¿Argentina exportó el corralito?

¿Argentina exportó el corralito?

Cientos de personas marcharon durante el fin de semana a los bancos. Acusaron a los bancos de ofrecer malas inversiones, lo que provocó la pérdida de sus ahorros. 05 de Marzo 2012

Para quienes creían que el “corralito” fue un invento argentino sólo aplicado en la Argentina verán que el fenómeno llegó al viejo continente.

Durante el fin de semana, cientos de españoles salieron a las calles de Madrid, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Cáceres, Vigo, Alicante, A Coruña, Sevilla y Valladolid a pedir por sus ahorros. Los depósitos no fueron incautados, sino que el reclamo gira en torno a inversiones realizadas con el consejo de los bancos, pero que no salieron del todo bien.

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorro y Seguros (Adicae) estimó que 100 mil personas se vieron afectadas por las “participaciones preferentes”, emisiones de deuda sin plazo y sujetas a las ganancias de los bancos. Estas participaciones puede llegar a pagar cero euros a sus beneficiarios, lo que disparó el problema cuando la crisis afectó la inversión de los ahorristas españoles, mientras que los bancos seguían cobrando sus intereses.

El crack se produjo durante 2008, cuando la burbuja inmobiliaria estalló y los fondos de ahorro se perdieron.

Frente a esto, desde Adicae se denunció que “la venta a destajo de productos como participaciones preferentes, bonos y obligaciones subordinadas”, y una larga lista de productos de ahorro que han sido colocados a “más de un millón de ciudadanos dentro de un gigantesco un plan bancario”. De esta forma, desde la entidad aseguraron que eso llevó a “España a un corralito en el que se han bloqueado los sufridos ahorros de más de un millón de personas”.

Tanto en el fenómeno argentino como en el español se pueden encontrar diferencias y similitudes con lo sucedido en la Argentina de 2001.

En aquella época, se bloquearon los depósitos a partir del decreto 1570/2001, y se limitaron las extracciones hasta un techo de $ 250 por semana. Mientras tanto, en España, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) endureció su postura con las entidades financieras e impulsó a bancos y cajas a proponer el canje de las preferentes por acciones ordinarias y otros instrumentos que computen como capital.

El desempleo también estuvo presente en aquel momento y afectó a 4,8 millones de personas. En España, por su parte, la falta de trabajo alcanza a más de 5 millones de personas, y hay que tener en cuenta que el Gobierno anunció la eliminación de 630.000 puestos de trabajo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos