Argentina versus: la otra tabla

Argentina versus: la otra tabla

La cara de la competencia cambia si no se contraponen equipos sino economías. Sepa por qué Corea del Sur ganaría por goleada y por qué, contra Grecia, el empate es el resultado justo. 25 de Junio 2010

Tres jugados, tres ganados. Nueve puntos. Siete goles a favor, uno en contra. Primero, cómodo, a cinco unidades de distancia del segundo. Pero, ¿hubiera ganado la Argentina su grupo, si el parámetro de medición era su economía? Otra hubiera sido la suerte.

Según el Banco Mundial, en 2008, la Argentina tuvo un producto bruto interno (PBI) de u$s 328.465 millones, ó u$s 7.190 per cápita, medido con el método Athlas. La situación no varió tanto, tras un 0,9% de avance en 2009 -según las cifras oficiales, ya que las consultoras privadas hablan de retroceso de 2 a 4 puntos- y una proyección de crecimiento del 4% para 2010, según el consenso de los economistas. ¿Qué ocurre con sus rivales? Por ejemplo, contra Nigeria, el gol de Gabriel Heinze hubiera hecho justicia. Si bien uno de los más relevantes de África, el país tiene un PBI menor al argentino: u$s 207.118 millones, según el Banco Mundial, con datos a 2008. En términos per cápita, la cifra arroja u$s 1170. Tres puntos adentro.

La situación hubiera sido otra en la segunda jornada. El 4-1, es inversamente proporcional a la diferencia contra Corea del Sur. El tigre asiático registró en 2008 un PBI de u$s 929.121 millones, ó u$s 21.530 por habitante. Sus 48,6 millones de habitantes producen casi tres veces lo que, por año, generan los 39,9 millones de argentinos. Caída y con goleada.

La ilusión de la clasificación, entonces, se habría aferrado a una victoria contra Grecia, esperanza acrecentada por el mal momento que atraviesa ese rival. Nueva decepción. De acuerdo al BM, los helénicos registraron un PBI de u$s 355.876 millones, u$s 28.400 per cápita. Aunque, en este caso, la derrota hubiera sido discutida. Además de un déficit fiscal del 12,7%, uno de los detonantes de la reciente crisis fue el falseo que hizo Grecia de sus indicadores. Algo así como un penal inventado o un gol hecho con la mano.

Aunque, a la luz la experiencia del IndeK o el primer acto de D10s en el duelo contra Inglaterra en el estadio Azteca, en 1986, no habría demasiado derecho para protestar. No obstante, la Argentina podría empatar -o imponerse por poca diferencia- con los indicadores de 2010: mientras se proyecta un crecimiento para el PBI doméstico, el FMI augura una caída del 2% para Grecia, contracción similar a la que sufrió en 2009.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos