Boudou presentó el canje con una quita del 66,3 por ciento

Boudou presentó el canje con una quita del 66,3 por ciento

El ministro de Economía dio los detalles de la oferta que armó el Gobierno para el segundo tramo del canje de bonos en default, pese a la ausencia de las aprobaciones finales por parte de algunos organismos reguladores del exterior. La operación se habilitará oficialmente en 10 días, cuando esté disponible el registro para los tenedores de títulos argentinos. 15 de Abril 2010

El ministro de Economía, Amado Boudou, anunció públicamente los términos formales de la oferta argentina para la reapertura del canje de deuda. Los bonos serán del mismo tipo que los entregados en 2005. Esta vez, la quita será del 66,3 por ciento para los títulos que se destinarán a los inversores institucionales. En tanto, los minoristas recibirán los intereses devengados en efectivo, con una tasa de interés de 8,75 por ciento. El ministro remarcó que los intereses estimados para el pago de los bonos par es de US$ 160 millones. Además, volvió a resaltar que en el Gobierno esperan una aceptación del 60 por ciento. “Entendemos que vamos a llegar a este piso que nos proponemos”, señaló. Y agregó: “Esta medida va a apalancar la posibilidad de crecimiento", amplió.

En una rueda de prensa brindada en el Palacio de Hacienda, el funcionario especificó que el canje se abrirá oficialmente en 10 días, cuando esté disponible el registro para los tenedores de títulos argentinos en default que no entraron en la reestructuración de 2005. Este permanecerá abierto durante un mes. En cuanto a la propuesta para acreedores minoristas, Boudou descartó un pago en efectivo de los intereses atrasados y remarcó que esta operación supone una ahorro de US$ 9000 millones.

En cuanto a las comisiones a los bancos colocadores, el ministro reiteró que estas van a ser pagadas por los acreedores y no podrán ser trasladadas al Estado argentino. Boudou expresó que esa comisión será de 0,4 por ciento por cada lámina de US$ 100. Con esto, el Estado espera ahorra US$ 65 millones.

Por otra parte, Boudou admitió que hubo una audiencia con el juez Thomas Griesa para acercar posiciones. “El juez se mostró predispuesto y dijo que la Argentina está trabajando para elaborar una propuesta para solucionar el problema”, comentó. El ministro aseguró que el default de principios de 2002 “borró a nuestro país del contexto internacional en materia de financiamiento”. Boudou sostuvo que la suspensión de pagos última “exteriorizó un problema que se inició durante la dictadura militar, cuando comenzó un proceso de endeudamiento permanente”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos