Amado presidente

Amado presidente

En apenas tres años, Amado Boudou pasó de ser titular de la Anses a presidente interino de la Argentina del 4 al 24 de enero de 2012. 04 de Enero 2012

Tres años. En apenas tres años, Amado Boudou pasó de ser titular de la Anses a presidente interino de la Argentina del 4 al 24 de enero de 2012. Sin trayectoria en el peronismo ni carrera legislativa en su curriculum.

Ascenso de alta velocidad, el economista marplatense llegó a Buenos Aires con su militancia universitaria en la UCeDé como única mochila política, aunque hoy represente a un gobierno que se autodenomina nacional y popular.

Por coincidencia generacional y rockera, Boudou fue el protegido de Sergio Massa desde 2002 en la Administradora Nacional de Fondos de Jubilaciones y Pensiones. Fue el actual intendente de Tigre quien le abrió los portones de Olivos y lo acercó a los Kirchner. Primero cuando lo eligió como su sucesor al frente de la Anses en 2008, y luego cuando -como ha relatado públicamente Cristina Kirchner- el entonces jefe de Gabinete llevó a Boudou ante la Presidente y su marido para que escuchen su osado plan: reestatizar los fondos de las AFJP.

El proyecto y su ingeniería económica ascendieron de liga al marplatense, que de allí en adelante se convirtió en hombre de consulta directa de los Kirchner, al margen de Massa, que terminó abandonando el Gobierno en 2009. De hecho, la relación entre protegido y mentor quedó rota desde entonces.

La sintonía entre el matrimonio Kirchner y este economista amante de las Harley-Davidson, la guitarra, la noche y la vida de Puerto Madero se intensificó. Y el premio contante y sonante fue su designación al frente del Ministerio de Economía, menos de un año después, en julio de 2009.

Como ministro, se dedicó a cumplir a rajatabla las órdenes de Néstor y Cristina, sin cuestionarlas. Pero entendió que si quería crecer sostenidamente en la política, debía establecer relaciones que superen a la vigencia del kirchnerismo.

Primero definió una candidatura. Podía ser gobernador de Buenos Aires, ya que vivió en Mar del Plata desde los cinco años, cuando su familia se trasladó desde la ciudad de Buenos Aires.

Pero también candidato a jefe de Gobierno porteño, porque es su lugar de nacimiento. Eligió postularse para competir con Mauricio Macri, porque Buenos Aires tenía a Daniel Scioli como postulante asegurado.

A las críticas por su formación neoliberal, dado su posgrado en el CEMA (Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina), respondió con folklore del peronismo progresista: una foto de Perón y Evita en el despacho, otra con la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. Convenció a muchos. Como al jefe de la CGT, Hugo Moyano, entonces alineado al modelo y a la Casa Rosada, que lo fortalecía con beneficios varios.

Así, un 21 de diciembre, Boudou se convirtió en el candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de Moyano."Está sentado a mi izquierda, pero no creo que sea de izquierda", dijo el sindicalista sobre el entonces ministro en el acto compartido de su prelanzamiento celebrado en la sede de SMATA, en Belgrano al 600. Aunque de inmediato Moyano añadió: "Tenemos uno de los mejores candidatos, un hombre joven, capaz, trabajador, inteligente y pintón".

Boudou supo devolver gentilezas antes del final de 2010, cuando dispuso la transferencia de $ 170.000 al Centro de Estudios Económicos Sindicales.

Pero a la hora de elegir al candidato porteño, Cristina prefirió a Daniel Filmus, el que medía más en las encuestas. Y es que el vicepresidente no tiene votos propios. En todo caso, lo más cerca del apoyo de las bases que estuvo hasta ahora fue con su alianza con la CGT.
No por nada, el supersecretario Guillermo Moreno, hoy bajo su mandato, le advirtió en un pasillo de Economía hace pocos meses: "Gordo, con vos está todo bien, pero con tu jefe no". Su jefe, para Moreno, se llama Hugo.

"Estoy muy orgulloso de tener en nuestro espacio político líderes como Moyano", dijo a mediados de año Boudou. ¿Podría decir lo mismo hoy en pleno enfrentamiento discursivo entre la Presidente y el camionero? Es más, ¿podrá mantener al moyanismo en paz durante los días de su presidencia? Porque el mismo día del anuncio oficial sobre la enfermedad de Cristina Kirchner, el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se cruzó con el jefe del gremio de los empleados Judiciales y ultramoyanista Julio Piumato, que terminó llamando gorila al senador. Fue un aperitivo de lo que vendrá.

La pelea quedó congelada por la operación de la Presidente que se está llevando a cabo hoy en el Hospital Austral. Pero resurgirá con los días. Es sólo una cuestión de tiempo.

Serán 20 días intensos (a partir de hoy) los de Amado como jefe de Estado. Ya recibió la advertencia pública de Cristina: "Ojo con lo que hacés". Y la idea es que sea una gestión más administrativa que personal.

Dependerá también de las declaraciones públicas que haga el Presidente interino, hasta ahora uno de los adalides discursivos en las peleas mediáticas del Gobierno. Llamó "profetas del odio" a algunos periodistas y calificó de "golpistas" a los opositores en varias ocasiones. Es mucho más agresivo del tono que adoptó Cristina en el último año.

Después de la Presidencia, Boudou va a soñar más alto de lo que lo hacía hasta ahora. Se imaginaba jefe de Gobierno en 2011, pero con Scioli sin posibilidad de reelección, su más reciente objetivo era la provincia de Buenos Aires en 2015.

Hoy puede creer que tiene posibilidades de convertirse en el sucesor de Cristina.
La diferencia es que la Presidente milita desde los 17 años, fue legisladora provincial, diputada nacional, senadora y vivió 32 años al lado de un dirigente político de primera línea.
Boudou fue disc jockey, empresario, economista, ministro y ahora vicepresidente.

En ningún caso, hasta ahora, se sometió al bautismo de los votos. Y quedó demostrado que los compañeros de fórmula no son dueños de los sufragios en las elecciones presidenciales. Basta con analizar el caso y ocaso del ex vicepresidente Julio Cobos.

Un ascenso meteórico
* En sólo tres años, Boudou pasó de titular de la Anses a presidente interino de la Argentina.
* Con un pasado militante en la UCeDé y un postgrado en economía en el CEMA, hoy representa a un gobierno que se autodenomina nacional y popular.
* A días de hacerse cargo de la Presidencia, ya recibió una advertencia de Cristina: “Ojo con lo que hacés”, le lanzó CFK en público.
* Con Scioli sin reelección en 2015, su próximo objetivo parecía ser la Provincia.
* Pero hoy ya se permite soñar con convertirse en sucesor de Cristina.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos