A la espera del desembarco

A la espera del desembarco

Triunfan en el mundo y aún no llegaron a la Argentina. Las franquicias que hoy se expanden fronteras afuera y, todavía, no hicieron pie. 15 de Octubre 2010
1.  Pump it Up: divertirse no tiene edad
Los adultos no saltan. No es sólo porque queden exhaustos, sino porque hay cosas que se dejan de hacer en algún momento de la vida. Pero el tabú de una persona es la oportunidad para otra. Así nació Pump it Up, propuesta que reúne en un lugar cerrado castillos inflables para todas las edades. Nacido en 2000, es la cadena de inflables más grande de los Estados Unidos. El salón se alquila exclusivamente para fiestas privadas y, por las tardes, es común ver a los niños llegar en malón por algún cumpleaños. Pero, a la mañana, cuando están en el colegio, Pump it Up tiene programas de entrenamiento para equipos de trabajo, basándose en la premisa de que la comunicación dentro de una oficina mejora cuando los empleados rompen el hielo y se tiran por toboganes de seis metros de altura. “Liderar el grupo con alegría” (para la puesta en escena del liderazgo), o “trepar en equipo” (para mejorar la cooperación) son algunas de las acciones. La sesión de PIU sale US$ 2000, más barato que un día de golf, por ejemplo. El costo de la franquicia es de US$ 40.000 y la inversión requerida parte de los US$ 300.000. Además, se exige el pago de un canon del 6 por ciento (
www.pumpitupparty.com). 

2. Sport Clips Haircuts: donde el pelo y el deporte se fusionan
Cortarse el pelo ya no es una pérdida de tiempo. Al menos, para los hombres, ya que tienen una peluquería exclusiva, donde transmiten clips de deportes desde que entra el primer cliente hasta que se va el último. Toda su decoración es temática y no hay sector que no esté alcanzado por pantallas de LCD con los partidos del momento. La idea surgió de Gordon Logan, al advertir que existían muchos salones para mujeres pero ninguno era representativo para hombres. Rápidamente, creció, hasta llegar a las 680 tiendas en los Estados Unidos. El costo de la franquicia es de US$ 49.500 y la inversión arranca en los US$ 153.200. Hasta ahora, se otorgaron sólo dentro de los Estados Unidos. (
www.sportclips.com). 

3. Taco Bell: comida rápida mexicana 
En tiempos en los que la comida mexicana está de moda, la Argentina todavía carece de ella bajo el concepto fast food. De eso se trata Taco Bell, fundada en 1962 y que otorga franquicias desde 1964. La empresa es parte de Yum! Brands Inc., la compañía mundial más grande de restaurantes, en términos de cantidad, con 35.000 locaciones en más de 110 países. Yum! también es dueña de Kentucky Fried Chicken, Pizza Hut y Long John Silvers. Tras posicionar fuertemente en el mundo a Pizza Hut y KFC, tiene la intención de hacer lo mismo con Taco Bell. El costo de la franquicia es de US$ 45.000 y requiere de una inversión inicial de US$ 1,1/1,7 millón. No se otorga financiamiento y se cobra el 5,5 por ciento de royalty. A cambio, se obtiene entrenamiento, publicidad y soporte operativo (
www.yumfranchises.com).

4. Signarama: sinónimo de cartelería
Todas las empresas, de cualquier tamaño o sector, se dan a conocer, rotulan sus tiendas u oficinas, vehículos y fachadas. Signarama es la primera compañía de rótulos del mundo y líder en franquicias del sector. Tiene una red de más de 950 tiendas, llamadas Centros Integrales del Rótulo, en más de 50 países. El concepto Signarama se creó para ofrecer una alternativa de servicio completo en la compra de elementos de rotulación. El servicio se ofrece en cada paso del proceso, empezando por el diseño de un cartel hasta su instalación. Sus productos van desde lo más clásico, como es la cartelería de neón, hasta la digital, pasando por el pequeño letrero que indica un baño público, hasta las lonas fotográficas que cubren edificios completos (muchas veces, durante su remodelación). El canon inicial es de unos US$ 40.000, la inversión parte de los US$ 55.000 y el royalty es del 6 por ciento. (
www.signarama.es/3033/Franquicia+de+Exito

5. Moe’s: fast casual
Moe’s es el ejemplo de un concepto relativamente nuevo y en crecimiento en la industria de los restaurantes. Es una opción intermedia entre el fast food y el casual dinning: el fast casual. Al igual que en los locales de comida rápida, no se ofrece un servicio de mesa pero tiene una ambientación moderna y sofisticada, y comida fresca de calidad superior. El costo promedio de un menú va de US$ 8 a US$ 15. En el mundo de la comida mexicana, el pionero en este segmento fue Chapotle, hoy líder en su rubro, aunque no entrega franquicias. Moe’s, en cambio, creado en 2000, en la ciudad de Atlanta, ya tiene 400 locales en los Estados Unidos y busca expandirse internacionalmente (hasta ahora, sólo lo hizo en Canadá). El costo de la franquicia es de US$ 30.000 y requiere una inversión de US$ 350.000 a US$ 700.000. El royalty es del 5 por ciento y la empresa requiere un patrimonio neto de US$ 1 millón y una liquidez de US$ 300.000 para sus potenciales franquiciados (
www.moes.com/Franchising.php).  

6 . Midas Int’l: un taller mecánico moderno
En los Estados Unidos, arreglar los frenos del auto es casi sinónimo de ir a Midas. En 1956, Nate Sherman abrió su taller mecánico, con una visión de calidad y servicio. Desde ese entonces, Midas se expandió en sus servicios de frenos, llantas, baterías, radiadores y sistemas de calefacción y aire acondicionado. De lejos, podría parecer la fachada de un fast food: un logo fuerte y buena imagen. Hoy, Midas es una empresa con casi 2500 franquicias en todo el mundo. El fee inicial sería de US$ 20.000 (no difunde cifras oficiales) y la inversión parte de los US$ 300.000. Las regalías son del 10 por ciento (
www.midasfranchise.com).    

7. GNC: el mercado de  suplementos nutricionales
En 1935, David Shakarian inauguró un local de comida sana. Su especialidad era el yogur y vendía, además, mieles, granos y sándwiches naturales. Posteriormente, abrió nuevos locales y les cambió el nombre por General Nutrition Center (GNC). Se expandió e inició la fabricación de vitaminas, minerales y otros suplementos nutricionales. Hoy en día, GNC cuenta con 6100 locales y está presente en más de 43 países. Es la compañía más grande del mundo en el desarrollo de vitaminas y suplementos alimenticios. La empresa está fuertemente expandida en Chile pero no cruzó la cordillera. El 65 por ciento de los franquiciados tiene más de un local. El costo de la franquicia es de   US$ 40.000 y exige un canon del 6 por ciento. La inversión inicial arranca en los US$ 125.000 y puede llegar a  los       US$ 230.000 (
www.gncfranchising.com).  

8. Auntie Anne’s:  pretzels recién horneados
Anne Beiler horneó toda su vida, pero fue trabajando en un stand que vendía pizzas, papas fritas y pretzels que se le ocurrió montar su propio negocio. Dado que los pretzels vendían más que cualquier otro producto, se puso su propio local, amasándolos (dulces y salados) a la vista de los clientes. Así, nació la firma Auntie Anne’s. Hoy, tiene 792 franquicias en los Estados Unidos, con locales en shoppings, aeropuertos y estaciones de ferrocarril. En el exterior, posee 211 franquicias, entre ellas, en Asia, Medio Oriente, Inglaterra y Venezuela. Los pretzels se hornean en el momento y salen tibios, directo a la boca de los clientes. Los locales son pequeños, inclusive, como kioscos, y todo su interior está a la vista. El costo de la franquicia es de US$ 30.000 y la inversión no llega a los US$ 200.000. El royalty es del 7 por ciento y el contrato se firma a 20 años. La empresa ofrece un entrenamiento de dos semanas en su casa matriz y cinco días en el local franquiciado (
www.auntieannesfranchising.com). 

9. The little gym:  gimnasio para chicos
Si bien comenzó como un centro de educación física para chicos, hoy, es mucho más que eso. The little gym es un lugar para niños desde los 4 meses hasta los 12 años, con programas que apuntan al desarrollo de habilidades motoras como gimnasia artística y rítmica, danza y karate, en un ambiente no competitivo. Pero también se hacen fiestas de cumpleaños, colonias de vacaciones y talleres de manualidades. Algunos, incluso, tienen el programa “Noche de supervivencia para padres”, que permite dejar a los niños el viernes y sábado por la noche. La empresa tiene 300 locales en 21 países. Todavía, ninguno en América latina, región donde busca expandirse. La inversión inicial va de US$ 155.000 a US$ 238.000 y el costo de la franquicia, por diez años, es de US$ 64.500, con el pago de 8 por ciento de regalías (
www.thelittlegym.com). 

10. Build a Bear Workshop:  peluches a medida
Comprar un peluche es algo que le gusta a cualquier niño. Pero, más aun, si puede hacerlo a su gusto. Por eso, Maxine Clark fundó, en 1997, Build a Bear Workshop, una tienda donde hay 30 variedades de animales de peluche sin relleno que cuestan entre US$ 10 y US$ 25. El niño elige un muñeco (conejos, osos, perros, gatos y más) y participa de todo su proceso de creación: elige su sonido (frases ya hechas o puede grabar una propia con su voz); le inserta un corazón; elige la cantidad de relleno, para que quede desde muy blando hasta bien rígido; y le escoge un nombre. El oso es entregado en una caja con forma de casa y lleva su certificado de nacimiento. Allí, terminaría el proceso, aunque la realidad es que, recién, comienza: las opciones de vestuario para el peluche son cuantiosas, inclusive, con prendas de marcas famosas a precios iguales que las de adultos. Se otorgan franquicias desde 2001. Hay más de 400 locales en todo el mundo. La empresa facturó en 2009 US$ 394,4 millones pero no da datos sobre el costo de las franquicias (
www.buildabear.com). 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos