Cómo capacitar a su personal y recuperar la inversión

El programa de crédito fiscal permite recobrar en forma rápida y sencilla lo erogado en capacitación a dueños, gerentes y empleados de una pyme. Claves de un régimen que se vuelve más flexible para llegar a mayor cantidad de empresas. 29 de Abril 2010

¿Quiere exportar pero nunca realizó actividades de comercio exterior y no sabe por dónde empezar? ¿Necesita volver más sólida su área de ventas? ¿Considera que ese empleado destacado debería hacer un postgrado? ¿Le apareció un cliente en China y nadie en su empresa habla mandarín? ¿Va a comenzar un proceso de certificación? ¿Promovió a un operario a supervisor de área y tiene que formarlo en trabajo en equipo y liderazgo?

La respuesta/solución a estos problemas, que surgen a diario en pymes de todos los sectores, es la misma: capacitación. Y los recursos para llevarla adelante están más a mano de lo que muchos creen.

A mediados de marzo abrió el llamado 2010 del Programa de Crédito Fiscal para capacitación y se reanuda así una oportunidad única para las empresas: formar a sus cuadros gerenciales y operativos, logrando el reintegro de hasta el 100% del gasto.

Desde 2009, el régimen introduce algunas mejoras y flexibilidad que se traducen en ventajas para las pymes:

- Los empresarios no necesitan programar toda la capacitación a inicios de año; al establecerse un llamado con “ventanilla abierta” el plazo vence el 10 de diciembre, y en ese período se pueden presentar hasta cinco proyectos de capacitación, de acuerdo a las necesidades que van surgiendo en la pyme (cada proyecto puede incluir varias actividades).

Desde la Sepyme sugieren hacer uso de estas cinco oportunidades. “Aconsejamos presentar proyectos cortos, realizables, que se vayan ejecutando próximamente, ya que el recupero de la inversión se hace cuando termina la actividad”, sostuvo Adolfo Espósito, coordinador general de este programa en la subsecretaría Pyme, durante un desayuno de trabajo organizado por el Instituto Madero.

- Este año conviven dos sistemas: actividades abiertas (cursos, seminarios, congresos, postgrados, conferencias, diplomaturas, tecnicaturas) y a medida (cerradas o in company), aquí o en el exterior. No se cubren gastos de traslado y alojamiento.

- El programa incorporó como unidades capacitadoras a universidades públicas y privadas e instituciones con trayectoria reconocida.

-
Desburocratización del trámite: el proyecto se presenta en forma rápida y sencilla a través de la página web de la Sepyme, sin necesidad de entregar papeles en una primera instancia. Una vez preaprobado (el compromiso de respuesta es, como máximo, en 96 horas), las empresas deben presentar dos documentos: escritura y certificación contable. En 15 días, con la aprobación definitiva, se pone en marcha la capacitación.

El reintegro, prometen en la Subsecretaría, se materializa a los siguientes 45 días de la rendición de cuentas, después de finalizado el curso (hay que presentar la factura y el diploma o certificado del curso).

- Los proyectos son evaluados por un equipo de profesionales de la dirección de Crédito fiscal y capacitación federal, que también guían al empresario en la reformulación de los mismos, cuando es necesario.

Las empresas pueden presentar proyectos para su propia capacitación o bien, en el caso de las grandes compañías, para la formación de terceros (cadena de valor, proveedores, clientes). La condición es que las beneficiarias de la capacitación sean siempre pymes.

La definición de ‘pymes’ es la que maneja la subsecretaría en base al promedio de ventas de los últimos tres años (consultar en www.sepyme.gov.ar). Por ejemplo, una empresa del sector comercio es considerada pequeña si el promedio de facturación fue de $ 11,1 millones; y mediana si facturó hasta $ 88,8 millones en ese período.

A través de este programa se cubren los honorarios docentes más un pequeño gasto de certificación (escribano y contador público hasta $ 500 por empresa). Hay que tener en cuenta que la Sepyme reconoce un valor/hora promedio de $ 250 para los cursos in company. “Esto no es un proyecto para consultores; debe servirle a la empresa. Hemos rechazado propuestas que incluían un consultor que cobraba $ 1.500 la hora. Las universidades están en otro rango y aprobamos cursos con costos mayores”, aclara Espósito, quien lidera un equipo de una decena de evaluadores que, en cada proyecto, analizan habilidad docente, metodología, carga horaria de la capacitación y que efectivamente apunte a reforzar las capacidades técnicas de los recursos humanos de la pyme.

¿Cómo se materializa el beneficio? Al finalizar el curso, las pymes reciben un certificado de Crédito Fiscal que es endosable, no tiene fecha de vencimiento y se puede utilizar para el pago de impuestos nacionales (Ganancias, IVA, Ganancia mínima presunta, Internos y otros).

En 2009, se capacitaron 28.000 personas a través de este programa, de las cuales 1.200 eran dueños o mandos medios de empresas pyme. Se presentaron 2.000 proyectos de un total de 1.300 firmas, lo que representó unos $ 13 millones. Un dato importante es que el nivel de ejecución rondó el 92%, contra el 57,5% alcanzado en 2008.

Para este año, en la Sepyme son optimistas: esperan ejecutar el total del monto disponible de $ 30 millones y llegar a unas 2.000 firmas de todo el país.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos