Los emprendedores de helados que crecieron gracias a la receta secreta de la abuela
Emprendedores

Los emprendedores de helados que crecieron gracias a la receta secreta de la abuela

Crearon una cadena en 1997 y lograron soportar las crisis. ¿Cuál es el gusto favorito de los argentinos? Por Jimena Crapanzano 27 de Octubre 2016

La heladería Iceland fue fundada por un grupo familiar hace en 1997, en la localidad de Luján, y en sus comienzos contaron con un truco debajo de la manga: la receta de la abuela de uno de sus fundadores fue la que dio inicio al emprendimiento.

"La clave fue hacer todo natural, sin conservantes", cuenta Diego García, uno de los socios más presentes, junto a Hernán Caubu, sobre la famosa receta de la abuela. Por ejemplo, a la hora de hacer el sambayón, una receta tradicional implica 90 yemas de huevo. Ellos cambiaron eso por materia prima natural.

El nacimiento de Iceland no fue casual. Los comentarios de quiebra que afloraron de una marca de helados donde estaban trabajando Hernán y Diego los hicieron hacer el click y emprender. De ese modo, decidieron iniciar su propio negocio. Compraron algunas máquinas de helado precarias y tomaron la receta de la abuela para comenzar. “Cuando abrimos teníamos mucha competencia, pero por suerte el helado gustó. Empezamos a crecer de a poco, sobre todo por la calidad de nuestro producto y la forma en que elaboramos todo”, afirmó García. 

Los gustos más vendidos son los de la rama del dulce de leche. Hay muchísimos fanáticos del dulce de leche granizado, en segundo lugar el dulce de leche Iceland, y por último el dulce de leche común.  Recién ahí, después viene el chocolate, comentaba el fundador.

Actualmente tienen cuatro sucursales en Luján y otras 13 repartidas entre Gran Buenos Aires y Capital Federal. “La idea es irnos a la costa, hacia Cariló, Pinamar y Mar del Plata. Villa Carlos Paz también es una idea que estamos analizando. La idea principal es ir creciendo en zona norte y capital federal”, agregó. Hasta entonces cuentan con 120 personas trabajando para ellos, y otras 15 que se encargan de hacer la fabricación.

Pero la pregunta del millón de dólares es... ¿qué hace una heladería en invierno? "En invierno, como complemento, vendemos café expreso y repostería. Maria Laura, mi esposa, es la pastelera. Ella viene de una familia de pasteleros y además hizo varios cursos en Francia. Así que en invierno también ofrecemos gran variedad de otros productos para que no caiga la venta. El fuerte, igual, es la heladería”, aseguró.

En su historial vivieron todos los vaivenes económicos de la Argentina. “Por suerte, ante cualquier crisis no nos vimos afectados, como por ejemplo la de 2011. Eso sí, este invierno nos mató porque empezó el frío muy temprano. Fue algo particular, pero en general nuestras ventas fueron creciendo siempre”, sumó.  Además, contó que el tarifazo no los afectó, pero que suelen gastar alrededor de $40.000 por mes de luz debido a la gran utilidad que le dan a sus máquinas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas