200 años de independencia y de pendencia

200 años de independencia y de pendencia

Por Luciana Díaz Frers, directora del Programa de Política Fiscal de CIPPEC. 15 de Marzo 2010

pendencia.
(De pender).
1. f. Contienda, riña de palabras o de obras.
2. f. Der. Estado de un juicio que está pendiente de resolución.
3. f. ant. Cualidad de lo que está por decidir.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

¡Cuántos festejos por el Bicentenario de la Revolución de Mayo! Pero no olvidemos que tras la Independencia, siguieron guerras civiles que enfrentaron al interior con el gobierno central. Hoy la discusión es demasiado parecida. La propuesta de la oposición de coparticipar el impuesto al cheque parece un recuerdo de las guerras entre unitarios y federales. Sigue la pendencia entre niveles de gobierno. Sigue pendiente un profundo debate y una merecida reforma del sistema de coparticipación, compromiso asumido en nuestra Constitución Nacional.

 Es cierto que gracias a las retenciones, el impuesto al cheque y la estatización de las AFJPs, el gobierno nacional ha concentrado recursos. Tanto es así que ni siquiera transfiere a las provincias el 34% de los recursos de la Administración Central, como exige la Ley 23.548 de coparticipación.

 Lo más grave es que las provincias administran los sistemas públicos de educación, salud, seguridad y justicia, que son la base esencial de la igualdad de oportunidades en el territorio argentino. Asfixiadas entre estas obligaciones y la centralización de recursos en el Tesoro Nacional, su situación fiscal viene en franco deterioro.

 Sumando lo primero y lo segundo, queda claro que deben destinarse más recursos a las provincias. Pero como nos ilustró "Caperucita Roja", los atajos tienen sus riesgos. Coparticipar el impuesto al cheque es un atajo que saldrá caro a la posibilidad de un desarrollo equitativo en toda la Argentina.

Si bien aumentarían en 12% los recursos que van a las provincias por el sistema de coparticipación y disminuiría la discrecionalidad con la que el Poder Ejecutivo maneja la gran caja nacional, aumentaría la desigualdad en el país.

 Si bien la Constitución Nacional le encomienda a la coparticipación igualar las oportunidades en el país, este sistema ha quedado rigidizado con coeficientes fijados “transitoriamente” en 1988. Criterios que perjudican a las provincias más pobladas, donde se concentra una gran parte de la población más pobre del país. Estos criterios son también los que, incluso frente a provincias de similar grado de desarrollo y población, arbitrariamente benefician más a unas que a otras. Por ejemplo, Catamarca, La Rioja y Formosa reciben en promedio el doble de recursos per cápita que Misiones, Salta y Tucumán. Por eso, aumentar la masa coparticipable mejora apenas la situación fiscal de las provincias, pero empeora la equidad de nuestro sistema federal. Aumentar la coparticipación beneficia a las de siempre: Tierra del Fuego, Santa Cruz y Catamarca. En cambio, la provincia de Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Santa Fe y Misiones son las menos favorecidas.

Propuestas superadoras: asegurar más fondos a las provincias, pero no del impuesto al cheque ni con los coeficientes de distribución secundaria. Puede ser con cualquier otro recurso, incluido el Impuesto a las Ganancias o las detracciones que se hicieron al sistema de coparticipación para financiar al sistema de Seguridad Social cuando era deficitario. Y con criterios de distribución que tengan en cuenta la población, las necesidades básicas insatisfechas o los recursos fiscales de cada provincia. Podría ser un fondo contracíclico que se distribuya a las provincias en los años en los que el crecimiento sea menor al 4%. Y acumularse o destinarse a la cancelación de deuda provincial si el crecimiento fuera más alto. Dos pájaros de un tiro: estabilización y equidad.

 Complementariamente, se puede mejorar cómo se distribuye el Presupuesto Nacional. Para ello sería valioso derogar los “superpoderes” y crear una Oficina de Presupuesto en el Congreso que aumente la capacidad técnica del Parlamento en temas presupuestarios. Todas estas medidas podrían, sumadas, comenzar a tachar de la lista de tareas pendientes las reformas que Argentina se debe y que contribuirían a generar instituciones democráticas más sólidas y con mayor equidad.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos