Tomás Pierucci, presidente de Bluesmart:
Emprendedores

Tomás Pierucci, presidente de Bluesmart: "Acá tenés gente mucho mejor que la de Silicon Valley"

El cofundador de la valija inteligente que ya vendió más de 20 mil unidades en más de 100 países explica por qué el afamado valle californiano no es el mejor lugar para armar una startup tecnológica.

Por Carolina Potocar 24 de Noviembre 2016

Tomás Pierucci habla rápido y sin rodeos ni tapujos a la hora de expresarse. Acaba de bajar de un avión que lo trajo de China, donde Bluesmart, el emprendimiento de valijas inteligentes que preside y cofundó, tiene una oficina y su planta productora. Y aunque los traslados entre el gigante oriental, los Estados Unidos y la Argentina se convirtieron en una constante de su presente laboral -su empresa también hizo base en Nueva York-, confiesa: "Lo mejor que hicimos hoy como compañía fue apostar al país".

Como parte de su participación en la última edición de Red Innova BA -evento que reunió a funcionarios, empresas y emprendedores para discutir sobre el presente y el futuro de la innovación digital, la creatividad y los negocios de la región-, Pierucci habló sobre su experiencia emprendiendo en otros países del mundo, y en particular, sobre el paso de Bluesmart por Silicon Valley. 

"Después de Hong Kong decidimos irnos a San Francisco, y ahí nos dimos cuenta que no todo es color de rosa: nos fuimos allá y nos dimos literalmente contra la pared", adelanta el emprendedor durante su disertación en la que Apertura.com estuvo presente.

"Nos definimos no como una compañía de valijas, sino de tecnología, y nos fuimos creyendo que como tal, teníamos que estar en Silicon Valley, aunque nos habían advertido que no vayamos. Y nos dimos contra la pared muy fuerte", comenta, y luego, agrega: "Hicimos circular un flyer que prometía que si alguien recomendaba a un amigo y lo terminábamos contratando, le pagábamos un ticket para dar la vuelta al mundo al que lo había recomendado. Todo para conseguir gente. Y aún así no encontramos a nadie. Competíamos contra Instagram, Facebook, Whatsapp. Le hicimos una oferta que era ridícula, pero ridícula, a un chico de 24 años, y el chico nos miró a la cara y nos dijo ‘no, es muy poco’. Ahí nos miramos entre nosotros y dijimos ‘somos unos idiotas’".

Eso sucedió en diciembre pasado, época en la que la Argentina tenía lugar el primer cambio de gobierno a nivel nacional en más de una década. "Yo me había ido dolido y golpeado del país. Nos había ido muy bien afuera, y estábamos como reacios a volver a la Argentina. Pero decidimos apostar al país igual", dice Pierucci. 

Sobre sus días en el valle californiano, el cofundador de Bluesmart reconoce: "El tema de las visas en Estados Unidos no es menor. Nos pasó todo lo que se puedan imaginar y más. Acá en la Argentina es muy fácil moverte, siempre encontrás a algún contacto que te ayuda; allá en Silicon Valley es mucho más difícil. El idioma, la cultura, los amigos, la familia y todo lo relativo a inversores es otro mundo allá".

Cuando Pierucci y su equipo decidieron abrir oficinas en Buenos Aires -hecho que se concretó en julio pasado-, el post que publicaron en LinkedIn para reclutar empleados generó más de 2.000 aplicaciones. "Ahí fue cuando nos dimos cuenta que fuimos unos idiotas pensando que había que estar en Silicon Valley, que hayas vas a tener al mejor talento, cuando acá tenés gente que es mucho mejor que la de Silicon Valley", asegura el emprendedor, que advierte: "Que Silicon Valley es el mejor lugar para armar tu startup tecnológica es mentira, no pasa eso. Te la vas a poner contra la pared."

Con respecto a la actividad a nivel local de la compañía, el emprendedor comentó a este medio: "El mercado argentino es muy chico para nosotros, más o menos del 5 por ciento. Pero vendimos todo lo que teníamos por Mercado Libre, nos quedamos sin stock. Y hoy nuestras principales ventas están en Estados Unidos, Alemania, Inglaterra y Japón".

Además, sobre la posibilidad de producir en el país, expresó: "Estamos analizando de alguna manera trasladar el manufacturing acá, pero no creo que en el corto plazo se pueda hacer. Aunque en Tierra del Fuego lo que se avanzó fue mucho, y hay una posibilidad de hacer algo ahí".

"El mercado de valijas a nivel global es de U$S 32 mil millones, y creo que en el futuro sólo habrá valijas inteligentes. Para mí, cuanta más competencia haya, mejor, porque lo que hace es validar el producto", concluyó.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Eugenio Vazquez Reportar Responder

si pero no les pagan mucho

Ariel Figueroa Reportar Responder

la que transcribió esta nota tiene serios problemas en diferenciar "haya" que es el verbo haber conjugado en primera o tercera persona y allá que es un adverbio de lugar.

Videos

Notas Relacionadas