Los dueños de Kansas entran al mercado de la comida rápida con Burger54
Emprendedores

Los dueños de Kansas entran al mercado de la comida rápida con Burger54

El Grupo Bistro, dueño de los restaurantes, busca su lugar en el negocio de las hamburguesas, donde otras firmas ya pisan fuerte. Apostará al sistema de franquicias.  Por Joaquín Garau 30 de Junio 2014

 

 

La pelea por el mercado argentino de comida rápida cuenta con un nuevo competidor. Kansas, conocido restaurante con presencia en San Isidro, Palermo y Pilar, lanzó Burger54, su propia marca, que apuesta al sistema de franquicias.

El proyecto de Grupo Bistro –dueño de Kansas- cuenta con el único local de la nueva marca, ubicado en Martínez. La intención es terminar 2015, según ellos mismos explicaron, con seis unidades, y así acercar a los fanáticos de las hamburguesas.

“Es un mercado competitivo pero hay espacio para otro competidor”, destaca, en diálogo con Apertura.com, Marcos Ostrovsky, Director de Administración y Finanzas del Grupo Bistro. Y cuenta: “Kansas también tiene hamburguesas, pero nosotros vimos en el mercado un nicho para una hamburguesa natural, con ingredientes frescos y el pan fabricado en el local”.

undefined

Fast food. Burger 54 busca pelear codo a codo con las cadenas ya instaladas. Foto: Prensa Burger54.

El mercado contaba, hasta ahora, con una variedad de competidores. A McDonald's, Burger King y Mostaza se sumó, en el último tiempo, Wendys. Además, otras opciones más económicas también buscaron su lugar, como fue el caso de la cadena Nac&Pop.

Los interesados que pretendan una franquicia deberán desembolsar una inversión inicial que parte en los US$ 350 mil y puede llegar hasta los US$ 600 mil, dependiendo del local. El contrato es por 10 años con posibilidad de renovar. La instalación del primer Burger54 –el número en el nombre proviene de la característica telefónica de Argentina- costó, según Ostrovsky, “un poco por encima de esos valores”. La franquicia incluye, además, la capacitación, el mobiliario y la decoración. Y si bien el cliente puede elegir su propio proveedor para la cocina, el mismo tiene que seguir las indicaciones de calidad de la empresa. En cuanto a la mano de obra, se requieren entre 40 y 50 empleados.

Quien desee una hamburguesa, con gaseosa y papas fritas, pagará $ 95. También se podrá optar por cerveza artesanal o vino. “El precio está por arriba del mercado, pero el producto tiene otro posicionamiento”, detalla Ostrovsky. Mientras tanto, a la hora de hablar de facturación, el ejecutivo afirma: “Estamos evaluando que entre 3 y 4 años se recupera el capital, con una facturación mensual de $ 1,5 millones en promedio”.

“La franquicia es para alguien que, además del capital, quiera estar al frente del negocio, porque se va a tener que involucrar con la operación. Esto de hacer toda la hamburguesa en el momento hace el trabajo más complejo”, completa Ostrovsky.  



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas