Trabajar con amigos: la empresa argentina que hizo del sueño una realidad
Emprendedores

Trabajar con amigos: la empresa argentina que hizo del sueño una realidad

Con más de 5 años de trayectoria y una facturación estimada de $ 32 millones para el 2016, el grupo de emprendedores detrás de QuadMinds cuenta cómo pasaron de compartir el recreo a convivir en la misma oficina. Por Carolina Potocar 30 de Agosto 2016

Como todo emprendedor nato, Guillermo Castelli fue semilla de más de un negocio. Desde liderar proyectos en Quilmes hasta desarrollar una aplicación que diera respuestas a la hora de aconsejar a una novia que pregunta qué ponerse, el ingeniero trabajó tanto en grandes compañías como de forma individual. Sin embargo, cuando llegó el momento de crear su propia empresa, Castelli buscó a sus socios en un registro de candidatos muy apreciado por él: el anuario de su colegio secundario.

De esa búsqueda nació QuadMinds, una compañía argentina especializa en IoT (Internet of Things, o internet de las cosas) –es decir, en "conectar" cosas que tradicionalmente no lo estaban para recopilar información y tomar decisiones más eficientes– y empujada por 5 amigos.

En diálogo con Apertura.com, Castelli cuente la historia detrás de la empresa que para fin de año estima, gracias al trabajo de un grupo de adultos que de adolescentes compartían el patio del recreo, facturar $ 32 millones.

 

¿Cómo nace QuadMinds?

Siempre fui muy ansioso, y cuando tengo una idea, la quiero concretar. Emprendí en rubros de todo tipo, desde la refacción de departamentos y casas para alquilarlos a turistas hasta fondos de inversión, pero lo mío que a mí siempre me apasionó fue la tecnología. Antes de QuadMinds había trabajado en España y Francia en almacenes automatizados con robótica, liderando proyectos en Cervecería y Maltería Quilmes, y en una aplicación para saber qué decirle a tu novia cuando te pregunta qué ponerse. En 2009, cuando empezó a rondarme en la cabeza la idea de tener una empresa, creé una sociedad anónima sin tener en claro qué era lo que quería hacer, pero sabiendo que iba a ser algo relacionado a lo tecno y la innovación y con escala a futuro.

¿Cómo fue que decidiste contactar a ex compañeros del secundario para trabajar con ellos?

En esa época un amigo que trabajaba en una telco de las grandes me había dicho que el M2M (machine to machine) era lo que se estaba viniendo, entonces ahí decidí que el objetivo de mi empresa iba a ser conectar la mayor cantidad de cosas a internet y encontrarle una utilidad a esa conexión. Hablé con conocidos que trabajaban en diferentes industrias para saber cómo esa tecnología los podía ayudar mientras buscaba socios a la par, hasta que me di cuenta que “qué más lindo que trabajar con amigos”. Ahí fue cuando lo contacté Federico Storni, hoy VP y cofundador de QuadMinds. Con él, ya a los 11 años, comprábamos revistas y las alquilábamos a nuestros compañeros por un $ 1. Aunque al principio me costó convencerlo, fue junto a él que conseguí ir ganando cada vez más clientes.

Y el resto, ¿cómo se sumaron?

Con Ariel Filotti, nuestro CTO, nos encontramos en un foro de emprendedores. Cuando vio mi nombre me preguntó en qué me podía ayudar, y como es experto en manejar servidores y los nuestros se colgaban porque teníamos cada vez más clientes, lo terminamos sumando a la sociedad.  Con Ariel vino Javier Caste, director de producto de QuadMinds, que también era del palo de la programación, trabajaba en un estudio de abogados, y quería un cambio en su carrera. Él nos ayudó a ampliar nuestro catálogo de productos y software. Cuando tuvimos plata para alquilar una oficina más grande y sumar electrónica a la empresa lo acoplamos a Jorge Torija Zane, hoy director de I&D, que había trabajado en Telecom. El que completó el equipo fue Mariano Terrana, director de Negocios internacionales.

Hoy, después más de cinco años, ¿cómo es convivir con amigos en la oficina?

Hay algo que tenemos muy en claro todos; yo antes de abrirle las puertas a cada uno me aseguré de que creyeran en la startup y que quisieran hacerla crecer. Desde el principio nos resultó muy fácil no discutir por dinero, y siempre que sobró lo reinvertimos en la empresa. Hoy eso se mantiene. A ninguno de los socios le interesa la plata por sí misma, sino que la vemos como un medio para alcanzar un fin, y eso está arraigado en los valores de QuadMinds. Estamos muy enamorados de nuestra empresa y no charlamos sobre la posibilidad de que alguno tome otro camino, aunque si eso pasara no habría problema.

¿Mantienen las costumbres que tenían cuando eran adolescentes o eso se perdió?

Si de chicos íbamos a ver recitales y tomar cerveza a La Colorada, hoy nos juntamos con nuestras familias a comer un asado; ¡hasta nuestras mujeres son amigas! Cuando llegamos al $ 1 millon de facturación nos fuimos a comer todos a Puerto Madero, y hoy replicamos ese tipo de salidas pero para el Día del Amigo. Seguimos charlando de la vida, pero como disfrutamos de lo que hacemos, también se mezclan cosas del trabajo. De todas maneras, seguimos siendo los mismos que compartían recreo en salesiano Casa Pio IX.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas