Choque de tren en Once: los subsidios que hay detrás

Choque de tren en Once: los subsidios que hay detrás

El accidente ferroviario que se produjo esta mañana volvió a poner en primero plano el cuestionamiento sobre cuánto se destina al transporte público en la Argentina. Cuánto y en qué se invierte. 22 de Febrero 2012

Sirenas, ambulancias, patrulleros y el equipo de rescate de los bomberos. Heridos, atrapados y una situación angustiante se vivió otra vez en las vías, cuando una formación de la Línea Sarmiento -perteneciente a TBA- no llegó a frenar y chocó contra la Estación de Once. La situación vuelve a encender la luz sobre la inversión en infraestructura de los trenes.

Solamente en la esfera de los transportes, los subsidios ascendieron a $ 17.000 millones en 2011, que equivale a alrededor del 1 por ciento del PIB y del 30 por ciento del gasto total en subsidios del Estado nacional. Esto significa que el gasto en subsidios aumentó más de cuatro veces (415 por ciento) como porcentaje del PIB entre 2005 y 2012.

Mientras que los subsidios crecían, la recaudación gracias a las tarifas caían abruptamente. Así, la recaudación cayó del 93 por ciento al 23 en ocho años. Como compensación llegaron los subsidios, que representaban sólo el 7 por ciento de los ingresos de las empresas prestatarias en 2002, pero que crecieron hasta representar el 77 por ciento en 2010.

Lejos de estar necesitados de fondos, los trenes y subterráneos que se encuentran en la esfera del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) son de los más beneficiados. En 2001 se creó el Fondo Fiduciario al Sistema de Infraestructura del Transporte (FFSIT).
El objetivo era crear un fondo extrapresupuestario para aumentar la inversión en infraestructura. Un informe elaborado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) aseguró que los fondos del FFSIT "han sido crecientemente redireccionados para compensar a los
principales concesionarios viales y a las empresas operarias del transporte urbano de pasajeros por el congelamiento de tarifas". En la misma línea, el estudio señala que los principales destinos de los subsidios son el Fondo FFSIT (43 por ciento), seguido por los concesionarios de trenes y subterráneos del AMBA (22 por ciento), Aerolíneas Argentinas S.A. (17 por ciento), Ferrocarril General Manuel Belgrano (8 por ciento), y la Administradora Ferroviaria S.E. (2 por ciento).

Sin embargo, este no fue el único incremento a favor del mundo del transporte. De acuerdo con datos de Cippec, en el mismo período el subsidio por pasajero al transporte automotor tuvo un salto fenomenal: pasó de $ 30 por persona a $ 939. Por lo tanto, tuvo un crecimiento de 30 veces en ocho años.

Buenos Aires, la reina de los subsidios. Que las formaciones viejas y los accidentes no hagan creer que el AMBA está atrasada con respecto al resto de las provincias en materia de subsidios. Todo lo contrario: el gasto por subsidios al transporte supera los $ 500 por habitante en el AMBA, mientras que, en algunas provincias, ronda los $ 100 por ciudadano. De esta forma, el AMBA se lleva el 69 por ciento de subsidios al transporte, mientras que provincias como Mendoza y Tucumán rondan el 2,5 por ciento. Eso sin contar a Salta, que recibe el 1,2 por ciento en materia de subsidios.

La tragedia no deja de recordar la vivida el año pasado en Flores, cuando una formación -también de TBA- arrolló a un colectivo de la línea 62. El accidente dejó como resultado 11 muertos -incluyendo al chofer del colectivo- y a 228 personas heridas. En aquél momento, desde TBA afirmaron que la barrera funcionaba correctamente, aunque imágenes posteriores demostraron que se encontraba a 45° -ni alta ni baja- a la hora del accidente.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos