Boudou:

Boudou: "El canje va a ser un buen negocio para la Argentina"

Según el Gobierno, la SEC aprobó la reestructuración del pasivo en default. Amado Boudou dice que la quita será "un poquito mayor al 65 por ciento". 22 de Marzo 2010

Finalmente, hay luz verde para el canje de deuda. El ente regulador bursátil de los Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) dio la aprobación final para la reestructuración de la deuda en default. Ahora, desde el gobierno esperan lanzar dentro de dos ó tres semanas un canje por US$ 20.000 millones, dijo el secretario de Finanzas argentino, Hernán Lorenzino, a Reuters. Durante la reunión anual de las Asambleas de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Cancún, el funcionario señaló que el “el viernes tuvimos la probación de la SEC con lo cual el calendario del lanzamiento es mucho más tight”.

El ministro de Economía, Amado Boudou, reafirmó esta mañana que la oferta que la Argentina hará a los holdouts contendrá una quita “mayor al 65 por ciento”. Así el funcionario dijo que el visto bueno de la SEC era “el último paso formal” antes de realizar la oferta numérica, y consideró que esta reapertura del canje es para “tratar de dar una solución definitiva” al default de la deuda pública argentina del 2001. El funcionario aseguró que “va a ser un buen negocio para la Argentina y una solución para los acreedores”. Por otra parte, el ministro de Economía aseguró que “no es fácil” explicar a sus colegas de otros países la actitud de la oposición respecto de la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont.

La operación contempla el canje de deuda impaga remanente de la reestructuración del 2005, cuatro años después de que Argentina declarara la cesación de pagos por unos US$ 100.000 millones. Según los analistas, uno de los problemas de la operación será la tasa de interés que se deba afrontar con la emisión de nuevos bonos, ya que el Gobierno quiere que sea de un dígito, pero el riesgo país forzaría a que sea más alta.

Los bonos argentinos AR/BONOS acumulan en lo que va de marzo una ganancia promedio del 8,0 por ciento, luego de acumular durante los dos primeros meses del año una baja del 10 por ciento. El país sudamericano busca normalizar sus relaciones con el mundo financiero internacional en momentos de estrechez fiscal para luego regresar al mercado voluntario de crédito y cubrir sus necesidades de financiamiento.

Durante el 2010, Argentina deberá afrontar obligaciones de deuda por unos US$ 15.000 millones. El Gobierno de la presidenta Cristina Fernández dice que un 50 por ciento de los holdouts se ha comprometido a entrar en la reapertura de reestructuración de deuda. Una tasa de aceptación de más del 60 por ciento sería considerada un éxito.

El ministro de Economía, Amado Boudou, dijo recientemente que a los tenedores minoristas de bonos, como los pensionados en Italia, que compraron los bonos cuando estaban a buen precio se le ofrecerán condiciones ligeramente mejores que a los inversores institucionales, que podrían haber comprado deuda barata después de la declaración de la moratoria. La reestructuración de deuda argentina está siendo manejado por los bancos Barclays, Citigroup y Deutsche Bank.

Los bonos argentinos en dólares subían a un máximo de 11 semanas, a raíz del anuncio de que la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC, en inglés), aprobó la propuesta del Gobierno para el canje de deuda.




¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos