Argentina cae dos puestos en el ranking de competitividad

Argentina cae dos puestos en el ranking de competitividad

El informe elaborado por el Foro Económico Mundial (FEM) consideró que el entorno institucional del país es “uno de los peores del mundo” y reclamó que la actividad empresarial “sea más previsible” para recuperar la confianza de los inversores. 10 de Septiembre 2010

La Argentina cayó dos puestos en el Indice de Competitividad Global 2010-2011 con respecto al año pasado, según el informe del Foro Económico Mundial (FEM). El organismo consideró que el entorno institucional del país es “uno de los peores del mundo” y reclamó un entorno empresarial “más previsible” para recuperar la confianza de los inversores.

De acuerdo al ránking, Argentina ocupa la posición 87, muy por debajo de otros países de la región: Chile es la nación latinoamericana mejor posicionada al ubicarse en el lugar 30, seguida por Puerto Rico (41), Panamá (53), Costa Rica (56), Brasil (58), y Uruguay (64). El reporte del FEM señaló en relación a Argentina que “su entorno institucional es uno de los peores del mundo (puesto 132), con poca confianza pública en los políticos y profunda preocupación por la seguridad jurídica”, situación que atribuyó a “una serie de políticas discrecionales adoptadas por los dos últimos gobiernos”.

En ese sentido, mencionó a la estatización de las AFJP, a la expulsión reciente del director del Banco Central (en alusión a Martín Redrado), usar reservas monetarias “para financiar el crecimiento del gasto público y pagar sus deudas” y una “erosión en la confianza de los inversionistas en la transparencia y la imparcialidad en sus relaciones con el sector privado”.
“En relación con esto, los mercados de factores, siguen siendo víctimas de la rigidez preocupante, burocratización y falta de competencia, que en suma obstaculizan su eficiente funcionamiento”, analizó. Asimismo, planteó que garantizar un entorno empresarial más previsible y un mayor respeto del estado de derecho por parte del gobierno, siguen siendo las prioridades a fin de restablecer la confianza de los inversores y sentar las bases para una competitividad sostenida a largo plazo. Al respecto, juzgó que Argentina permanece “en la parte inferior de la clasificación a pesar de sus diversas ventajas competitivas y las fuertes tasas de crecimiento experimentadas por el país luego de su crisis económica del 2001 (un promedio de 8,5 por ciento entre 2002 y 2008”.

El Índice Global de Competitividad se basa en 12 pilares de competitividad, que incluyen las instituciones, la infraestructura, el entorno macroeconómico, la educación sanitaria y primaria, la capacitación y la educación superior, la eficacia de los mercados de bienes, la eficacia de los mercados laborales, el desarrollo del mercado financiero, la disponibilidad tecnológica, el tamaño del mercado, la sofisticación empresarial y la innovación.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos