Las siete claves para invertir, por Pablo Larguía
Emprendedores

Las siete claves para invertir, por Pablo Larguía

Empezó a los 16 años y jamás se detuvo. Fundó Bumeran y luego la vendió. Los secretos de un emprendedor que, según asegura, no ve al trabajo como "el 90 por ciento de las personas". 

30 de Julio 2013




“Niño, deja ya de joder con la pelota. Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca”, cantó Joan Manuel Serrat. Pablo Larguía no la escuchó. Estaba empezando su primer emprendimiento a los 16 años y, a los 22, vendió Bumeran, el portal de búsquedas laborales, en US$ 10 millones. Él ve, pregunta, hace. “Si es relacionado con Internet, mejor, porque me gusta”, explica Larguía, en uno de sus pasos por Buenos Aires, lugar donde nació pero no donde reside, ya que hizo de Madrid su hogar. Con ese dinero, muchos se hubieran ido al Caribe, a sentarse bajo una palmera a fumar un habano y tomar un daiquiri, pero él no. Él sigue. “No percibo el trabajo como el 90 por ciento de las personas. Lo percibo como un juego creativo. Como un proceso de creación de valor, de estar rodeado de la gente que quiero, y me ayuda a conocer otras realidades. Me divierte la gente activa y curiosa y que está pensando en el futuro. Y siento que no trabajo”, justifica su decisión de continuar emprendiendo.

Todo surge por necesidad. Sus emprendimientos son respuestas a problemas que se le presentan. Así nació Bumeran. Había terminado el secundario en el Colegio Champagnat, empezó a estudiar en la Universidad Torcuato Di Tella y, al egresarse, en 1999, vio un problema en el mercado, ya que en aquél entonces uno enviaba un currículum por correo –por el histórico, no por e-mail- y no se sabía si las empresas lo leían o lo tiraban en un cajón sin fondo. A partir de esa premisa fundó Bumeran,donde se unió la oferta y la demanda laboral y luego se la vendió a Terra.

No se quedó quieto. En España encaró Enjoy Entertainment, una productora que llevó a escena a Federico Luppi y a Ricardo Darín. Y tampoco se detuvo. Fundó Red Innova, la conferencia sobre innovación que pisó la Argentina y que también se realiza en San Pablo, Nueva York y Madrid. Allí se brindan charlas y se intercambian tarjetas. Muchas tarjetas. Y Larguía vio la necesidad de hacer algo con eso.

“Estamos haciendo Redgurú, una plataforma como fue Bumeran. Siento que todos los talentos están en Twitter, LinkedIn y Facebook, y a partir de eso buscamos quién está trabajando y puede llegar a estar interesado en cambiar de empleo”, cuenta sobre el nacimiento de su nuevo proyecto, que en breve entrará en fase de prueba piloto.

“La gente me pedía talentos, porque dicen que es difícil encontrarlos; y ahora con Redgurú comenzamos a buscarlos para la industria digital, que es la que más crece”, detalla Larguía, quien ya recibió de parte de las aceleradoras NTXP Labs y Wayra –además de otros inversores- unos US$ 300 mil.

De las otras empresas, mientras tanto, sólo guarda el recuerdo y la experiencia. “Ya no tengo relación con las empresas anteriores. Disfruto mucho el proceso creativo de las empresas. En todas estuve cuatro, cinco años. No es que me aburre, sino que me gusta el pasaje de cero a 50 empleados, o las rondas de inversión. Me gusta crear e impulsar y después se las dejo a otras personas”, asegura y afirma que “la experiencia ayuda a encontrar inversionistas; si trabajás hace muchos años seguro ya cometiste muchos errores (risas) y hay menos riesgos en el emprendimiento”.

DSC_2918 
¿Qué cuestiones mira en una empresa antes de invertir?

Primero intento que sea algo que me resuelva a mi algún problema. Algo que como usuario me haya generado una frustración. Con Bumeran surgió así. Cuando nació se mandaban los currículos por papel y eran frustraciones que tenía porque pensaba: “¿A quién le llegará? ¿Lo leerán?”. Y dije: “Creemos un Currículum Vitae online”. En segundo lugar, intento que sea algo escalable: que me sirva a mí y a muchos. Si tengo debilidad por las tasas amarillas, no creo que le interese a muchos. Tercero: que crea que pueda conseguirlo en equipo. Cuarto: poder conseguir los recursos. Si es un software para GPS para las vacas, yo no tengo ni idea sobre ganadería y no sé si el inversor que conozco conocerá la industria agraria.

¿Cómo sabe que el producto o servicio que brinda puede tener buena repercusión en el mercado?

Se puede intentar hacer una mini-muestra y testeo con los potenciales candidatos. Ahora, que lanzamos un producto de recursos humanos, iría a ver a cinco o seis gerentes y les preguntaría si usarían algo así.

¿Qué errores cometió y tiene en cuenta a la hora de apostar por una empresa?

Lo más difícil de todo es armar buenos equipos. La claves es la capacidad de ejecución. Si algo no funciona, se te desmotivan, comienzan los problemas; por eso hay que tener un equipo sólido. Hay algo muy difícil de medir que es si un producto no funciona, ¿lo cambiás o seguís empujándolo más porque estás a punto de encontrar el punto de inflexión? Ahí corre mucha data o mucha intuición del emprendedor.

¿En qué medida tiene en cuenta el capital humano?

Creo que es súper importante. El capital humano y el producto son clave. Siempre elijo a la gente por recomendación y después, con una charla veo, si dan ideas. Les pregunto cómo resolverían tal o cual situación. La mayor dificultad se relaciona con el producto y el equipo. El capital llega si están esas dos cosas.

A la hora de invertir, ¿Destina un monto grande en un solo emprendimiento o pequeñas cantidades en muchos proyectos?

Soy más de invertir en pocos proyectos, me centro en lo que conozco. No hago nada que no entienda o no haya tenido el problema que intenta resolver la empresa.

¿Cuándo es buen momento para salir del proyecto?

Creo que es muy caso por caso. Por un lado tenés emprendedores como Marcos Galperín (fundador de MercadoLibre), que sigue al frente de la empresa. Y otros que se salieron antes. Depende de cada empresa y es caso por caso.

¿Qué regla de oro tiene siempre a mano?

Cuando comenzás algo, tenés que saber que es más difícil de lo que imaginás y vas a tardar incluso más incluso de lo que pensás.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas