Los emprendedores que pasaron de competir entre ellos a ser socios y trabajar para el príncipe de Mónaco
Emprendedores

Los emprendedores que pasaron de competir entre ellos a ser socios y trabajar para el príncipe de Mónaco

Por Carolina Potocar 18 de Octubre 2016

Era parte de su folklore. Cuando el disc jockey Juan Diego Martínez Larrea conseguía un cliente difícil, la llamada a las oficinas de sus contrincantes Pedro Sarapura y Rodrigo Yañez, de Sarapura-Yañez Djs, para hacerles algún tipo de broma al respecto, nunca faltaba. Sin embargo, los intereses en común pudieron más que el hecho de ser competencia, y cuando en 2001 se dieron cuenta de que juntos podrían crecer a otra escala, no dudaron en asociarse.

Tres años después, y habiendo sumado al proyecto a los integrantes de Ortiz-Bernardo Djs y a Tati García Juanicó –un médico amigo del primer trío cuya segunda pasión era pasar música–, los seis se transformaron en Grupo Sarapura, un colectivo de djs que hoy estima  terminar el año con una facturación cercana a los $ 60 millones y habiendo musicalizado 2200 eventos –entre ellos, la reciente boda de la actriz Isabel Macedo y el político Juan Manuel Urtubey, y otra fiesta organizada por el Príncipe de Mónaco–.

“A mí me iba muy bien, pero la verdad es que me había llegado el momento en que empecé a necesitar algo más de infraestructura, entonces llamé a los chicos. Antes competíamos y nos robábamos clientes, hasta nos llamábamos para gastaros. Pero a la vez éramos amigos y cuando alguno no daba a vasto con los eventos, le pasaba clientes al otro”, dice Martínez Larrea a Apertura.com sobre la relación que lo unía a sus socios antes de convertirse en tales.

Para el disc jockey que musicalizó el casamiento político del año, la clave del éxito de Grupo Sarapura fue “ser un grupo de amigos que se juntó para hacer lo que le gustaba, y no por el negocio en sí”.

El grupo, hoy conformado por más de 40 Djs, aprovechó su cualidad de multitudinario para convertirla en la bandera que lo diferenciaría en el mercado. “La idea que todos adoptamos fue la de entender que con nuestra unión podíamos hacer algo mucho más importante en la industria. No existía un grupo de disc jockeys en ese momento, entonces eso de salir del ‘tal persona DJ’ creo que fue importante y fuimos disruptivos en ese sentido”, explica Martínez Larrea.

Sobre la historia detrás del nombre que identifica al grupo, el emprendedor revela: “Queríamos ponerle un nombre de fantasía y que no tuviera que ver con ninguno de nosotros en particular, pero era algo difícil en el rubro; después nos dimos cuenta que no pegaban. Hicimos un análisis y el apellido de Pedro, Sarapura –quien falleció el año pasado–, era pregnante y ya estaba metido en el mercado, así que decidimos usarlo. De todas maneras, el ‘Grupo’ fue adelante para dejar en claro que nuestro foco era ese”.

A la hora de lidiar con los posibles egos, el co-founder de Grupo Sarapura asegura que tanto sus socios como él siempre entendieron “que el grupo era más importante que cada uno de nosotros”.

Los founders de Sarapura: (de izq. a der.) Yañez, Martínez Larrea, García Juanicó y Bernardo.

El convertirse en Djs residentes  y exclusivos de más de 25 salones fue para Martínez Larrea algo que sucedió de manera orgánica. “Algo que creo nos ayudó a crecer fue mantener siempre una relación con el cliente en la que siempre les ofrecimos lo que realmente buscaban, y no cosas que no eran necesarias para sus eventos. Por eso no tenemos un valor fijo y para un mismo cliente hacemos tanto un casamiento grande como un festejo de 40 más íntimo; porque lo importante es que para cualquier cosa que necesite, el cliente vuelva”, comenta.

“Hicimos muchas cosas intuitivamente bien y para muchas otras nos asesoramos: buscamos siempre salir de la caja y dejar de hacer cosas en un evento porque sí, porque tienen que estar o son costumbre, para hacer cosas que van con cada cliente. Eso, junto a los acuerdos comerciales con salones y empresas, nos generó una demanda que nos hizo llegar adonde estamos hoy”, explica el disc jockey.

En el devenir de sus 15 años de historia, el emprendedor cree que no hubo crisis que interfiriera en el crecimiento del grupo. “La gente festeja. Fue como ponernos un restaurant; como la gente festeja, la gente come; las novias, tarde o temprano, se casan. Podemos hacer una fiesta más grande o una más tranquila, pero música va a haber siempre”, sostiene.

Si bien el caudal de clientes no se modificó, lo que sí alteró su composición fue el universo de Djs del grupo. Santiago Ortiz de Marco, uno de los co fundadores del emprendimiento, abandonó el barco al poco tiempo, mientras que más tarde se sumaron desde amigos del quinteto fundador hasta la pareja de uno de los socios, única mujer del grupo.

“A mí me interesa que cualquier disc jockey que es bueno y que cumple y que comparte nuestros valores pueda desarrollarse acá, pero yo tengo que brindar un valor agregado para que la gente decida quedarse y no irse por su cuenta”, asume Martínez Larrea, que luego menciona el caso de Santiago Lagier, Dj del grupo y parte de otro proyecto musical que conduce a la par.

Más allá de fortalecerse y crecer en personal, el emprendedor revela que hoy el objetivo del grupo es otro: “Acabamos de abrir nuestra primer sede en el Interior, en Mendoza, una plaza a la que fuimos mucho y en la que estamos muy bien posicionados; después vendrán Chile y Asunción, Paraguay, y por último, Miami. Sólo nos falta encontrar a un local en cada lugar que nos ayude a despegar”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas