China pisa el freno ¿y afecta a la Argentina?

China pisa el freno ¿y afecta a la Argentina?

El día después del anuncio del gigante asiático, que adelantó que crecerá menos durante 2012, disparó preguntas sobre su relación comercial con la Argentina, uno de los principales exportadores de alimentos. Déficit comercial y perspectivas hacia el oriente. 06 de Marzo 2012

El estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 no movió a China de sus tasas de crecimiento y, un año después, la encontró con un desarrollo de 8,7 por ciento. En 2010, mientras tanto, el avance de su economía fue de 10,4 por ciento. Las tasas chinas se mantuvieron en 2011: 9,2 por ciento de crecimiento.

Los números parecían hablar de una economía que nunca iba a bajar del 8 por ciento de crecimiento. Sin embargo, el gigante asiático anunció que 2012 lo encontrará desarrollándose al 7,5 por ciento.

Pero, ¿Cómo afectará esto a la Argentina? ¿Qué pasará con el comercio sojero?

Las exportaciones argentinas hacia China fueron, en 2011, por US$ 6000 millones, mientras que las importaciones fueron por US$ 10500 millones, lo que generó un déficit comercial.

Al respecto, y consultado por Apertura.com, Ernesto Fernández Taboada, director Ejecutivo de la Cámara Argentino China de la Producción, la Industria y el Comercio, explica: “El volumen de exportaciones del año pasado tuvo un déficit comercial de US$ 4500 millones. Y se dio porque bajaron las ventas de aceite de soja –además el precio había bajado-, entonces eso provocó una baja en nuestras exportaciones”. Y suma: “La importación de productos chinos desde la Argentina se no concentró en productos del consumo sino en productos de alta tecnología”.

Y si bien un menor crecimiento de China y el antecedente de déficit de 2011 y de 2010 –donde la balanza comercial fue negativa por US$ 1800 millones- parecería poner en jaque el nicho argentino en China, el especialista asegura que no habrá problemas.

“Los precios de los commodities vuelven a subir y las restricciones a las importaciones harán que se importen menos productos, no solo chinos”, sintetiza Fernández Taboada.

De acuerdo con datos del mercado, las exportaciones a China en materia sojera cayeron un 10,2 por ciento en enero con respecto al primer mes del año pasado, al ubicarse en unas 4,6 millones de toneladas, cifra que tampoco se acercó al nivel relativamente fuerte de 5,4 millones de toneladas de diciembre.

Fríamente calculado. Si bien el dato golpeó a los mercados mundiales, Fernández Taboada sostiene que todo estaba planeado. “Los chinos programan su economía y lo hacen a través de planes quinquenales. El plan que empezó en 2011 prevé un crecimiento del 7 por ciento. No es que los chinos descubrieron que iban a crecer menos”, justifica y destaca: “Una economía al 7 por ciento es muy fuerte más en tiempo de crisis”.

Mientras tanto, la explicación de por qué el Gobierno de Wen Jiabao –el primer ministro- decidió pisar el freno del crecimiento se debe buscar en Europa.

“Europa está en recesión, tiene menos demanda y las exportaciones chinas bajan”, sostiene Fernández Taboada, quien concluye: “El mercado interno de China es de 300 millones de personas, por lo que el gobierno está reforzando el consumo de ese mercado”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos