¿Qué créditos para PyMEs ofrecen los bancos en la Argentina?
Emprendedores

¿Qué créditos para PyMEs ofrecen los bancos en la Argentina?

La oferta de bancos como el Credicoop, Galicia, Ciudad y Provincia le dan al empresario la posibilidad de expandir su negocio, pensar en el comercio exterior y financiar proveedores. Tasas, montos y plazos para todos los gustos. 

22 de Junio 2012




La decisión está tomada: hay que ampliar la línea de producción. También habría que comprar una nueva camioneta para los repartos e incluso buscar ayuda para lograr exportar. Hoy en día todos los bancos ofrecen un abanico de opciones para cumplir los distintos objetivos de las pymes, cuya demanda de créditos aumentó del 28 por ciento en 2007 al 40 en 2011.  

A la hora de enumerar opciones, se puede empezar con las que ofrece el Banco Credicoop, que recientemente lanzó una serie de cuatro alternativas para pymes y a tasa fija. Al respecto, José Luis Romani, gerente de Banca de Credicoop, explica, en diálogo con Apertura.com, las posibilidades. “Tenemos tres ofertas puntuales: la línea de pago de aguinaldo, que está orientada a dicho pago a fin de mes, y consiste en un crédito que se da ahora y se amortiza en 6 cuotas. Se dieron $ 900 millones el año pasado”, detalla Romani y agrega: “Otra opción son los créditos para capital de trabajo, para financiar a los proveedores, comprar materias primas, comprarse una camioneta y demás. Se ofrece hasta 36 meses, a una tasa del 15,40 por ciento y un cupo de $ 600 millones”. Una cuestión importante a destacar: ninguna de las posibilidades carga consigo comisiones, todo un dato a la hora de recurrir a la ventanilla.

Mientras tanto, otras dos opciones brinda el banco, que planea colocar los créditos por montos entre $ 100 mil y 300 mil, es decir, atomizado. Una de ellas es el leasing. Se ofrece a tasa fija a 31 meses para rodados y 60 para maquinarias y tiene un techo de $ 1 millón. Y aunque durante los primeros meses de 2012 la demanda del leasing no estuvo al mismo nivel que en 2011, se espera que repunte.

“Consideramos que la demanda de leasing se va a reflotar en cualquier momento. Nuestra fortaleza está en llegar más a las pymes”, se esperanza Romani y finaliza la cartera de ofertas con la financiación y pre financiación para las exportaciones. “Es una línea muy demandada por las PyMEs que trabajan en el comercio exterior y financiar las exportaciones para que la empresa reciba los dólares y funcione la rueda”, sostiene sobre este punto.

Créditos PymesSin embargo, si de leasing se trata, el Banco Galicia es uno de los players que más se ha dedicado a ese segmento. “La opción más requerida por nuestro cliente PyME es la del Leasing Galicia”, aseguran desde el banco. Así, se ofrece a los clientes renovar su maquinaria o equipamiento a 36, 49 ó 61 meses con beneficios contables e impositivos; o también la posibilidad de financiar su proyecto de inversión que incorpore innovación tecnológica con la Línea Fontar (Fondo Tecnológico Argentino) a tasa fija y hasta 5 años de plazo.

“El nivel de demanda del financiamiento a través del Leasing Galicia viene in crescendo. Es un producto que fideliza y afianza la relación comercial con nuestro cliente”, explican desde el Galicia. El análisis encuentra grises, ya que el leasing es, según un informe de la Fundación Observatorio PyME, “el instrumento financiero bancario menos demandado por empresarios”, pero en el mismo sentido detalla que es uno de los que más reactivación tuvo desde 2009. Así, las solicitudes de leasing durante 2011 fueron del 20 por ciento (habían alcanzado ese porcentaje en 2008 y 2010) y un 18 por ciento fue finalmente otorgado por el banco.

En la misma línea se encuentra el Grupo Bapro –una división del Banco Provincia- que otorga leasing para bienes de uso de capital. La línea abarca operaciones que pueden ir desde los $ 50.000 hasta los $ 400.000. Desde el banco explicaron que la relación cuota/ingreso es inferior al 25 por ciento. Aunque, de todas formas, no es la única opción que ofrece la entidad. Los jóvenes emprendedores tienen, a su vez, IncentiBA, un concurso en el que los mejores proyectos cuentan con la financiación necesaria para llevarse a cabo.

Durante 2011, la iniciativa recibió cerca de 200 proyectos de jóvenes de entre 18 y 35 años, de los cuales 10 ganaron la financiación que fue desde los $ 50 a los 100 mil, con una tasa del 0 por ciento, un año de gracia y cuatro de plazo. Este año la experiencia volverá a llevarse adelante.

En la city también puede encontrarse la lista de opciones brindadas por el Banco de la Nación Argentina, que cuenta con opciones para las pequeñas y medianas empresas. Una de las tantas ofrece financiar el 80 por ciento de la compra de bienes de capital –de origen nacional- incluidos camiones marca IVECO, una de las marcas producidas en el país y que cuenta con gran difusión por parte del gobierno, a 60 meses. Además, la misma línea permite que el dinero vaya destinado a la construcción, instalación o incorporación de tecnología. La tasa, al igual que la del Credicoop, es fija, y se ubica en el 14 por ciento.

El banco ofrece, además, una opción con el objetivo de apuntar a “inversiones de criterio amplio”, como capital de trabajo, y con la posibilidad de financiar bienes extranjeros a 5 años, siempre y cuando no haya sustitutos nacionales. Los destinatarios son, según explica el banco, los productores de ganado vacuno, porcino y aviar, quienes cuentan con un tope bonificable de hasta $ 2,5 millones.

Existen, sin embargo, dudas sobre la certeza de que el banco ayude a las pymes mediante el crédito. Por un lado, entre 2007 y 2011 el 27 por ciento de las pymes industriales tuvieron sus proyectos frenados por falta de financiamiento bancario, de acuerdo con el estudio.

Por el otro, Santiago Mignone, socio líder de la práctica de Servicios Financieros de PwC Argentina, afirma: “Los bancos en general han reconvertido su estrategia incrementando su financiamiento a pymes respecto a su financiamiento a grandes empresas, porque atomiza mejor el riesgo y tiene mejor rentabilidad”. Y explica: “La PyME después de la crisis de 2001 fue la mejor pagadora en los últimos 10 años. Pero se le complica pagar cuando hay una recesión sobre el consumo muy fuerte”.

A su vez, el mismo informe detalla que durante 2011 el financiamiento de las pymes industriales fue hecho en un 55 por ciento con recursos propios, mientras que el bancario estuvo en torno al 31 por ciento. Aunque de todas formas nada detiene el espíritu inversor: un 43 por ciento de los industriales pyme aseguró que aumentarán las inversiones durante 2012.

Las barreras que pueden limitar el acceso al crédito bancario pueden venir de ambos lados del mostrador. “En la Argentina, las pymes que demandan un crédito lo tienen, pero el problema es que muchas creen que como son pequeñas o medianas empresas no se lo darán, se autolimitan y se quedan en esa objeción”, analiza Romani y agrega: “Desde el otro lado, alguien puede tener un proyecto muy grande. Pero cuando los proyectos son acordes, los créditos están”.

Desde el Galicia, por su parte, consideran que “la falta de un plan de negocios, la informalidad en sus papeles de trabajo o no contar con una garantía como respaldo patrimonial pueden llegar a considerarse como debilidades a la hora de solicitar un crédito”. Otro obstáculo es el respaldo patrimonial. En tal sentido, el Galicia brinda la posibilidad de que la pyme “pueda contactarse con una Sociedad de Garantía Recíproca a efectos que pueda aplicar a un financiamiento comercial con emisión de un aval financiero”.

De todas formas, Mignone afirma que esas complicaciones ya son cosa del pasado. “Las PyMEs han sabido eliminar los obstáculos que tenían. Los principales eran el armado de su legajo crediticio en términos de antecedentes y la otra dificultad era que el acceso al crédito del sector privado era para créditos de capital de trabajo”, comenta.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas