Como proteger mejor al automovil

Como proteger mejor al automovil

El boom de la venta de 0 kilómetro reactivó y segmentó la industria del seguro automotor. Un mercado afectado por una ola de siniestros tales como el robo de neumáticos o la sustracción de autos destinados al desguace. Las compañías pronostican que antes de fin de año actualizarán las pólizas. Las claves. 22 de Septiembre 2010

Si bien éste es un año especial, la industria del seguro automotor gracias al boom de ventas de modelos 0 kilómetro, que reactivó y modernizó el mercado de las pólizas, las compañías advierten que actualizarán sus coberturas en casi un 15% para afrontar la ola de robos que afectan a los vehículos en circulación. De acuerdo a estadísticas oficiales, de cada 700.000 autos que se producirán en 2010, el 10% ya sufrió o sufrirá algún tipo de delito.

“El 77% de los autos está asegurado y este porcentaje seguirá subiendo. De todos modos, las empresas deberán aumentar sus valores para afrontar el gap, es decir la brecha que hay entre siniestralidad y primas que es cada vez mayor”, advierte Francisco Astelarra, presidente de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros, AACS, en una entrevista para este suplemento.

Para el especialista, este nivel de robos, junto con el aumento de pagos por liquidación de responsabilidad civil, hace que, incluso, algunas empresas del sector pierdan dinero. Desde mediados de 2008 hasta junio de 2009, de cada 100 autos en circulación en las calles por lo menos 23 sufrieron algún tipo de siniestro.

Lo cierto es que romper la ventanilla de un auto para extraer un estereo parecería ser una actividad pasada de moda para los ladrones. Sin embargo, las nuevas tendencias delictivas abarcan desde el hurto de neumáticos de camionetas hasta la sustracción de autos viejos destinados al desguace para obtener repuestos discontinuos difíciles de encontrar en el mercado. Las modalidades más violentas, como ser el atraco de víctimas “a cañón” o a mano armada, para robar vehículos costosos como 4 x 4 con rastreadores también está a la orden del día. Por tan sólo u$s 200, los delincuentes consiguen bloqueadores satelitales importados para escaparse arriba de autos premium con total impunidad.

Sin embargo, para las compañías, este tipo de siniestros no es la mayor preocupación. La sustracción parcial, es decir el robo de cubiertas, parecería darles más de un dolor de cabeza a la hora de efectuar las liquidaciones y sacar números sobre la rentabilidad total del negocio. “Debido al cierre de la importación de neumáticos de Brasil, hay una fuerte falta de stock en el mercado que genera una ola delictiva difícil de frenar. Entre junio de 2009 y julio de 2010, hemos pagado más de 9.000 siniestros”, se queja Julio Gómez, jefe del área de Automotores de Federación Patronal Seguros, empresa que ocupa casi el 12% del segmento autos después de La Caja de Ahorro y Seguro.

La Patronal, como tantas otras compañías, se vio obligada, en 2009, a dejar de asegurar modelos que no se fabrican más debido al alto nivel de siniestralidad por sustracción de autopartes que sufrían en desarmaderos del gran Buenos Aires. El sistema más utilizado es el de delivery, es decir, el robo por encargo cuando les piden que busquen tal o cual repuesto en especial, que no está más a la venta o que es prácticamente imposible conseguir en casas de venta de autopartes.

Sin embargo, estos y otros inconvenientes, como ser la creciente judicialización de los conflictos, no amedrentaron a las compañías a la hora de lanzarse de lleno a la conquista de nuevos clientes, es decir de los miles de compradores de 0 kilómetro, que salieron a adquirir su primer auto impulsados en parte por al ola consumista alentada por el Gobierno y desde las entidades financieras a través del ofrecimiento de créditos. Si bien, en la Argentina, llegar a un 0 demanda unos 20 sueldos, dicha proporción es menor a la de otros años, donde la gente necesitaba unos 37 sueldos para acceder a su primer vehículo.

“El boom de venta de autos fue bastante importante. El crecimiento de seguros del automotor fue de un 35 o 37% en comparación con del año pasado. Todo ello, a pesar de que la prima fue hacia arriba y aumentó el 17 o 18%. Nuestra cartera en particular creció un 10%”, revela Sebastián Otero, gerente de Operaciones de HSBC.

Asimismo, desde otra entidad financiera, el Banco Francés, BBVA, Marta Maggi, gerente de la Banca Seguros, quien trabaja mayormente con el segmento Premium del mercado, afirma que el sector se vio favorecido, debido a que logró “aggiornarse” de acuerdo a las necesidades de los clientes. “Hace años uno tomaba cobertura de seguros completa y cuando tenía un siniestro consultaba y a veces no estaba cubierto. Hoy, cada compañía fue incorporando nuevos beneficios a la cobertura tradicional, como ser la de granizo o de parabrisas, con un costo de sólo $20 sobre la cobertura básica (ver cuadro). Esto se debió a que, en el 2006, hubo una gran granizada y, desde entonces, casi todas las aseguradoras lo empezaron a incorporar y hoy ofrecen este producto”, afirma la ejecutiva.

Las compañías dejaron de cubrir 44.000 autos viejos, pero debieron salir a captar los 0 kilómetro

La póliza de granizo y otros nuevos adicionales surgieron como consecuencia del fuerte crecimiento del mercado automotor que, según Astelarra, “aumentó considerablemente debido a la compra de 0 kilómetro sumados a los autos usados en circulación”.

De todos modos, las estadísticas indican que gran parte de los autos en circulación tienen más de 10 años. Ejemplo de ello son los Renault 12, Renault 11, Renault 9, Fiat 147 y Fiat Duna, entre otros coches, que dejaron de fabricarse hace varios años pero que la gente continúa usando.

Si se observa la variación del parque automotor total asegurado desde 2005, se puede apreciar que el año pasado registró un breve merma (ver cuadro) debido a que las compañías dejaron de asegurar los autos más viejos por la mayor cantidad de robos.

“Hasta 2008, todos los autos estaban asegurados pero el año pasado las compañías dejaron de cubrir unos 44.000 usados”, afirma Astelarra.

Con respecto a los repuestos de los autos más viejos, algunos especialistas consideran que el récord de venta de autos nuevos trajo aparejados una serie de inconvenientes a los usados. “La falta de stock de autopartes hace que se resienta la calidad del servicio, se demoren las entregas en taller y todo esto hace que aumenten los costos de las primas. A veces, salimos nosotros a buscar repuestos, otras lo hace el cliente y, después, se las tenemos que pagar carísimo”, advierte Gómez al tiempo que señala que actualmente la industria usa casi todos los repuestos para los 0 kilómetro.

Lo cierto es que, sólo en territorio bonaerense, la venta ilegal de repuestos de autos viejos mueve más de $ 327 millones por año, con más de 900.000 autopartes ilegales que fueron secuestradas en operativos policiales efectuados en desarmaderos.

Para las aseguradoras, algunos vehículos usados son muy difíciles de vender debido al fracaso del plan canje y, por ello, siguen en circulación, muchos sin ningún tipo de cobertura. Según Otero, “casi la mitad de todos los autos que andan por la calle no tiene ningún tipo de seguro ya que debido a los precios no lo pueden pagar”.

Los neumáticos de las 4 x 4 son los más codiciados por los ladrones
Por su parte, desde el Banco Francés, advierten que sus clientes premium sufren el constante robo de cubiertas y que este tipo de siniestros trae aparejado un aumento inevitable de las pólizas que ofrece el mercado. “Antes, les sacaban sólo la rueda de auxilio pero hoy en día se llevan incluso las dos gomas y dejan el auto ahí, en la calle”, asegura María Marta Maggi, quien cuenta con una cartera de clientes cautivos vinculados al la entidad financiera que pueden optar por coberturas de Zurich, La Meridional, Mapfre o La Caja.

“Por su seguridad, marche sobre ruedas”, dice el slogan del área Seguro Automotor de la entidad, aludiendo al delito y ofreciendo una cobertura para neumáticos de uno o dos años, dependiendo de la compañía.

Lo cierto es que la imposición de trabas a la importación de neumáticos terminó por transformar en un oscuro objeto de deseo a las gomas y llantas de los vehículos premium. La creciente demanda de este producto generó un auténtico mercado negro donde se llegan a pagar hasta $ 6.000 por una goma importada de un auto o una camioneta alta gama. Los lugares elegidos por los delincuentes para efectuar este delito son los estacionamientos de Shoppings, supermercados y zonas de restaurantes, especialmente durante los fines de semana.

Las compañías apuntan a segmentar el mercado y a ofrecer nuevos productos
A pesar del alza de los siniestros, los especialistas coinciden en que 2010 es un año promisorio para la venta de seguros automotores debido al récord de ventas de 0 kilómetro y a los nuevos nichos de mercado que hicieron a las compañías salir a segmentar sus productos y a ofrecer adicionales a través de brokers o de entidades financieras con los créditos prendarios para obtener un 0 kilómetro.

“La industria está mejorando y tuvimos resultados técnicos positivos de acuerdo a las estadísticas de la Superintendencia de Seguros. De todos modos, con una inflación de casi el 18%, los precios deberán ajustarse”, advierte Otero para quien el rolling, es decir el recambio, de la cartera incentiva constantemente el mercado.

“Van saliendo modelos viejos y entran otros nuevos. Sin embargo, nosotros no dejamos de asegurar los modelos viejos. Todo tiene un precio y todo es asegurable. No sólo cubrimos el sector Premium sino que tenemos pólizas para autos de hasta 18 años de antigüedad”, afirma Otero.

Lo cierto es que las nuevas pólizas que brindan las compañías aseguradoras de autos en general están vinculadas al granizo, los neumáticos y a adicionales para objetos sustraídos dentro del vehículo cuando no hay ocupantes.

Este último cubre hasta $ 10.000 por objetos, como puede ser una notebook o un bolso, que sustraen, en general, rompiendo la ventanilla. Si bien son varias las compañías que lo están ofreciendo otras prefieren mantenerse al margen ya que la consideran una póliza compleja porque es difícil determinar la preexistencia de bienes y certificar que no había nadie arriba del vehículo cuando ocurrió el hecho.

Actualizarán los precios
Más allá de los siniestros, las compañías advierten que deberán actualizar nuevamente sus precios antes de fin de año debido a la inflación, la judicialización de los conflictos, los mayores costos de reparación y la suba de precios de los vehículos nuevos.

Si bien algunas pólizas ya aumentaron un 20% en lo que va del 2010 las empresas tienen previstos nuevos aumentos que van del 15 al 18% en los últimos meses.

“Este año no tuvimos ganancias sino pérdidas. Hay que subir las primas ya que el porcentaje de aumento de precio de venta de los autos nuevos hace que crezca la suma asegurada. Si sube la suma asegurada sube el costo del seguro pero si a vos te roban el auto te lo pagan más”, explica Astelarra.

De acuerdo a las estadísticas que maneja el especialista desde la AACS, los precios, en 2009, casi no se sufrieron modificaciones. “El verdadero indicador de prima es el índice de prima sobre suma asegurada. Esta cifra fue de 8,8%, en 2001,para todas las coberturas, llegó a 9,3%, en 2002, cayó, en 2007 y, en 2009, fue del 6,07%, es decir que los precios no se movieron casi el año pasado”, señala Astelarra.

Si bien algunas compañías no brindaron datos sobre los costos de las coberturas actuales, una selección de tres modelos cero kilómetro disponibles en el mercado arroja los siguientes valores aproximados de pólizas anuales contra terceros: un auto chico como ser un Chevrolet Corsa Classic, 3 puertas, 1.4 N base, parte de $ 189,90. Un auto mediano, como un Volkswagen Suran 1.6, ronda los $ 333 y un vehículo premium, como el Citröen C4, los $ 452.

Más allá de las estadísticas y los números, lo cierto es que los seguros de automotor son el ramo de mayor peso dentro del mercado de los patrimoniales y el principal impulsor de la actividad aseguradora. Si bien muestran una relación estrecha en relación a la economía en general. Con la situación social del país, sólo el tiempo dirá si finalmente logran evolucionar fluidamente, brindando a los clientes mejores servicios y beneficios en la relación costo calidad de servicio.

El escenario en cifras
l El 10% de los vehículos producidos en el país son robados.
l De las 700.000 unidades que se fabricarán este año, unas 70.000 sufrieron o sufrirán algún hurto.
l En el 2009, se patentaron 610.000 unidades y fueron sustraídas 61.000.
l En el 2008, se fabricaron 520.000 cero kilómetros y los delincuentes se apoderaron de algo más de 50.000.
l La frecuencia de robos, es decir, el número de hurtos sobre cantidad de autos asegurados, se duplicó entre 2003 y 2009. En junio de 2003, fue del 1,79%. En julio de 2009, llegó al 3,43%.
l En responsabilidad civil y lesiones, en el mismo lapso, el índice subió de 1,74% al 20,07%.
l De la suma de ambos, robos y lesiones, resulta que un 23,69% de vehículos sufrieron algún tipo de siniestro entre junio de 2008 y julio de 2009.

Fuente AACA y estadísticas del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos