Abram:

Abram: "Los mercados reaccionan porque disminuye el temor a un gobierno hegemónico"

Para el economista socio de la consultora Exante, CFK mantendrá la política económica que llevaba adelante el ex presidente Nestor Kirchner. No cree que se vaya Boudou y ve como riesgoso una alianza con Moyano. 28 de Octubre 2010

Néstor Kirchner era ex presidente, diputado nacional, presidente del Partido Justicialista y secretario general de la Unasur. Pero, además, tenía un cargo no explícito: el de ministro de Economía. Sin tener un lugar formal en Hacienda, era, en definitiva, quien llevaba las riendas en esa materia. Por eso, con su muerte, se abren interrogantes que los especialistas buscan esclarecer.

Tal es el caso de Aldo Abram, socio de la consultora Exante, quien asegura, en entrevista con Apertura.com, que "en el corto plazo, no debería haber grandes cambios en el contexto" y que, de hecho, piensa que "va a ser mucho más determinante lo que pase en la economía y en los mercados luego de la reunión de la Reserva Federal de la semana próxima". Sin embargo, es cierto que en términos políticos, el kirchnerismo perdió a su principal líder y estratega. "Esto puede condicionar el hecho de que puedan sostenerse en el poder más allá del actual mandato. Pero yo creo que la Presidenta y su equipo cuentan con los instrumentos y la capacidad para seguir gestionando la economía y el poder en la Argentina por lo menos hasta el fin de su mandato y no creo que esto debería generar turbulencias", explica.

¿Cuál será, ahora, el rol de Amado Boudou?
Kirchner fue el que determinó siempre las estrategias de política económica desde que Roberto Lavagna dejó el cargo. Desde entonces, los ministros han sido simplemente técnicos que cumplieron órdenes. En este sentido, no creo que vaya a haber demasiados cambios en el rumbo, no hay tiempo para hacerlos y las estrategias políticas ya están determinadas en los temas más importante. Estos son: la negociación con el Fondo Monetario Internacional y con el Club de París. Además, creo que realmente Amado Boudou más allá de haber sido un soldado del ex presidente tiene la capacidad para gestionar la economía en lo que resta del periodo.

¿Cree que puede llegar a haber cambios en el Gabinete?
No me parece una buena idea. En el caso de Boudou, no creo que haya demasiada gente más capaz que él dispuesta a sumir ese cargo.

Ayer los bonos y las acciones locales operaron en alza en las bolsas del mundo. ¿Qué lectura se debe hacer?
La muerte de Néstor Kirchner tiene dos lecturas. Una es la del ciudadano común y corriente que tiene incertidumbre. Pero, además, hay una reacción que está focalizada en el largo plazo: el temor a que la Argentina evolucione a un poder concentrado hegemónicamente en una persona y que su calidad institucional se diluyera. Eso no es bueno y era un riesgo que los inversores veían con más preocupación en el futuro del país. Y como el kirchnerismo perdió al líder que era capaz de llevarlo por ese rumbo, las probabilidades de que ocurra cayeron sensiblemente. Y eso debería ser un factor de tranquilidad para la gente, porque si el gobierno no hace alguna locura y la Reserva Federal convalidad las expectativas de expansión de liquidez mundial, el escenario para la Argentina tiene que seguir siendo bueno.

¿Esto fue una reacción coyuntural o perdurará en el tiempo?
Cada vez más se va a ir entendiendo que la probabilidad de que la Argentina tome esa ruta es menor. Aunque uno pueda imaginarse una salida de Cristina Fernández entregando el mandato a otro candidato “filokirchnerista” en 2011. El riesgo es que la misma persona permanzca en el poder buscando hegemonizarlo y concentrarlo en forma creciente, y eso es imposible de cambiar. Esto, evidentemente, tenía que ser una preocupación para los inversores en términos de los activos argentinos.

¿Cómo cree que van a evolucionar los indicadores macroeconómicos?
Yo no creo que haya un cambio en materia de política económica. Néstor Kirchner tenía concepciones ideológicas compartidas con el resto del equipo y con Cristina Fernández. No hay indicios de pensar que se puedan llegar a cambiar el rumbo. Creo que lo que hace a las ideas y rumbo económico había compartido pensar y la presidenta va a seguir por ahí y va a dar la orden de quiénes se encargan de esos temas.

¿Espera cambios en el Indec?
No va a cambiar. Evidentemente, nadie quiere reconocer que estuvieron mintiendo a la gente. Eso hay que tacharlo de la agenda mientras el kirchnerismo esté en el poder. 

Con este nuevo panorama político, ¿cómo se imagina las elecciones en 2011?
Sin lugar a dudas el kirchnerismo va a buscar un candidato: Cristina o alguien de su riñón, que podría ser Scioli o Capitanich. Aunque yo veo a Scioli y no creo que ninguno del gabinete compita. Ese es uno de los costos de hegemonizar el poder: los que te quedan son más bien tropas no generales; y los generales se te van. Hay gobernadores que están ubicados como posibles candidatos a presidente. Pero, aunque en ese sentido pueda haber continuidad del modelo económico, seguro que no es lo más grave, porque los modelos económicos van y vienen en la Argentina. Lo más grave hubiera sido, justamente, la continuidad en el poder de una persona para ir camino a una autocracia.

¿Cree que Cristina va a buscar nuevos aliados para terminar su mandato?
Fernández va a tener que recomponer la alianza del Gobierno. Mi principal temor es que quien pueda ofrecer o quien pueda tentar con poder sea Moyano. Después puede ser que se tienda a acercar a algunos que respondieron bien en otras épocas, pero hoy el kirchnerismo va a tratar de estructurar una alianza para sostenerse en el poder y sobre todo con la visión de tener una salida sin tropiezos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos