Un emprendedor que apostó al mercado de los carteles
Emprendedores

Un emprendedor que apostó al mercado de los carteles

José Luis Tesconi empezó dibujándolos a mano y, en los años 60, creó Neocolor. Especializado hoy en pantallas electrónicas y LED, lleva colocados más de seis millones de estas luminarias. Su próximo reto: el Parque Industrial Tres de Febrero.

07 de Febrero 2013




Tal vez por herencia de su padre escultor, a José Luis Tesconi siempre le gustó el dibujo y el fileteado. A los 17 años, empezó a ganarse la vida pintando carteles a pedido. Y, a los 22 años, fundó su propia compañía de letreros. La llamó Neocolor, en alusión al neón, la por entonces novedosa tecnología que iluminaba las marquesinas porteñas en los años 60.

Pasaron 45 años y la empresa continúa a la vanguardia. Hoy, produce, en su planta deLoma Hermosa, provincia de Buenos Aires, cartelería electrónica y pantallas de LED (por: Light Emitting Diode o diodo emisor de luz) que son utilizadas en indicadores de turnos, pizarras de dólar, displays publicitarios y tableros gigantes, entre otros.

Junto a Tesconi, que sigue al frente de la compañía tanto en lo comercial como en lo creativo, trabajan 13 personas, mayormente técnicos, y un ingeniero Electrónico, Julio D´Atri, que se ocupan de la faz productiva y operativa.

Carteles _ IMG
Los componentes para los LED se importan de China, Corea o los Estados Unidos. Con este material, Neocolor elabora íntegramente los carteles, ocupándose de la instalación en el caso de los más grandes. La mayoría de los carteles se hacen a pedido, dado que son personalizados. 

“Montar una pantalla LED lleva dos o tres meses: hay que tramitar el permiso de importación, ya que el material llega por barco. Luego, hay un tiempo de armado y de instalación. Como los insumos no se fabrican en el país, no hemos tenido problemas en traerlos de afuera”, aclara el empresario.

“Brindamos un servicio integral: desde el asesoramiento sobre el tamaño, la ubicación y el tipo de cartelería, hasta la creatividad”, dice Tesconi, y confiesa que, si bien hoy la fabricación y colocación de carteles está altamente mecanizada, sigue requiriendo una visión artesanal y profesional. “La finalidad de un cartel es llamar la atención y esto nos obliga a innovar todo el tiempo”, apunta.

Cara pero ecológica

Cada metro cuadrado de LED tiene un valor de entre u$s 3.000 y u$s 5.000, por lo que un cartel gigante puede costar entre u$s 30.000 y u$s 50.000. A cambio, sus ventajas son múltiples: son letreros luminosos programables, cuyos contenidos se manejan desde una computadora. Se puede visualizar un spot publicitario, un videoclip o la transmisión en vivo de un show. Además, es una tecnología ecológica. “Consume hasta seis veces menos energía para la misma luminosidad y el material que utiliza es reciclable”, dice Tesconi.

Las pantallas LED se convirtieron en el producto principal de su empresa. Sin embargo, también fabrican carteles con luces convencionales y de neón. Tesconi se involucra en cada proyecto o pedido. “Hasta hace algunos años, me seguía ocupando de la instalación de los carteles. Hoy, tenemos grúas para hacerlo, pero antes había que colgarse de las cornisas y tuve un par de accidentes por ello”, confiesa.

El emprendedor define a su fábrica como una especie de tercer hijo (tiene además una hija periodista, que vive en España, y una hija diseñadora gráfica que se ocupa de la imagen de la compañía. “Mi trabajo me gusta y me ha ayudado a superar problemas”, confiesa. Hace dos años, atravesó una difícil situación de salud, y la forma de salir adelante fue generar nuevos proyectos.

Un buen año para carteles

Neocolor vende cartelería a grandes clientes, como bancos, cadenas de farmacias, playas de estacionamiento. Las pantallas son adquiridas por agencias de publicidad que tienen los espacios para instalarlas y, luego, cobran a las empresas por pasar allí sus anuncios. El año pasado, la compañía facturó $ 2,5 millones y, para 2013, espera incrementar un 30% esa cifra. “Como todo año electoral, va a ser bueno para poner carteles”, desliza.

“No tenemos departamento comercial, sino que, con tantos años en el rubro, los clientes nos conocen y nos llaman”, dice Tesconi. “Este año queremos incursionar en la comercialización directa, adquiriendo espacios en vía pública, y vendiendo luego los segundos de publicidad”, adelanta.

Además de ser titular de Neocolor, el emprendedor presidió la Cámara de la Industria del Letrero Luminoso (Calil) y es actual presidente de la Unión Industrial de Tres de Febrero. Desde estas funciones, impulsó la modernización de su sector y la incursión en nuevos mercados, mediante la participación en ferias y congresos. Hoy está embarcado en la creación del Parque Industrial Tres de Febrero, en terrenos que pertenecían al Ejército. Fiel a su estilo, Tesconi ya está diseñando el cartel de entrada.

Perfil
Nombre: Neocolor.
Fundación: 1967.
Actividad principal: diseño, producción y comercialización de carteles luminosos.
Empleados: 14.
Facturación anual: $ 2,5 millones.



La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el suplemento PYME de El Cronista (07/02/2013).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas