Cómo masificar un servicio “de lujo”

Cómo masificar un servicio “de lujo”

Ignacio Echenique importó de España un modelo de negocio de depilación definitiva que busca conquistar a la clase media con precios competitivos y buena calidad. 13 de Diciembre 2010

Si el emprendedor típico se define como una persona visionaria, hacedora, enérgica y por sobre todo, arriesgada, entonces Ignacio Echenique, fundador de Pura Piel, es un caso perfecto para representar a este grupo de la sociedad. Es que, con 32 años, y sin ninguna experiencia en el rubro, el ejecutivo decidió abandonar la constructora familiar, en la que se suponía iba a hacer carrera y apostó al negocio de la estética, en particular a la depilación definitiva.

Cambiar de industria, no fue la única decisión aventurada. La verdadera osadía fue que, para lanzar su nuevo emprendimiento, en abril de 2009, Echenique decidió vender su casa para obtener fondos. Con los u$s 100.000 que obtuvo, abrió el primer local, compró los equipos (la tecnología se importa de Alemania) y desarrolló una fuerte campaña publicitaria. “Buscamos una imagen comercial fuerte”, indica el emprendedor.

El cómo se dio todo, también muestra cierto espíritu emprendedor. En marzo de 2009 Echenique viajó a España para cerrar un negocio de la desarrolladora y, después de que se pinchara, volvió con la idea de abrir una cadena de locales de depilación definitiva. “Vi el boom del negocio en España y decidí trasladarlo a la Argentina”, comenta. Dedicó siete meses a estudiar el mercado y sus posibilidades. Finalmente, en abril de 2010, abrió la primera tienda especializada en depilación definitiva a luz pulsada intensa, en plena capital de Córdoba, de donde es oriundo. “En un año la empresa creció un 1600%. La torta de mercado se agranda día a día”, se entusiasma Echenique. Hoy, Pura Piel cuenta con 17 locales, entre propios y franquicias, alrededor del país, espera 13 nuevas aperturas antes de

Modelo masivo
¿Cómo piensa lograrlo? “Especialización, bajo precio y alta rotación”, responde Echenique. Con una tarifa plana de $ 99 la sesión para cualquier zona del cuerpo (la mayoría de los centros de estética cobran alrededor de $ 300) y un público de clase media, la cadena apunta a masificar un servicio que todavía se considera un lujo para muchas mujeres. “Rompemos con el negocio de la estética que siempre apunta al público ABC1, para hacerlo accesible a todos. Con el precio competitivo, invitamos al cliente a consumir sin perder calidad”, indica. De hecho, asegura, los clientes que visitan el local, suelen hacerse entre tres y cuatro zonas promedio. En general: axilas, cavado, piernas y rostro inferior. El objetivo, ahora, es conquistar a las clientas que todavía eligen la cera.

Desde el principio, pensó la expansión a través de un modelo de franquicias. Al mes de abrir en Córdoba capital, inauguró la primera. Al final del primer semestre Pura Piel ya contaba con cuatro locales. “Fuimos fijadores de precios en Córdoba”, asegura. Pero su provincia de origen no era el único objetivo del emprendedor. En mayo abrió Pura Piel Buenos Aires, luego Belgrano, hasta llegar a las 13 franquicias al cerrar el segundo semestre. “Teníamos miedo de venir a Buenos Aires por la cantidad de negocios que hay”, confiesa Echenique. Sin embargo, la experiencia fue positiva. Pura Piel realiza un promedio de 8.000 depilaciones mensuales y sus locales alcanzan una facturación mensual de $ 30.000. “Los locales crecen a un ritmo mensual de un 25%”, indica el emprendedor que, en los últimos meses, inauguró Rosario y Necochea, y en febrero sumará Mendoza, Tucumán, Santa Fe y San Luis. Además, proyecta alcanzar los $ 2 millones de facturación a fin de 2010 y los 200 locales en tres años. “Es un mercado con mucho potencial”, dice.

Lo dice con conocimiento de causa. Además del enorme crecimiento, una de las ventajas del negocio es su rentabilidad. Con sólo dos máquinas y dos empleados se puede montar un negocio que, en temporada alta (marzo a noviembre) realizará alrededor de 18 sesiones diarias. “Hacen falta 10 sesiones por día para recuperar el capital en 14 meses. Eso se completa con un total de dos personas y media cada día, que además repiten el tratamiento durante seis meses”, demuestra Echenique. Por eso, asegura, los franquiciantes se muestran interesados en seguir invirtiendo. De hecho, según cuenta el emprendedor, el 65% de ellos cuenta con un segundo o tercer local. Con esta estrategia, Echenique, apunta a masificar el servicio.

Ficha
Fundación: abril 2009.
Actividad: depilación definitiva con luz pulsada intensa.
Cantidad de locales: 18.
Promedio de sesiones: 8.000 mensuales.
Facturación mensual por local: $ 30.000.
Facturación anual: $ 2 millones



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos