Bits para hacer más goles

Bits para hacer más goles

El uso de tecnología en los deportes de alto rendimiento es cada vez más común, especialmente en países donde hay definidas políticas de Estado. En la Argentina, el mejor ejemplo de ello son Las Leonas, que llevan casi una década utilizando un software que les permite mejorar sus actuaciones. 22 de Marzo 2011

Las Leonas tienen un secreto. Además de ponerle la garra y el corazón suficiente a cada partido, a cada torneo, a cada campeonato, afinan cada una de sus jugadas con el buen uso de la tecnología. El hockey sobre césped en la Argentina es así uno de los escasos deportes que se apoyan en soluciones informáticas y dispositivos electrónicos de punta para aprender a corregir errores y no olvidar lo que mejor hacen. Hay empresas en el mundo que se dedican a esta actividad y, a medida que se expanden, se advierten con mayor notoriedad sus resultados.

Hasta ahora, cuando se hablaba de tecnología en el deporte sólo se pensaba en zapatillas que amortiguan las caídas gracias a las cámaras de aire o las camisetas confeccionadas con algún tejido especial que impide que un jugador sienta la molestia de la transpiración. Pero ahora, junto al director técnico, al preparador físico y al médico de un equipo suele haber al menos una persona más, que se dedica, cámara mediante, a filmar jugadas, editarlas, compactarlas y analizarlas con la ayuda de la informática. Esta actividad es común en países donde el deporte forma parte de una política de Estado: España, Australia y Estados Unidos, con el basquet a la cabeza, son sólo algunos ejemplos. Cabe resaltar que, en la Argentina, donde tanto se habla de el Pep Guardiola y su Barcelona, olvidan que una parte del éxito del club catalán y de la selección española de fútbol se debe al uso de tecnología aplicada al mejoramiento del rendimiento deportivo.

Una semilla plantada en Sidney
Las Leonas comenzaron a utilizar tecnología tras las Olimpíadas de Sidney, en 2000. En ese momento, el gobierno australiano contrató a un grupo de ingenieros para que desarrollaran un software que permitiera mejorar el desempeño deportivo del grueso de las disciplinas. Se trata del programa SportsCode que, una vez finalizados esos juegos, fue donado por tratarse de un proyecto sin fines de lucro. Desde entonces, SportsCode forma parte del bolso de entrenamiento de las jugadoras locales.

“Después de la donación, los ingenieros que trabajaron en el proyecto continuaron desarrollándolo y se utiliza en muchos lugares del mundo. Nosotros lo usamos de varias maneras: para analizar los movimientos del rival o para hacer foco en el propio equipo”, cuenta a IT Business Carlos Chapa Retegui, director Técnico (DT) de Las Leonas, campeonas del mundo de hockey sobre césped por segunda vez en septiembre de 2010 en Rosario. En el caso del Barcelona y de su ya mítico entrenador el éxito se debe tanto a la definición de sus tácticas y estrategias, al talento de Messi e Iniesta y a las manos de Valdés como, también al software que utilizan y que fuera desarrollado por Mundoentrenador.com.

“La selección española (la ‘Roja’) es un efecto espejo de lo que se hace en los clubes. Toda esta metodología la ha usado Guardiola en el Barcelona de manera intensa y ha conseguido acelerar la venida de los éxitos. En el caso de la selección, se ha trabajado con toda la base estratégica del Barcelona”, explica desde España, en diálogo telefónico, Luis Casas, director General de Mundoentrenador .com. ¿Qué se obtiene con el empleo de esta tecnología?

Por lo general, el cuerpo técnico suele contar con una persona que está filmando de manera permanente el juego del equipo, durante el entrenamiento y/o en un partido oficial. Esas imágenes se editan, jugador por jugador, a fin de armar una especie de archivo sobre cada uno de ellos. A partir de esa base de datos, se eligen jugadas o movimientos clave para proceder al análisis y trabajar junto con el entrenador la manera de reforzar las buenas jugadas y de corregir las que se encaran erróneamente.

Resultados medibles
El software ayuda a analizar también el juego del rival. Y a partir de ello, elaborar nuevas jugadas, apuntar a los puntos débiles del rival. "El gol de (Carles) Puyol en las semifinales del Mundial de Sudáfrica fue gracias a una jugada armada en el laboratorio de Guardiola. No es casualidad: detrás de esa jugada hubo planificación y estudio en el laboratorio", sentencia Casas.

En el caso de Las Leonas, el encargado de filmar a las jugadoras es Guillermo Laudani, entrenador de las arqueras. “Guille Laudani tiene una cámara HD. Luego de filmar, arma una ventana de código donde ponemos a todas las jugadoras. Hacemos un juego en la pantalla y las situaciones que queremos editar: salidas, cortes, entre otros. Después se pasa a la segunda parte que es el laboratorio, el análisis de lo que se hizo”, describe Retegui y agrega: “Por ejemplo, cada vez que Luciana Aymar toca la pelota se cliquea y se obtiene que participa entre 40 y 50 acciones en un partido. Todo eso se compacta en tres o cuatro minutos y se carga en una base de datos. Cuando termina el partido se le devuelve a cada jugadora lo que sucedió en un pendrive. A medida que esa base de datos va creciendo, se van seleccionando las mejoras jugadas, para potenciarlas", describe Retegui. No es lo único. La aplicación también se utiliza para mejorar el rendimiento colectivo: “Si en las salidas perdemos la pelota en un sector de la cancha entonces vamos a trabajar ese punto en el que estamos débiles para mejorar en el próximo torneo”, apunta el DT.
¿Y se puede medir el impacto del uso de esa información en el entrenamiento? Parece que sí, pero antes de fundametar, Casas cuenta otro caso.

“El equipo español de nado sincronizado entrena 10 horas en el agua. Ese trabajo se va grabando y las nadadoras pueden ir viendo desde el agua el entrenamiento en una pantalla gigante. La entrenadora va corrigiendo en tiempo real los errores, los gestos técnicos y se obtienen los resultados más rápidamente. Hace años, hasta que se grababa el video y se mostraba, pasaban muchísimos días o semanas". En 2009, estas nadadoras ganaron el Mundial de Roma por primera vez en su historia, imponiéndose a chinas y canadienses.
El uso de la pantalla gigante que se emplea en el caso del nado sincronizado se repite también en el Barcelona. El error mostrado al instante, el buen desempeño logrado al momento siguiente, logran ser corregidos y reforzados, respectivamente, a través del sistema visual. Y, como indica Casas, los resultados llegan más rápidamente.

No apto para momentos de tensión
“Hay dos conceptos unidos para alcanzar estas mejoras. Por un lado, inversión de tiempo: para realizar estos análisis hay que tener personal que prepara las imágenes, las elabora y selecciona las mejores para pasar en la previa a un partido. Para eso, se necesita mucho tiempo. Por el otro lado, se requiere talento del propio equipo, que puede mejorar el rendimiento dentro de la calidad que posee. Así, se acelera el proceso de aprendizaje de un atleta porque mejora su metodología. Si es bueno, aprenderá mucho más rápido”, amplía Casas.

La aplicación de la información que se va recopilando se utiliza en distintos momentos: cuando se termina un entrenamiento, un partido o un campeonato; o en el medio de ellos, un entretiempo. En este último caso, su uso apunta a la inmediatez. Y eso conlleva una serie de riesgos que están muy lejos de la aplicación de la tecnología al deporte.

Partido clave
“Los clubes de fútbol españoles suelen contratar a empresas de tecnología en general para que en el entretiempo los directores técnicos muestren a los jugadores las fallas cometidas en la primera mitad del partido”, destaca Casas. Un teléfono móvil bien puede servir para filmar las imágenes de ese partido clave, editarlas rápidamente minutos antes de que termine el primer tiempo y mostrarlas mientras los jugadores están en su descanso, a través de una pizarra digital. A veces, se logra encauzar el mensaje. A veces, no. Especialmente cuando el entretiempo está cargado de una gran tensión.

“No puedo decir el nombre del club pero una vez en un partido hubo un percance en ese sentido. Presentar un video en un descanso es sólo la punta de un iceberg de un gran trabajo previo, que algunos entrenadores utilizan, otros no. En un entretiempo, sólo hay espacio para ver dos o tres jugadas. En momentos de calentura, como suelen darse en ciertos partidos, recomendamos no usar ningún dispositivo tecnológico hasta que no bajen las pulsaciones y los jugadores puedan comprender el mensaje, mas allá del aparato”, advierte Casas. El ejecutivo conoce el destino de alguna que otra pizarra digital que dejó de emitir luz en el preciso instante en que recibía una trompada. Felizmente, la incorporación de tecnología que ayuda a mejorar el rendimiento no remplaza la emoción humana, por más que en algunos momentos resulte inapropiada.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos