Cayó la inflación del Reino Unido

Fue la mayor caída en la tasa anual desde abril 2009, cuando la economía estaba en una profunda recesión. 17 de Enero 2012
La inflación británica cayó fuertemente en diciembre ya que los precios de los combustibles cayeron y los minoristas atrajeron a sus clientes con grandes descuentos en vestimenta, lo que otorgó algún alivio a los hogares y le dio más margen de maniobra al Banco de Inglaterra para un mayor alivio de la política monetaria.

De acuerdo con la agencia Reuters, las autoridades están apostando a una fuerte caída en la inflación que alivie los apretados presupuestos de los británicos, para que les permita aumentar el gasto este año y así apoyar una economía que está al borde de la recesión debido a la crisis de deuda de la zona euro.
Los precios al consumidor cayeron a 4,2 por ciento en diciembre desde 4,8 por ciento en noviembre, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas el martes, lo que muestra que el descenso en la inflación desde su máximo de tres años de 5,2 por ciento en septiembre está cobrando impulso.

Fue la mayor caída en la tasa anual desde abril 2009, cuando la economía estaba en una profunda recesión.

 “Esperamos que la inflación vuelva a la meta de 2 por ciento para este otoño (boreal), y -aún cuando no estamos convencidos que volverá a estar donde lo prevé el Banco de Inglaterradebería haber todavía suficiente espacio para aflojar más la política monetaria en el 2012”, dijo Nida Ali, economista de Ernst & Young Item Club, a la agencia.
La inflación todavía está bien por encima de la meta del Banco de Inglaterra del 2 por ciento, pero la entidad prevé que estará por debajo de este nivel para fines del 2012, mientras las debilidades económicas pesan sobre los precios y el efecto del aumento en el impuesto a las ventas y precios de energía del 2011 se desvanece.

Una clara evidencia de la caída de la inflación es una condición previa para muchos miembros del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra para que apoyen más alivio cuantitativo. La mayoría de los economistas esperan que esto se anuncie en febrero.
El ministro de Finanzas, George Osborne, sostuvo la semana pasada que la caída de los precios dio alguna razón para el optimismo, aunque reconoció que estos eran tiempos desafiantes.

La recuperación económica del país se ha estancado y el desempleo parece que aumentará. El grupo empresarial alimentario más grande de Gran Bretaña, Premier Foods, dijo el martes que planeaba recortar 600 puestos de trabajo en el Reino Unido de cara a una débil demanda del consumidor.

Los sindicatos pidieron mayores acuerdos salariales para poner dinero en los bolsillos de la gente.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos