Las siete claves para invertir, por Marta Harff
Emprendedores

Las siete claves para invertir, por Marta Harff

Aciertos, errores y el rol del capital humano, desde el punto de vista de una mujer que emprendió con los perfumes y pasó por el mundo gourmet. 

01 de Octubre 2012

Su nombre puede ser sinónimo de fragancia. Aunque también lo es de emprendedurismo. Comenzó junto a la compañía de papel higiénico y productos de limpieza Valot con la fabricación de jabones, toallas y productos para empresas. Se retiró del emprendimiento en 1987 y poco a poco comenzó a gestar su negocio de jabones y perfumes, que tiempo después estaría presente en los principales shoppings.

La historia de ese emprendimiento, que llevó su nombre y que, al momento de la quiebra, no la encontró formando parte de la empresa, dio lugar a nuevos proyectos.

Corría el año 2001 cuando ayudó a su esposo a crear Mantova, empresa dedicada al arte y la decoración a partir de muebles y objetos de diseño y con ventas a los Estados Unidos, Chile, Panamá y México. Luego, en 2002, llevó adelante El Barreal-Gourmet, una línea de productos alimenticios no perecederos, orgánicos y artesanales. Sin embargo, el proyecto fue vendido en 2007.

En su último emprendimiento volvió a sus orígenes de aromas y fragancias, pero esta vez ambientales. Así fundó Per-Fvmvm-Bue, una empresa que apunta a una línea de productos premium.

Marta Harff - IMG
"Me gusta justamente hacer lo que otros aún no han hecho y ser pionera", explica Marta Harff. 

¿Qué cuestiones mira en una empresa antes de invertir?

Primero tengo tener un proyecto, el cual voy madurando durante varios años, y luego cuando lo tengo mínimamente claro, empiezo a desarrollarlo en su expresión más pequeña, es decir una unidad de negocio. La inversión necesaria para esa unidad de negocio es la primera decisión de invertir. Generalmente es más el valor de mi tiempo y know how, que el valor económico del dinero que hay que disponer para comenzar.

¿Cómo sabe que el producto o servicio que brinda puede tener buena repercusión en el mercado?

Ese es el proceso que se va armando con el tiempo de ir observando lo que hay en el mercado, que ha ido evolucionando, que ha ido desapareciendo, en qué forma puedo diferenciarme de todo lo que ya hay, y qué adaptaciones al mercado local habría que hacer, según nuestros gustos y hábitos. En general a mí me gusta justamente hacer lo que otros aún no han hecho y ser pionera. Es un doble esfuerzo, pero compenso mayor esfuerzo y contacto directo con el cliente, para ir haciendo las modificaciones y ajustes en el camino, con una mayor inversión económica que implica empezar más a lo grande de entrada. Esa es la ventaja con la que yo cuento.

¿Qué errores cometió y ya tiene en cuenta a la hora de apostar por una empresa?

He cometido errores y aprendido de los mismos. El proyecto que no pude llevar al éxito fue un emprendimiento que estuvo adelantado a la maduración del mercado Gourmet, ya que hace 11 años comencé con una propuesta gourmet, premium orgánica, con delicatessen y un packaging de alto costo. No pude llevarlo a la escala rentable y el mercado de exportación no lo pude desarrollar ya que había que generar cambios en los procesos de fabricación de los proveedores, que tenían que garantizar buenas prácticas de manufactura, y para eso tendrían que contar con apoyo de créditos que no se lograron.

¿En qué medida tiene en cuenta el capital humano?

En un star up el capital humano hace la diferencia entre poder existir o no. Si es pequeño una persona cuenta mucho, ya que es el 100 por ciento o el 50 por ciento del trabajo y la diferencia de lo que aporta es vital.

A la hora de invertir, ¿Destina un monto grande en un solo emprendimiento o pequeñas cantidades en muchos proyectos?

No puedo pensar en esos términos, y generalmente no puedo encarar más de un emprendimiento por vez.

¿Cuándo es buen momento para salir del proyecto?

Cuando uno siente que ya lo maduró suficientemente, las condiciones de afuera nunca van a ser el momento ideal. Uno es el que tiene que sentir que ya es el momento.

¿Qué regla de oro tiene siempre a mano?

Aprender todo lo que hay y que otros hicieron, antes de empezar, y luego seguir aprendiendo de los errores que uno comete. Corregir y volver a intentar. La mirada crítica es fundamental. Pensar siempre si hay alguna mejor manera de hacer lo mismo.


- Las siete claves para invertir, por Andy Freire.


Producción: Joaquín Garau.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Editor80 CMS Reportar Responder

marta harff es highlander

Videos

Notas Relacionadas