Un emprendimiento que invita a romper todo
Emprendedores

Un emprendimiento que invita a romper todo

El publicista Guido Dodero creó un espacio para liberar las tensiones, destruyendo todo tipo de objetos: de vajilla a computadoras en desuso. Las sesiones terminan con relajación.

24 de Enero 2013




La invitación llega por mail o las redes sociales y propone: “Vení a romper todo y liberate del estrés”. Detrás de la idea está Guido Dodero (29), publicista, quien se autodefine como “más pacífico que Ghandi”, aunque “preocupado por el nivel de violencia y estrés de nuestra sociedad”. Eso fue lo que le llevó a fundar The Break Club Argentina, que abrió sus puertas en mayo de 2011 en el barrio porteño de Palermo.

La consigna es simple. El cliente llega y se calza un mameluco, guantes, casco y protector bucal. Mientras escucha una “charla técnica” y algunas reglas de seguridad, va haciendo un calentamiento físico y mental para lo que vendrá después.

BreakClub1
La segunda etapa es la de “liberación de tensiones” y consiste básicamente en sacar al Increíble Hulk que todos llevamos dentro y empezar a romper cosas al ritmo de Los Ramones, o cualquier tema que resulte inspirador. Luego de unos siete a 15 minutos de furia desatada (el récord de velocidad hasta el momento es de 3 minutos, y el que más se quedó lo hizo por media hora), se pasa a otra habitación.

Allí, con una ambientación totalmente diferente (aromas, música suave) y en un cómodo sillón, se hace relax durante otros 10 o 15 minutos, o una breve siesta de media hora. “La gente sale feliz; es como una terapia con resultado exprés”, asegura Guido, y cuenta que “acá vienen profesionales, amas de casa, taxistas, cirujanos y oficinistas”. La mayoría de sus clientes son mujeres (70%), de entre 25 y 35 años, pero también ha tenido adolescentes de 13 años (que vienen con sus padres) y hasta una abuela, de 78.

Un negocio que la rompe
Los planes para romperlo todo incluyen tres opciones: la ‘Básica’ consiste en vajilla y 30 botellas de vidrio. El precio: $ 100. La opción ‘Súper’ incluye, además, un monitor o televisor por $ 180 y la ‘Premium’ agrega una computadora completa, con monitor, CPU y mouse, por $ 250. También hay abonos por quincena o por mes y planes corporativos para grupos de empresas.

“Tengo convenio con un restaurante de la zona, cuyos empleados vienen a romper vajilla. También con una empresa tecnológica que vienen por las compus y un grupo de telemarketers me pidió teléfonos”, dice Guido. “Brindamos un servicio personalizado y cada cliente arma la experiencia a su medida”, explica. Pueden traer fotos o sus propios objetos, siempre que sean usados. Porque este es un negocio sustentable, basado en la consigna de las 3 R (reducir, reusar, reciclar) -explica-, sólo rompemos aquello que no se puede reutilizar”.

Para proveerse de los objetos, The Break Club tiene un convenio con El Álamo, una cooperativa de recicladores. “Ellos nos traen las botellas y nosotros le damos el vidrio picado, empaquetado en forma segura”. Para las computadoras y electrónicos, recurre a donaciones de empresas.

La inversión inicial para montar el negocio fue de unos $ 3000 por el alquiler del lugar, (una vivienda para demolición en el barrio de Palermo), un set de equipos protectores y bates de béisbol. “La clave fue encontrar la locación -dice Guido-. La idea es que sea una propiedad para demoler, porque nadie te alquila un local u oficina en uso para este tipo de emprendimiento”, se sincera. Con un promedio de 15 a 20 “sesiones” por semana, que vienen por recomendación de amigos y por la difusión en redes sociales, factura entre $ 5000 y $ 6000 por mes.

La idea de Guido, que además de administrar este particular Club, continúa con su trabajo de diseñador y publicista, es “abrir más sedes”, para replicar en toras ciudades del país el éxito demoledor de su emprendimiento.

Perfil

Nombre: The Break Club.
Fundación: 2011.
Actividad principal: “Espacio terapéutico: donde se pueden liberar tensiones rompiendo cosas.”
Inversión inicial: $ 3000.
Facturación: $ 6000 mensuales.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas