Cadbury-Kraft: una compra que promete mover ficha en la Argentina

Cadbury-Kraft: una compra que promete mover ficha en la Argentina

La confitera Cadbury, que finalmente aceptó ser adquirida por la estadounidense Kraft, es la última firma del Reino Unido que cae en manos extranjeras. La oferta mejorada valúa a la compañía británica en 12.765 millones de euros. Los cambios para la Argentina. 19 de Enero 2010
Tras meses de enfrentamientos entre las dos compañías, Cadbury tiró la toalla y aceptó hoy la última y definitiva oferta del gigante de la alimentación de los Estados Unidos, que valora la firma británica en 11.500 millones de libras (unos 12.765 millones de euros). Así, el acuerdo valora en 850 peniques (unos 943 céntimos de euros) cada título de la empresa del Reino Unido, de los que 500 peniques son en efectivo y el resto en acciones de Kraft. Después de que se divulgasen estos detalles, el primer ministro británico, Gordon Brown, afirmó hoy que su Gobierno está dispuesto a proteger la inversión y los empleos de Cadbury. “Estamos determinados a que se mantengan los niveles de inversión que se hacen en Cadbury en el Reino Unido”, resaltó Brown en una rueda de prensa en Londres junto al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rumpuy. “Por supuesto, estamos determinados a que, en momentos en que la gente está preocupada por sus trabajos, que los empleos en Cadbury puedan ser conservados”, puntualizó.

La movida promete impactar también en el negocio local. Con la compra de la británica, Kraft se hace fuerte en un mercado en el que la argentina Arcor sigue siendo líder. Sus ventas generaron US$ 480 millones en 2008. La compañía, que a fines de la año pasado vivió uno de los conflictos sinidcales más duros de los últimos tiempos (ver aparte), emplea a más de 3500 personas en el país. Tiene tres plantas industriales: la de Pacheco, provincia de Buenos Aires, en donde produce las líneas de galletitas y pastas; un molino harinero en la localidad de Tres Arroyos; y una planta de producción de bebidas en polvo en la provincia de San Luis. Entre sus marcas destacan en bebidas Tang, Clight y Verao. En chocolates distribuye los productos Milka, Shot, Toblerone, Suchard, Tita, Rhodesia, Habanitos, Mini Rhodesia y Snacky. En el rubro alfajores su fuerte son Terrabusi, Milka, Tita, Oreo, Pepitos y Shot. Sin embrago, entre sus ofertas más amplias está el rubro de galletitas. Allí, la empresa hasta ahora comercializaba las brands: Oreo, Pepitos, Melba, Duquesa, Terrabusi Variedad, Anillos, Boca de Dama, Rococó, Lincoln, Manón. Sin olvidar el segmento de crackers donde está presente con: Express, Club Social, Cerealitas, Club Social y Mayco. La compañía liderada en el país por Alberto Prizi, también vende pastas y premezclas. Entre las últimas figura la emblemática Royal y entre las pastas: Don Felipe, Terrabusi, Vizzolini y Canale.

El grupo resultante
Al conocerse el acuerdo sobre la última oferta, las acciones de Cadbury subían un 3,65 por ciento y se situaban en 837 peniques. Según el comunicado remitido hoy a la Bolsa de Londres, los accionistas de la firma británica tendrán derecho a recibir diez peniques por cada acción de Cadbury en forma de dividendo especial. Los términos de esta, la oferta final, refleja la fortaleza del negocio de Cadbury, sus marcas y las posibilidades de crecimiento futuro gracias a la combinación de los dos negocios, agrega. Kraft cree que esta combinación representa una estrategia adecuada y complementaria, que permitirá crear una compañía líder con una cartera de más de 40 marcas y con unas ventas anuales, cada una, de más de US$ 100 millones (unos sesenta millones de euros), puntualiza el texto.

El grupo resultante de este acuerdo -añade- tendrá, además, una posición líder en mercados emergentes, entre ellos Brasil, Rusia, India, China y México.  Kraft considera que el negocio global del grupo creará oportunidades para los empleados y directivos de Cadbury. “Tenemos un gran respeto por las marcas de Cadbury, su patrimonio y su gente. Creemos que prosperarán como parte de Kraft Foods. Esta oferta recomendada representa una oportunidad de peso para los accionistas de Cadbury”, señaló la presidenta y consejera delegada de Kraft, Irene Rosenfeld, en el comunicado. Por su parte, el presidente de Cadbury, Roger Carr, reconoció que la oferta representa un buen valor para los accionistas de la empresa y está satisfecho con el compromiso de Kraft hacia la gente que trabaja para la firma en todo el mundo. Los accionistas tienen de plazo hasta el próximo 2 de febrero para aceptar la oferta.

La anterior, que valoraba la compañía británica en 10.500 millones de libras (11.600 millones de euros), fue calificada por Carr como un intento de comprar “barato” a Cadbury. Antes de que se llegara al acuerdo de hoy, el ministro británico de Empresas, Peter Mandelson, había advertido a Kraft de que podía enfrentarse a una “gran oposición” del Gobierno si quería hacer ‘dinero rápido‘ con la compra de Cadbury.  La firma británica -con 186 años de historia- tiene marcas de chocolatinas como Dairy Milk, Flake, Creme Egg, Milk Tray y Cadbury Rosesy, entre otras, mientras que Kraft -con una antigüedad de 107 años- cuenta con marcas como el café Kenco, el queso Philadelphia, el chocolate Toblerone y las galletas Oreos.

En los últimos años, numerosas compañías británicas consideradas ‘históricas‘ han caído en manos extranjeras, tales como ICI, Corus, Boots, Cazenove o Jaguar Land Rover, y las que pasaron a manos españolas fueron el operador aeroportuario BAA (al grupo Ferrovial) y las entidades Abbey y Bradford & Bingley (al banco Satander).

Cadbury emplea a unas 45.000 personas en sesenta países, pero el sindicato Unite, que agrupa a los trabajadores de la empresa, temen que el acuerdo pueda amenazar 7.000 puestos en el Reino Unido. El sindicato que representa a los trabajadores de la empresa británica, Unite, ha advertido sobre el futuro de los empleos, ya que estima que Kraft puede suprimir puestos a fin de reducir costes.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos