Cómo proteger el día a día más esperado

Cómo proteger el día a día más esperado

El segmento de Accidentes Personales se afianza como el más pujante de la industria, con un crecimiento del 35%. Gran parte se debe a la segmentación. Las pólizas de las compañías cubren desde fracturas de esquiadores hasta resbalones domésticos. La temporada de vacaciones es la que más actividad genera. Las claves. 22 de Diciembre 2010

Los seguros de accidentes personales se consolidaron como el mercado de pólizas individuales más pujante con un incremento del 35% anual debido a su creciente segmentación, que incluye desde coberturas para lesiones por fracturas llamadas broken bones (huesos rotos) hasta pólizas para cocineras y jardineros que trabajan en la casa. Las aseguradoras líderes ofrecen, dentro del rango de coberturas individuales, planes con indemnizaciones por lesiones, invalidez permanente o fallecimiento, a través de una gran variedad de productos específicos para cada situación.

“En los primeros seis meses del año, el mercado de accidentes personales creció un 35% con respecto al mismo período 2009. Nuestra compañía, por su parte, aumentó en un 75% la cantidad de pólizas emitidas en ese lapso”, afirma Julián Canale, gerente de Negocio de Grupo Zurich en una entrevista con Seguros.

En cuanto a las causas de este fenómeno, los especialistas destacan que se debe a que hay una mayor conciencia por parte de la población y un gran estímulo por parte de la industria del seguro, que afianzó sus diferentes canales de comercialización, especialmente en lo que hace a la compra online por Internet.

Miguel Ángel Fornero, gerente de Producto de Mapfre Vida, comenta: “El mercado ha mostrado, durante los últimos años, una curva de crecimiento ascendente, llegando a ser un producto de alta demanda en determinadas coberturas”.

En esta compañía, el ramo accidentes personales mostró un fuerte aumento durante los últimos años. “Para 2011, la compañía proyecta un incremento del 20% y focalizará parte de su estrategia en el desarrollo de la gestión de productos que abarquen el segmento de la actividad privada, laboral y deportiva”, revela Fornero.

Para lograr su objetivo, la empresa buscará crecer a tasas superiores a las del mercado, desarrollando las estrategias de ventas de los productores y generando nuevos canales de distribución. Y tendrá una serie de herramientas tecnológicas que agilicen el servicio como base.

En ese sentido, ya son varias las compañías que comenzaron a dinamizar su oferta, brindando una serie de coberturas específicas para cada necesidad que se pueden adquirir a través de Internet, por medio de las entidades financieras o sino directamente por las aseguradoras.

La Caja de Ahorro y Seguro ofrece tomar online una serie de pólizas de accidentes personales como: Circule Seguro, para accidentes de tránsito, o Plan Profesional y Todo Trabajo y Personal doméstico.

La mayoría de los siniestros son accidentes de tránsito
En el rubro accidentes, de acuerdo a estadísticas oficiales, los más comunes son los de tránsito, seguidos por aquellos que ocurren en las casas o domésticos.

En el primer grupo, la póliza Circule Seguro, de la Caja, ofrece una doble indemnización por accidente de tránsito. Antes y durante la temporada de vacaciones, casi todas las compañías aceleran la venta de esta cobertura, ya que se trata del momento en el que la gente opta por salir a la ruta, contando con una póliza específica para transitar. “Ofrecemos protección en transporte público o de accidente en tránsito, que pueden ser combinadas con coberturas de invalidez o de renta diaria por internación”, explica Canale.

Según estadísticas oficiales, en 2009, fallecieron 7.885 personas en accidentes de tránsito, cifra que aumentó durante los últimos años y a la que deben sumarse las personas que han sufrido alguna invalidez a causa de estos accidentes. “Durante el período de vacaciones de verano, la mayor siniestralidad se registra en accidentes de tránsito, en la ruta, y por eso, como protección ante estas eventualidades, ofrecemos productos que aseguran a la persona durante las 24 horas, cubren el riesgo del fallecimiento o invalidez a causa de accidentes, asistencia médica farmacéutica y servicios adicionales de valor prestacional”, explica Fornero. De acuerdo a cifras del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, en los primeros meses de 2010, hubo 432 accidentes en las rutas. Cada traumatizado grave en un siniestro vehicular implica un gasto de $ 75.000, mientras que uno leve obliga a erogar $ 1.000.

Tal fue el caso de Martín Hernández, que colisionó contra un vehículo en la Ruta 2 en camino a Pinamar, lo que le produjo una rotura de clavícula izquierda. Hernández fue indemnizado por completo por la aseguradora, ya que había tomado un plan específico para accidentes en ruta. Durante el verano, Hernández trabajaba en Buenos Aires y visitaba todos los fines de semana a su familia que permanecía veraneando en la costa. Los viajes constantes y la gran cantidad de accidentes en las rutas lo impulsaron a sacar, en diciembre del 2008, la póliza especial para accidentes de tránsito.

Los seguros para empleadas domésticas previenen juicios
En cuanto a los seguros para el personal doméstico, una de las entidades líderes en el segmento es el Banco Francés, BBVA, que cuenta con una cobertura llamada Personal Eventual.

Ya sea una mucama, un mayordomo, una niñera, un chofer, un piletero, un jardinero, un pintor, un albañil, un cocinero o un chef, todos ellos pueden ser cubiertos, si están declarados en la póliza que parte de un valor de $ 9,40 por mes.

En general, la gran mayoría de estos seguros cubren accidentes que ocurren en el hogar como intoxicaciones, quemaduras, caídas, entre otros, y a los cuales están permanentemente expuestas las personas que realizan tareas domésticas y están todo el día en los hogares, realizando diversas tareas, que van desde la limpieza hasta el cuidado de chicos y ancianos.

Los productos constan de una cuota fija de por vida, que no aumenta con la edad y cubren todo lo vinculado al trabajo pero también en el trayecto que el empleado cubre desde su casa hasta la casa de sus empleadores. Con respecto al capital asegurado es de uso libre.

Por su parte, La Caja, a través de su plan de empleadas domésticas, cubre muerte accidental hasta $ 50.000 con un pago de $ 135 por año. El plan incluye una indemnización inmediata al asegurado o a los beneficiarios designados y la posibilidad de adquirir la póliza en el momento, sin exámenes médicos ni períodos de espera. En cuanto a los gastos médicos y de medicamentos, se brinda una suma estipulada para que el asegurado no esté obligado a concurrir a determinado hospital.

Este seguro fue contratado por la familia Andrade luego de padecer una serie de episodios con empleados cuando realizaban tareas de limpieza. Lo que los determinó a tomar este seguro fue el accidente de una empleada, que cayó de una escalera, limpiando un armario. La misma inició un juicio que casi lleva a sus antiguos empleadores a la bancarrota. A partir de ese momento, decidieron asegurar a todo el personal antes de que ingrese a trabajar.

Lo cierto es que a menudo, y como consecuencia de tareas sencillas y cotidianas, todas las personas de la casa, más allá de quienes trabajan, pueden sufrir accidentes domésticos. Tal es el caso de Mariana Fernández, una ama de casa, de 45 años, que resbaló por la escalera intentado tomar a su hijo del brazo en una típica discusión familiar. Mariana rodó por la escalera y se dislocó el brazo. De inmediato, la aseguradora le pagó la suma estipulada para ese tipo de siniestro.

Existen coberturas especiales para fracturas
Éste, al igual que otros accidentes hogareños, como patinarse en el baño, quemarse con el horno de la cocina o tropezar con una baldosa en la vereda, son cubiertos por pólizas específicas para rotura de huesos, fracturas, dislocaciones y quemaduras.

El objetivo de estos productos-los broken bones, antes mencionados-, ofrecidos por la compañía Alico es cubrir todos los gastos que puedan llegar a surgir ante este tipo de situaciones, brindando una suma de dinero en efectivo. Además, si se produce el fallecimiento del titular de la póliza, los beneficiarios reciben el total de la suma asegurada. El seguro se puede contratar desde $ 20 por mes. Cabe mencionar que, en la actualidad, muchas de las personas que tienen la costumbre de esquiar todas las temporadas la contratan habida cuenta de que el 80% de los accidentes en montaña están vinculados a fracturas de huesos.

En 2011, se espera un aumento en la facturación de 20%
Tampoco están exentos de estos eventos las personas mayores que, a pesar de no esquiar, viven expuestas a una serie de accidentes, que van desde el clásico resbalón en la bañadera hasta un tropezón con un escalón o un fuerte golpe con un mueble.

Lo cierto es que los siniestros por accidentes, en la casa, están liderados por los niños y por las personas mayores a 60 años, en su mayoría mujeres. El ranking está liderado por las caídas, las heridas y las quemaduras. Le siguen la bronco aspiración alimentaria, es decir cuando una persona se atraganta al ingerir algún tipo de alimento, la intoxicación, la asfixia por inmersión, la electrocución y los accidentes con armas de fuego. Para proteger a los más ancianos de estos siniestros, existen las coberturas senior que aseguran una protección de $ 50.000 en caso de fallecimiento como consecuencia de un accidente y, además, se pueden tomar hasta los 84 años, pagando una cuota fija que no aumenta con la edad. Como la mayoría de las pólizas, no incluyen enfermedades preexistentes.

En resumen, si se tiene en cuenta una clasificación por ramo, existe una división entre las pólizas individuales y las de grupo o colectivas. En el primer grupo, se incluye el segmento vida, el de accidentes personales y los de salud. También se pueden añadir, dentro de los seguros de personas, individuales al de entierro o de decesos.

De acuerdo a las definiciones estipuladas en los manuales de los brokers, las pólizas de accidentes personales cubren la lesión corporal por causa de algún evento. En ese sentido, se considera al accidente como aquella lesión corporal que deriva de una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, que produzca invalidez temporal o permanente o muerte.

Los contratos configuran cuidadosamente el riesgo cubierto mediante un sistema de delimitaciones, principalmente causales. Al igual que sucede con el seguro de Vida, se pueden designar beneficiarios por el contratante asegurado que percibirán la indemnización: capital asegurado, en el caso de muerte. De no existir beneficiarios, pasará el derecho a los herederos del muerto. En el supuesto de invalidez permanente, el valor del daño indemnizable se determina con arreglo a una escala de porcentajes adecuada a las distintas manifestaciones o clases de incapacidad.

Por su parte, en la incapacidad temporal, se abona al asegurado una cantidad o dieta asegurada por el tiempo que dure la incapacidad. La provocación voluntaria del siniestro por parte del asegurado libera al asegurador del cumplimiento de su obligación. La póliza puede extenderse a la cobertura de los gastos sanitarios, siempre que se realice de acuerdo con las condiciones pactadas.

En cualquier caso, las perspectivas para el segmento seducen con más potencial. "El mercado de accidentes personales continúa creciendo, año tras año, por tratarse de una producto de alto valor agregado a un costo mensual per cápita muy conveniente”, comenta Juan Manuel Artigas, director Adjunto Broking de Employee Benefits, de la división Accidentes Persoanles de AON. “En los últimos cinco años, el mercado tuvo un crecimiento promedio del 15,8% dada la muy buena actividad económica, el desarrollo de nuevas coberturas ofrecidas por las principales aseguradoras”, agrega. Para 2010, Artigas estima que las primas emitidas por el mercado alcanzarán la marca de $ 1.100 millones. Tendencia en alza: para 2011, la facturación en el segmento aumentaría un 20%.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos