mayo, cuando los datos macroeconómicos de los Estados Unidos y China mostraban cierta desaceleración. Presentan buenos precios de compra, en vistas a mejores perspectivas para los próximos meses. China, en particular, crecería, por lo menos, 8 por ciento anual en 2011”. 

Sebastián Torrisi, jefe de Producto de Inversiones y Segmento Privilège de Banco Supervielle, lanza un primer tip para quien evalúa invertir en materias primas. “Cada commodity posee una particularidad y un motivo diferente por el cual puede o no tener altibajos. La rentabilidad de cada uno varía de acuerdo al momento en que uno ingresa o sale de la inversión. Pero los metales, el petróleo o la soja, siempre, dan oportunidades para entrar a precios bajos”.

Invertir en commodities tiene sus particularidades y una buena evaluación previa y el asesoramiento adecuado son clave. Los especialistas hacen hincapié en la necesidad de entender que son activos íntimamente correlacionados con situaciones que pueden, o no, preverse anticipadamente. “Una helada en Europa puede disparar el precio de la producción de soja mundial y hacer que un inversor genere una rentabilidad extraordinaria. Así como un conflicto bélico en los países productores puede desatar un crudo por encima de los US$ 150 el barril”, ejemplifica Elaskar. “Las commodities pueden ser una buena inversión, siempre y cuando, se tenga conocimiento de análisis técnico de las variantes que aumentan o disminuyen sus cotizaciones”, aclara.  

Menú de opciones   
ORO
“El precio del oro se mantendrá debido a que los inversores lo seguirán demandando como reserva de valor”, evalúa Bazzi, de Puente.

A julio, el metal había acumulado un crecimiento de 3 por ciento, medido según el SPDR Gold Trust (ETF). Su fuerza está impulsada por las bajísimas tasas de interés de los bonos del Tesoro estadounidense, que, normalmente, sirven como refugio en épocas de tembladeral mundial. También inciden el temor a una reducción en la calificación soberana de los Estados Unidos y la fragilidad de los principales indicadores económicos de los países de-sarrollados. Las estimaciones de los analistas internacionales sitúan la onza de oro en US$ 2000 para 2012. Pero, dado el apetito de la demanda, se podrían ver esos valores antes de fin de año.  

PLATA Y PLATINO
Con menos prensa que el oro, la plata y el platino son también refugio de valor y dejan ganancias interesantes. “En los metales preciosos, el principal riesgo es una menor incertidumbre con respecto a los problemas fiscales en la Eurozona, ya que esto afecta la demanda de estos activos como refugio”, advierte Bazzi.   

LITIO
Otra apuesta a futuro puede ser el litio. Hoy, se lo llama “oro blanco” debido a que se convirtió en un elemento esencial en la vida diaria. “Las baterías de litio se usan para computadoras, celulares y se comienzan a utilizar en automóviles híbridos a escala global. En la próxima década, podremos ver una transformación de la industria automotriz y el precio del litio, seguramente, tendrá una importante variación por su gran demanda”, explica Elaskar. “La tonelada, en 2004, valía US$ 2500. Hoy, cotiza en US$ 6000. Con un mercado potencial inmenso, no se sabe cuál es el techo a futuro”, asegura.    

Petróleo
En los últimos años, el petróleo se convirtió en un clásico, que siempre marcó la pauta de cuánto flujo de capitales había apostando en el mercado de materias primas. El precio del crudo también podría dispararse, ya que, en la ultima reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), no pudieron ponerse de acuerdo para incrementar la cuota de producción, con lo cual se estima que el precio internacional continuará subiendo en los próximos meses. A mediados de julio, el petróleo rozaba los US$ 97 por barril (WTI). Según un relevamiento realizado por Reuters, los principales analistas del sector pronostican que el crudo se mantendrá por encima de los US$ 100 el barril en 2012 y ocho de los 20 participantes en la encuesta vaticinan que se acercará a los US$ 130 para junio próximo.  “Los precios del petróleo se mantendrán por encima de US$ 100 por barril debido a que las preocupaciones por el suministro pesan más que los temores por el lento crecimiento económico mundial”, dice la agencia en su informe.   

AGRÍCOLAS
Casi todos los productos básicos de la alimentación son negociados en los mercados internacionales: soja, maíz, trigo, cacao, azúcar... “El aumento de la clase media en los países emergentes, en particular, China, produce una demanda de alimentos muy favorable a las ventajas comparativas de la Argentina en commodities agrícolas”, evalúa Bazzi, de Puente. Según un estudio de la consultora abeceb.com, “desde principios de 2010, las cotizaciones de materias primas agrícolas atraviesan una tendencia alcista que es, en gran parte, explicada por la abundante liquidez internacional y las políticas expansivas impulsadas por los países avanzados para salir de sus propias crisis”. “Los precios estuvieron creciendo exponencialmente y, en algunos casos, se recuperaron los niveles vigentes antes de la crisis de 2008”, aclara el informe.  

Cómo invertir
Para apostar por la buena estrella que muchas materias primas seguirían teniendo en los próximos años, las opciones son variadas y pueden adaptarse a distintos perfiles de inversores. Una es comprar acciones de empresas relacionadas a la producción de materias primas. Por ejemplo, compañías mineras, petroleras o agroexportadoras. Haciendo un mix de opciones domésticas y foráneas, en el primer caso, la lista puede incluir papeles de BHP Billiton, Río Tinto, Vale y Xstrata. En el sector petrolero, YPF, Petrobras, Exxon Mobile, Royal Dutch Shell y Gazprom. Si se piensa en el sector agrícola, Molinos, Ledesma, Bunge, Archer Daniels Midland y Olam. Como toda inversión en renta variable, tiene su riesgo implícito. Habrá que combinarla con otros activos.  

DIVAS
Son Depósitos e Inversiones con Retribución Variable, aprobadas por el Banco Central (BCRA) y ofrecidas por algunos bancos. El plazo mínimo de colocación es de 180 días y su rendimiento puede estar atado a la evolución de materias primas, de índices bursátiles o de bonos. “En Supervielle, ofrecemos Plazo Fijo con Retribución Variable en Oro. Tiene la seguridad del plazo fijo, el cliente no pierde capital y puede obtener una rentabilidad superior, de acuerdo con la variación del metal. Otra ventaja es que no tiene spread de compra y venta, debido a que se toma una única cotización”, explica Torrisi. La desventaja de las DIVAS es que la rentabilidad esta acotada a un porcentaje, por ejemplo 25 por ciento. El inversor no recibirá a la fecha de finalización del contrato la totalidad del incremento del metal o del índice al que está vinculado, sino hasta ese tope.  
 
ETFs
Los Exchange Traded Funds son un híbrido entre un fondo de inversión y una acción. Hay muchos disponibles y pueden estar enfocados a sectores energéticos, alimenticios y metales,  o mixtos. Cotizan en los principales mercados de los Estados Unidos y en Londres. Replican el movimiento de índices bursátiles, sectores de la economía, bonos o materias primas. Resultan una de las maneras más eficientes de posicionarse en commodities para inversores no demasiado entrenados. Permiten acceder a una canasta diversificada porque la inversión puede ser mínima. Es muy similar a un FCI. Con unos US$ 1000 bastará para comenzar a invertir y puede hacerse a través de Internet en los portales habilitados para hacer inversiones o, directamente, en una sociedad de Bolsa. Bazzi aporta las distintas posibilidades y la sigla a través de la cual se puede seguir la cotización: “En el caso de los metales, su ETF más representativo es el DBB, compuesto por aluminio, cobre y zinc. Para el cobre, el JJC. Para la plata, el SLV. Para el oro, el GLD. Respecto a las commodities agrícolas, se puede obtener exposición a través del índice DBA, compuesto por trigo, maíz, soja y azúcar. En el caso del petróleo, con el ETF denominado USO”.  

INVERSIÓN FÍSICA
Consiste en comprar y almacenar en forma directa la commodity. No es una opción viable para un inversor pequeño, salvo en el caso de algunos metales, como el oro o la plata. Se pueden comprar desde monedas hasta lingotes y conservarlas en una caja de seguridad. “La recomendación es que la compra del bien se realice con una finalidad a largo plazo, debido a que, en el corto, si no subió lo suficiente y se quiere vender, se pierde capital por la diferencia de cambio”.   

MERCADOS DE FUTURO
Esta alternativa está reservada sólo para inversores profesionales y con mucha experiencia. Los futuros son contratos que forman parte de los derivados financieros, en los que las partes se obligan a comprar o vender, dependiendo de la posición, una cantidad determinada de bienes o de valores (activo subyacente), en una fecha determinada y con un precio establecido en el documento firmado. La clave, en este caso, es tener los conocimientos suficientes para “predecir” lo mejor posible el comportamiento que tendrá el activo al que se apuesta. Es costoso y riesgoso para inversores individuales.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos