Acción en los valles

Mientras los días soleados acompañan el colorido esplendor de sus paisajes, Mendoza renueva su atractivo a la hora de planear escapadas para disfrutar de aire puro entre excursiones y actividades de turismo aventura. 26 de Noviembre 2010

La provincia de Mendoza es una verdadera meca para los amantes del turismo aventura. Las opciones son muchas y se extienden en una geografía donde pueden hallarse desde volcanes y montañas que invitan al trekking hasta apacibles lagunas para actividades náuticas y esos tumultuosos ríos que congregan a los adeptos al rafting.

Sin duda, uno de los puntos clave a considerar para acceder a estas propuestas es el valle de Potrerillos. Rodeado por un angosto camino de cornisa a 1350 metros sobre el nivel del mar, este lugar centraliza uno de los más privilegiados escenarios para los amantes de la adrenalina. Está a poco más de media hora de la ciudad de Mendoza y se abre entre cerros y paisajes enmarcados por el Cordón de Plata, surcados por los ríos Mendoza y Blanco junto a numerosos afluentes.

Potrerillos es un centro ideal para todas las variantes de trekking, principalmente siguiendo las zigzagueantes huellas de los arroyos, mientras que la posibilidad de realizar cabalgatas depara ocultos atractivos entre los cerros y no faltan alternativas como kayak, river board y rappel. Pero sin duda, es el rafting la opción que se ha impuesto como la actividad de moda, particularmente gracias a las características de los rápidos del río Mendoza.

Aventura y adrenalina se conjugan en esta actividad de turismo activo, donde el contacto directo con la naturaleza implica dominar tumultuosas aguas y remolinos sobre una pequeña balsa neumática o gomón. Por supuesto, es infaltable la compañía de guías expertos que brindan antes de cada bajada las instrucciones correspondientes para disfrutar al máximo de la aventura. El río Mendoza cuenta con los niveles de dificultad III y IV, que si bien son altos, también se adaptan perfectamente para los no experimentados.

Caminos del sur
El sur mendocino muestra una diversidad de paisajes, colores y relieves que cobran especial atractivo a la hora de pensar en paseos al aire libre. Valle Hermoso es uno de esos lugares que invitan a ser recorridos. Se encuentra a unos 20 kilómetros de Las Leñas, en el departamento de Malargüe, y aparece en el momento en que las alturas cordilleranas dan paso a un mirador increíble. Desde allí, la pacífica amplitud de este valle sorprende. Después, tras dejarse llevar por una fuerte pendiente, el constante zigzagueo va cambiando las perspectivas del entorno a lo largo de unas 60 curvas y, finalmente, conduce hasta las límpidas aguas de deshielo de una laguna. También hay dos importantes arroyos que realzan la belleza del valle antes de unirse para formar el río Grande.

Todo este contexto de montañas, ríos y lagunas conforma una de las más seductoras propuestas de la naturaleza mendocina para realizar desde trekking y turismo aventura hasta actividades náuticas o pesca con mosca. No falta, incluso, la posibilidad de encontrarse con antiguas pinturas rupestres. El aire puro y la sensación de haberse internado en un paraíso escondido apenas da lugar a algunos servicios básicos, pero no falta algún parador donde degustar comidas regionales y, como plato ineludible, los famosos chivitos asados.

Vale recordarlo: el chivito es la comida típica de esta región, especialmente de la ciudad de Malargüe, donde en enero de cada año tiene lugar el Festival Nacional del Chivo, con espectáculos folklóricos y stands con productos típicos y artesanías.

Zona de volcanes
A 160 kilómetros de Malargüe se accede a un singular entorno de volcanes y campos de roca fundida ubicados dentro de la Reserva La Payunia. Por las particularidades de su relieve, este lugar es considerado uno de los campos volcánicos más vastos de América del Sur. Su geografía también resguarda a numerosas especies de fauna autóctona, principalmente a grandes poblaciones de guanacos. Al recorrer la reserva no podrán dejar de verse los volcanes Payún Matrú, el principal de la región, el Payún Liso, de laderas más empinadas, y el Santa María, fuente de una extensa capa de lava conocida como Escorial de la Media Luna.

La Payunia es una reserva protegida, por lo que para entrar es necesario contratar un guía autorizado. Los circuitos más tradicionales se dividen entre paseos por los volcanes; travesías en 4X4; trekking con distintos niveles de exigencia; cabalgatas que pueden tomarse al este de la Reserva, en el paraje La Agüita, y safaris fotográficos entre guanacos, maras y choiques.

Datos útiles
La aerolínea Lan tiene vuelos a la capital mendocina que demoran poco menos de dos horas (consultas en www.lan.com; 0810-9999-526).

Desde Mendoza a Malargüe se puede llegar en micro o, como opción recomendable, en una combi que hace el recorrido directo. Otra opción es volar a San Rafael, distante 150 kilómetros de Malargüe (consultas en www.aerolineas.com.ar).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos