Android quiere la supremacía

Android quiere la supremacía

El sistema operativo desarrollado por Google tiene el potencial de convertirse en la plataforma dominante de la comunicación celular. Pero también hay desafíos que prometen afectar tanto a usuarios como a empresas. Las claves. 07 de Febrero 2012

Mark Zuckerberg admitió, en su reciente presentación antes las autoridades bursáiles de Estados Unidos, que su principal ambición tiene nombre: Google. La revelación es entendible: la empresa de Mountain View representa hoy un player que se apresta a tener injerencia en la gran mayoría de ámbitos web que marcarán el futuro. Una de sus principales herramientas es Android, el sistema operativo (SO) para teléfonos inteligentes y tablets. Basado en Linux, gratuito, en apenas dos años logró convertirse en la figura dominante entre los usuarios del mundo. En diciembre de 2011 Andrew Rubin, uno de sus creadores y vicepresidente de la unidad de negocio Mobile de Google, anunció que más de 700.000 teléfonos con ese sistema se activan cada día. Según la empresa de investigación Nielsen, en el mundo, el pequeño marciano ocupa un 46,9 por ciento del mercado de smartphones. Su más próximo comeptidor es el iOS de Apple, que llega al 44,5 por ciento.

Uno de los pilares de su éxito es justamente su base de código abierto, que lo hace implementable en una variedad de equipos mucho más amplia que cualquiera de sus competidores. La imagen se refleja en el mercado argentino, según comenta Pablo Tedesco, director de TBUnit. "La adopción a nivel local tiene que ver con el grado de penetración que tiene en los equipos que se venden", indica. A fines de 2011, LG y Sony Ericsson tenían más de cuatro teléfonos con Android en el mercado. Motorola y Samsung superan los siete modelos cada uno. Todos en un rango de precio de entre $ 500 y $ 2.000.

El precio es otra razón de peso a la hora de explicar la rápida adopción del SO, explica Sebastian Campa, director General de Sony Ericsson Argentina. "Adquirir un smartphone costaba antes mas de $ 800 o $ 1.000, como mínimo. Hoy, hay equipos de $ 500", amplía. Por su parte, Sergio Jung, gerente de Producto de la división celulares LG, cree que "la mayoría de los usuarios elige por precio". La base que permite tal amplitud de valores tiene su apoyo técnico: para correr Android, los equipos no requieren de procesadores potentes y costosos, según indica Germán Greco, director de Producto de Motorola Mobility, recientemente adquirida justamente por Google.

A estos tres factores se suma una cantidad de aplicaciones, que a diciembre 2011 era de 400.000. "Al ser una plataforma abierta, cualquier desarrollador puede hacer una aplicación y ponerla en el Android Market (N.d.R.: la tienda de comercialización de la firma)", indica Campa. El ejecutivo sostiene que para otros sistemas operativos, las aplicaciones son más controladas y sus creadores cuentan con menos recursos. Otro de los impulsores es, según varias fuentes, la facilidad de uso que ofrece el SO.

En la Argentina, el pequeño hombrecito verde se beneficia en no menor grado de las restricciones a la importación que favorecen a los proveedores que producen en el país como Samsung, Motorola o LG. Datos de relevados por el sistema María, indican que, en 2011, más del 40 por ciento de los equipos que ingresaron al país eran teléfonos con Android.
Sin embargo, en sus argumentos a favor también radica una de sus principales flaquezas. la gran penetración que logra, despertó el interés de hackers. Avidos de obtener información privilegiada de los usuarios, apuntan sus armas contra Android.

No obstante, Campa está convencido de que el sistema "va en camino a ser el genérico de los smartphones. Por su parte, Gartner estima que, para 2015, el SO estará presente en casi el 49 por ciento de los teléfonos inteligentes del mercado mundial.
No obstante, los analistas prefieren no anticiparse y recordar las lecciones del pasado. Carrier cree que "finalmente, no va a ser tan relevante la plataforma que el usuario tenga, a lo sumo, habrá diferenciación en cuanto a usabilidad o performance. Pero, después, se podrá hacer aproximadamente lo mismo con todos". Tedesco agrega: "A nivel de los números, Android se está transformando en estándar, habrá que ver después cómo evoluciona".

Por otro lado, cabe tener en cuenta el crecimiento que vive por estos días el iOS, el sistema operativo del iPhone, pero también del iPod y la iPad, que promete una batalla de largo aliento por la superioridad informática en la telefonía interactiva.

Android para Tablets
En el segmento de las tablets, Android se ubica como el segundo mas vendido en el mundo, según los datos de Gartner. En 2010, el porcentaje de tablets vendidas a usuarios finales con este sistema fue del 14 por ciento. En 2011, creció al 19 por ciento y se estima que, para 2015, estará presente en el 38 por ciento de los equipos. Pero, a diferencia del consumidor masivo de smartphones "el segmento que compra tablets tiene un mayor conocimiento de tecnología y eso hace que pueda definir el tipo de sistema operativo que utiliza", explica Tedesco.

A ello se le suma también el precio, sostiene Carrier. "En tablets, es un factor muy importante, ya que esta el iPad, que cuesta entre US$ 400 y US$ 600 frente a tablets con Android, que seria el equivalente a lo que, en las PCs, fueron los clones, marcas desconocidas que vienen con Android y que salen entre $ 1.000 y $ 1.200", indica.
El motivo de que algunas tablets sean más accesibles es que utilizan la misma versión 2.1 o 2.2 del sistema, que no está adaptada para estos equipos. Pero, desde febrero 2011, Google ofrece Honeycomb, la versión del SO desarrollada exclusivamente para este segmento. La primera tablet en ser lanzada con este sistema presintalado fue la Motorola Xoom. Desde sus oficinas, Greco comenta la experiencia: "Si una tablet no tiene la versión 3.0, el producto se trasnforma en un gran teléfono pero no para tablet. Cuando no había salido el 3.0, nosotros, que ya teníamos el equipo, intentamos adaptar el SO pero la experiencia resultó pésima". Eso no quita el factor de accesibilidad y aquí "hay que ver qué quiere el usuario".

Por estos días, el mercado se prepara para la llegada de la próxima versión: el Ice Cream Sandwich. Presentada en funciones, en la feria de tecnología CES 2012, en algunos equipos, promete con la posibilidad de desarrollar simultaneamente para tablets y smartphones.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos