BP: los daños por el derrame le cuestan US$ 50 millones

BP: los daños por el derrame le cuestan US$ 50 millones

Las acciones del gigante de la energía se derrumban a su menor nivel en 14 años, en medio de preocupaciones por la capacidad de la firma para enfrentar los crecientes costos derivados de la enorme fuga de crudo en el Golfo de México. 10 de Junio 2010

British Petroleum, la petrolera que intenta contener el enorme derrame de crudo en el Golfo de México, tratará hoy de tranquilizar a sus inversores ante la declinación en el precio de sus acciones y la rebaja de su calificación crediticia. La administración de Barack Obama amenazó además con imponer nuevas sanciones a la firma por el peor derrame de petróleo en la historia del país.

Sumando más presión sobre BP, un funcionario del Departamento de Justicia dijo tras el cierre de los mercados que la institución estaba “planeando tomar acción” para asegurar que BP cuenta con suficiente dinero para cubrir los daños del derrame en el Golfo de México. Más temprano, los ADRs de la petrolera en Nueva York caían casi un 16 por ciento para cerrar en 29,20 dólares, su precio más bajo desde agosto de 1996.

El secretario del Interior de Estados Unidos, Ken Salazar, dijo en una audiencia del Senado que pedirá a BP que pague el salario de los trabajadores despedidos por la veda de 6 meses a la perforación petrolera en aguas profundas decidida tras el derrame.
La cuenta total de la compañía hasta ahora, incluyendo los costos de limpieza, ha alcanzado US$ 1250 millones y el Gobierno de Estados Unidos ya ha advertido que la firma tendrá que pagar millones más en sanciones.

“La moratoria es resultado del accidente que BP provocó. Es una pérdida económica para esos trabajadores y esos son los reclamos que BP debe pagar”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs. Así, BP podría estar yendo hacia una confrontación con la Casa Blanca sobre las crecientes demandas relacionadas con el costo del derrame, dijo una fuente de la firma.

La firma ha dicho que pagará por la limpieza y los daños directos que causó el derrame, como por ejemplo a los pescadores. Pero la fuente dijo a Reuters que la moratoria fue una decisión del Gobierno y que los costos derivados de esa medida son un asunto diferente.  “En algún momento hay que trazar una línea”, aseguró.

Los títulos de la petrolera perdieron un 4 por ciento en Londres ante una posible suspensión del pago de dividendos por presión de los legisladores estadounidenses, que dicen que la empresa debe disponer de su efectivo para solventar los reclamos por el daño medioambiental.

Al responder preguntas de legisladores sobre si el Departamento de Justicia tiene la capacidad de emitir una orden contra el pago de dividendo de BP, el Fiscal General adjunto, Thomas Perrelli dijo que “estamos mirando muy de cerca eso y estamos planeando tomar acción”. Por su parte, ejecutivos de BP han dicho que tienen suficiente efectivo para enfrentar la crisis. Pero el mercado ha mostrado poca confianza al respecto. Con el precio de las acciones de la firma cayendo el miércoles en Nueva York, la petrolera ha perdido más de la mitad de su valor de mercado desde que empezó la crisis.

“La confianza de que BP pueda detener el derrame de petróleo y enfrentar los daños ecológicos ha desaparecido”, dijo el jefe estratega de derivados Joe Kinahan, de TD Ameritrade.

El 20 de abril, la explosión de una plataforma petrolera costa afuera de BP dejó 11 muertos y desató el enorme derrame tras la ruptura de un pozo submarino. La mancha ha causado devastación ambiental a lo largo de la costa estadounidense del Golfo de México y amenaza a las industrias de pesca y turismo. La administración de Obama, que enfrenta el creciente descontento de los votantes sobre su manejo de la crisis, se ha distanciado de la firma. Incluso el presidente ha endurecido su discurso recientemente y dijo en una entrevista esta semana que despediría al presidente de BP, Tony Hayward, si el ejecutivo trabajara para él.

En una señal más de presión del Gobierno a BP, el almirante de la Guardia Costera, Thad Allen, a cargo de supervisar las tareas de limpieza, demandó a la firma entregar más información y transparencia en la manera en la que estaba acogiendo los reclamos de personas y negocios afectados por el derrame.

Aún no hay cifras claras
Allen aseguró a la prensa que BP desplazaría otra plataforma hacia la zona del derrame el 14 de junio. Esa situación permitiría a la compañía subir a 28.000 barriles por día su capacidad para absorber crudo de su pozo. El ejecutivo no precisó si esto significa que la tasa de flujo de petróleo alcance los 28.000 barriles por día, aunque sus comentarios parecen indicar que ni BP ni el Gobierno han determinado aún cuánto petróleo sigue manando.

Según el Gobierno, el flujo de crudo sería de entre 12.000 y 19.000 barriles por día, con un máximo estimado de hasta 25.000 barriles. Científicos estadounidenses presentarían nuevos cálculos esta semana o la próxima.

La mancha de petróleo ha golpeado refugios de vida salvaje en Luisiana y las islas frente a las costas de Misisipi y Alabama y también ha desplazado bolas de alquitrán hacia las playas de Florida. Un tercio de las aguas federales del Golfo se mantiene cerrado a la pesca y la cifra de animales marinos y aves muertas o afectadas con el derrame está creciendo.
El último intento de BP por contener la marea negra, que sigue a una serie de procedimientos fallidos, consiste en colocar una tapa de contención con un sello sobre una tubería en el lecho marino desde donde escapa el petróleo. Pero la solución definitiva no llegaría sino hasta agosto, cuando culmine la perforación de un pozo de alivio.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos