Alicia López:

Alicia López: "En vez de investigar el lavado, la UIF está para hacer show-off"

La revelación de que el gobierno de los Estados Unidos dejó de enviar información a la Argentina sobre lavado de divisas porque la Casa Rosada usó esos datos para operar políticamente contra la oposición desató un escándalo que puso bajo la lupa a los organismos locales encargados de combatir ese delito. 12 de Noviembre 2010

La Unidad de Información Financiera (UIF), el organismo encargado de asegurar la transparencia de las transferencias de fondos y de combatir y prevenir el lavado de dinero en el país, quedó esta semana envuelta en bruma, cuando se conoció que los Estados Unidos dejó de enviar información sensible luego de comprobar que una serie de informes que había girado a la entidad argentina fueron usados para montar operaciones políticas y de prensa contra la oposición. La Fincen (el organismo del Tesoro estadounidense encargado de investigar el lavado de divisas y de combatir los delitos financieros) cortó su relación con Buenos Aires luego de una filtración de datos sobre movimientos bancarios de un ex socio de Francisco De Narváez publicada por el diario Página/12 el año pasado, apenas unos días después de que el diputado del Peronismo Federal derrotara a Néstor Kirchner en las elecciones de cargos legislativos nacionales en la provincia de Buenos Aires. Según publicó La Nación -el diario que reveló el escándalo-, la Fincen alegó que la difusión de datos confidenciales sobre investigaciones en curso para desprestigiar a adversarios políticos del Gobierno viola los acuerdos bilaterales de intercambio de datos.

Para hablar sobre ese episodio, WE entrevistó a Alicia López, la primera titular de la UIF y quien contribuyó a moldear el organismo de prevención, que lleva ya casi 10 años de trabajo, con resultados y gestiones muy controvertidos. Apasionada por su trabajo y -como ella misma dice- por “la investigación” de los casos de lavado, López asegura que el episodio de la filtración refleja que la UIF está condicionada hoy por motivaciones políticas, que "se usa para operaciones", que el objetivo del organismo es montar un "show-off" y que elige las causas en las que se presenta como querellante pero evita otras que afectan al Gobierno, como por ejemplo "el caso de la valija de (Alejandro) Antonini Wilson".

En estos casi 10 años, ¿qué objetivos cumplió la UIF? ¿Hubo condenas por lavado de dinero, por ejemplo?
No, hasta ahora hubo sólo condenas por temas administrativos, por la falta de sujeción a normas, o sanciones, pero específicamente, partiendo de un reporte de operación sospechosa, con la nueva ley, que yo sepa no hay condenas. Durante mi gestión había por lo menos tres o cuatro reportes que ameritaban haber llegado a esa instancia. Por eso yo digo que no todo tiene que caer sólo en el sistema prejudicial: también soy una persona crítica de los jueces que tratan estos temas. Mi gestión fue un fracaso porque yo no era la persona que convenía para ese puesto, me trabaron por todos lados. Luego pusieron a las personas en beneficio de lo que fuera. El tema éste que se está tratando ahora, la filtración de datos sobre De Narváez, es de la época de Rosa Falduto (la titular de la UIF en el momento en que se recibieron los datos, cuya difusión cuestiona la Fincen) pero hoy también sigue habiendo filtraciones, en la gestión de José Sbattella (el actual presidente de la UIF, que depende del Ministerio de Justicia).

¿Qué tipo de filtraciones?
Por ejemplo, las multas que se pusieron a los bancos. ¿Por qué tienen que salir a publicidad? Si no está firme el delito, si no se sabe si hay constatación del dato, si no se sabe cómo se va a valorar, es un perjuicio el que se está causando. Esto es puro show-off. Si yo tengo que aplicar una sanción, la aplico y no digo nada. No tengo que estar anunciándola a los cuatro vientos, si yo sé que está bien aplicada. Hay que esperar hasta la condena, porque el riesgo reputacional es muy embromado, y más en el caso de un banco.

¿Qué pasa si el Gobierno dice en esa instancia que un banco lava dinero y la gente retira sus depósitos? ¿Cómo se revierte eso?
¿Usted cree que eso fue parte de una decisión política de la UIF?
Yo lo veo como un show. Ellos hacen show-off. Ahora parece que están para hacer un show-off. La UIF no está habilitada legalmente para hacer inspecciones. Este año hizo dos o tres. Yo no estoy de acuerdo en que pueda hacerlo, pero por ejemplo, fueron a Joyerías Ricciardi. Dicen que fueron solamente a pedir los manuales de procedimiento, pero al otro día eso salió publicado.

Contadora de profesión, formada como técnica en la investigación de delitos financieros durante años en el Banco Central, López contribuyó con su trabajo en causas judiciales y en informes parlamentarios. Fue la primera titular de la UIF desde su creación en noviembre de 2001 -un año antes se había sancionado la ley que dio origen al organismo, conocida como de "Encubrimiento y lavado de activos de origen delictivo"- y dejó su cargo cuatro años más tarde, cuando se cumplía su mandato de cuatro años. Como la ley le impedía dedicarse a la materia que más le interesa, luego de dejar la función pública López volvió por casi tres años a asesorar a empresas privadas de comercio exterior, tal como había hecho al principio de su carrera. Hace poco que pudo retomar su trabajo de experta en el combate de lavado de activos y ahora asesora a algunos bancos y otras empresas en el tema. Conoce la cuestión en profundidad, y suele ser invitada a participar o exponer en cuanto seminario roce la cuestión. 

En el caso de la filtración denunciada por la Fincen, Sbattella argumenta que pudo haber sido la Justicia y no la UIF.
Pudo haber sido todo lo que él quiera en ese caso, pero en el caso de las sanciones a los bancos, o en el caso de las inspecciones de este año, fueron ellos. Ya no hay una instancia judicial ahí. Entonces, “dime con quien andas y te diré quien eres”. Además, en el caso de la fitración de lo de De Narváez no se abrió una causa judicial. En un caso similar cuando yo era presidente, se investigó la filtración en la Justicia por divulgación de secreto. Acerca de lo que dice Sbattella cuando argumenta “no era mi gestión”, digo “pero si vos estás haciendo lo mismo”. ¿O decir que uno aplica una multa no es divulgar? ¿Eso no es levantar el secreto de una investigación? Esta es la realidad, esto es un showoff. Incluso, ellos creen que con eso van a modificar los informes críticos del GAFI (el Grupo de Acción Financiera Internacional sobre el blanqueo de capitales, que asegura que la Argentina no está haciendo lo correcto para mitigar el lavado de dinero) y no lo van a lograr. El problema del GAFI va más allá de tener una ley mejor. El problema nuestro es un problema de ética, de factor humano. El factor humano incide mucho en este caso, y puede ser por desconocimiento, por negligencia o por conveniencia.

¿Se puede remontar la confianza en la UIF de parte de otros organismos internacionales luego de este episodio?
No sé. Vos firmás un memorándum de entendimiento y el memorándum prohíbe la divulgación. Hay un tema fundamental es que acá hay dos tipos de herramientas: una administrativa y otra judicial. Lo que el memorándum de entendimiento no contempla es que el secreto se levanta si te lo pide el juez. De hecho, la Justicia no puede usar en la Argentina la información que se consiguió administrativamente, porque pertenece a otro país. En ese caso, debería enviar una rogatoria o un exhorto.

Luego de la salida de la UIF de Rosa Falduto, quien la reemplazó a usted, ¿se produjo algún cambio con Sbattella?
Sí, hubo un cambio: que está haciendo las cosas mal. Falduto no hizo nada, salvo lo que le mandaron, es la realidad. Pero Sbattella quiso “remar” las críticas del GAFI haciendo cosas malas. Insisto: aplicá sanciones, pero no las des a publicidad. Eso no es ético y está prohibido. ¿Por qué tengo que dar a conocer algo si no quiero hacer un show para afuera? ¿Creen que el GAFI es estúpido? Acá se insiste con el tema tributario, y el lavador es un excelente pagador de impuestos. Desde que fue preso Al Capone por evasor, el lavador se cubrió perfectamente de ser evasor para no caer por eso. Meter el delito tributario en este tema es ensuciar la cancha, así vamos a terminar buscando hasta el monotributista. El lavado debe perseguir a una organización criminal, persigue al narcotraficante, al contrabandista de armas, al secuestrador, al corrupto. Hay un desconocimiento del tema. La UIF debe independizarse del poder político, debe ser totalmente independiente. En mi gestión yo tuve un problema: la ejecución del presupuesto. Como la UIF depende del Ministerio de Justicia, para ejecutarlo yo tenía que pedirle a Justicia y ellos a Economía. Conclusión: nunca podía ejecutar el presupuesto y al año siguiente me daban menos porque decían “si no lo ejecuta es que no lo necesita”. Terminemos la tercerización. Si no, todo el mundo tiene miedo sobre quién va ir como cabeza de la UIF. Yo pido una UIF independiente, que pueda investigar. El Estado tiene que perseguir el lavado y no los privados. El sector privado tiene que acompañar. Si seguimos con este nivel, no va a haber ni buena ley, ni buena norma que pueda llevar a una condena. Las personas que estén involucrados en esto tienen que ser servidores públicos, mientras no lo sean, no tengan principios, busquen quedar bien con alguien o quedar bien con el bolsillo, vamos a tener problemas. Las recomendaciones del GAFI apuntan a la parte técnica, pero yo digo: se están olvidando del factor humano.

¿Cómo se consigue revertir esa situación?
Hay un factor humano que hay que renovar. Se necesitan nuevos aires, y eso tiene que estar controlado. Esto viene desde siempre. Ahora es político, porque se usa para operaciones políticas. Sbattella dice él mismo que no tiene ninguna experiencia en el tema. Pero aparte, insisto: la UIF se presenta como querellante en casos de lavado y me parece ridículo. ¿Para qué le estamos pagando a los fiscales? Además, resulta que seleccionaste las causas: te presentaste en una, pero no sos querellante en la causa de la valija de Antonini. Ahí no te presentaste. Presentate en todas o en ninguna. Es un problema, porque si te bajan línea y no podés hacerlo todo, no te presentes como querellante en ninguna causa de lavado de activos.

La persecución que provocó la reacción de los EE.UU.
El lunes pasado, el diario La Nación reveló el malestar del Tesoro estadounidense con la UIF. Según la nota, "el quite de colaboración fue decidido por la Red de Combate de Crímenes Financieros (Fincen, por sus siglas en inglés), la unidad antilavado del Departamento del Tesoro, al verificar que los datos confidenciales que le solicitó desde Buenos Aires la Unidad de Información Financiera (UIF) sobre De Narváez salieron a la luz en julio de 2009 en medios de comunicación muy cercanos al Gobierno".

La Nación recordó que el 5 de julio de 2009, Página/12 había publicado una extensa crónica titulada "Los negocios del Patán", en donde se aseguraba que la Fincen investigó a Francisco De Narváez. En realidad, la nota de Página/12 citaba un informe que la Fincen remitió a la Unidad de Información Financiera en 2008, en el cual informaba que estaba investigando movimientos financieros de De Narváez. Del texto de Página/12 surgía que el periodista que hizo la nota había accedido a la versión completa del informe, que la Fincen había girado al gobierno argentino pensando que se trataba de datos confidenciales.

La publicación de Página/12 se produjo una semana después de que De Narváez derrotara a Kirchner en las elecciones parlamentarias del 28 de junio de 2009, pero, según denunció el diputado del Peronismo Federal, formaba parte de una larga campaña de hostigamiento fomentada por dirigentes del kirchnerismo y replicada profusamente por la prensa oficialista a lo largo de la campaña electoral. Esa "larga campaña" incluyó una investigación que llevaba adelante el juez federal de Zárate-Campana, Federico Faggionato Márquez, en la cual se vinculaba a De Narváez con una causa por exportación ilegal de efedrina a México. La justicia terminó anulando lo actuado por Faggionato Márquez, el juez recibió 36 pedidos de juicio político por las irregularidades cometidas en esa y otras numerosas causas y en octubre de 2009 el Consejo de la Magistratura lo destituyó, en una decisión tomada por unanimidad. Veinte días antes de las elecciones, también Página/12 había publicado una nota en su portada titulada "Operaciones sospechosas", en la cual se aseguraba que la AFIP investigaba el patrimonio de De Narváez. En ese caso, el dirigente se defendió de las acusaciones con el argumento de que "el kirchnerismo, a través de Ricardo Echegaray (jefe de la AFIP), busca enlodar el buen nombre y honor de quienes pensamos distinto que su jefe político o nos atrevemos a desafiarlo en el terreno de la democracia". En esa denuncia, presentada en Mar del Plata, participaron funcionarios de la AFIP y abogados relacionados con ellos que son investigados por la Justicia por el otorgamiento de subsidios irregulares de la ONCCA.

La advertencia del GAFI
El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) le reclamó a la Argentina afrontar las "deficiencias" constatadas en el sistema local de prevención y lucha contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo, que muestra una "falta de efectividad" y "adecuada coordinación". El reclamo del GAFI salió a la luz a través de un documento de 25 carillas que el organismo publicó su página Web, a modo de "resumen ejecutivo" de la evaluación que expertos de todo el mundo llevaron adelante sobre el país. Junto a la difusión del informe, el GAFI envió una carta al Gobierno en el que expresó su “decepción” por las falencias del sistema local, lo que podría derivar en serias sanciones. En ese marco, el mes próximo el presidente del GAFI, Luis Urrutia Corral vendrá a Buenos Aires para dialogar con las autoridades locales.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos