Qué error no volvería a cometer Lele Cristóbal, el dueño de Café San Juan
Emprendedores

Qué error no volvería a cometer Lele Cristóbal, el dueño de Café San Juan

Por Lucila Lopardo 02 de Septiembre 2016

Leandro “Lele” Cristóbal inauguró Café San Juan hace quince años. Sin embargo, alcanzó la popularidad hace seis cuando irrumpió en la pantalla de Utilísima Satelital –Fox Life– como una cara alternativa de la cocina porteña: lejos del delantal blanco, apareció con sus tatuajes e impronta skater en una programación marcada por las recetas de Choly Berreteaga y programas como Bricolaje.

Hoy, el quilmeño que comenzó como bachero en Bice, divide su tiempo entre las dos sedes de Café San Juan, la versión restaurante, sobre la Avenida San Juan y La Cantina, sobre la calle Chile; su programa de televisión – ya en la cuarta temporada, salió a recorrer todo el país con un camión customizado para cocinar –; y las acciones en conjunto con Cinzano, marca con la que trabaja hace cuatro años y con la que abrirá un bar de tapas: “Yo me dedico a las tapas desde que empecé, en sí Café San Juan siempre fue un bar de tapas. La idea, ahora, es vender solo vermut, en vez de hacer un restaurante con mil opciones de vinos en la carta”, explica.

El proyecto en conjunto con la marca del Grupo Campari llegó como anillo al dedo al cocinero que asegura  preferir los locales chicos y con una carta acotada frente a los restaurantes con muchos cubiertos. Cristóbal hace hincapié en este punto cuando se le pregunta qué error no volvería a cometer si pudiera volver el tiempo atrás.  “¿Qué no volvería a hacer? Agrandarme tanto. Café San Juan está buenísimo  pero es muy grande. Hoy mantener el costo fijo del personal y los impuestos es muy difícil, volvería a abrir Café San Juan, pero no uno grande, sino cinco locales bien chiquitos”, asegura.

Entre sus dos salones Cristóbal emplea a 38 personas. “Es una responsabilidad gigante, en la gastronomía lo que más cuesta es el personal”, vuelve a resaltar. Pero no es Cristóbal quien se hace cargo de las tareas administrativas. Él es el jefe dentro de la cocina, pero afuera, quien maneja el negocio desde los comienzos es su mamá, Silvia. “Yo no me veo como jefe administrativo, no es lo mío, de números no sé ni entiendo nada”, aclara y a la hora de hablar de su mamá, orgulloso, explica: “Ella tiene criterio y hace años que se dedica a los restaurantes. Está buenísimo, porque sabes que trabajas con alguien que no te va a cagar”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

FlacoHernan Reportar Responder

Buenisimo

Videos

Notas Relacionadas