Las siete claves para invertir, por Gabo Nazar
Emprendedores

Las siete claves para invertir, por Gabo Nazar

Empezó a los 18 años con la mirada puesta en los productos autóctonos y desde ahí no se detuvo. Qué aconseja el hombre del emprendimiento que ya tiene 115 tiendas. 

30 de Noviembre 2012




Cuando tenía 18 años hacía y vendía cinturones de cuero. Corría el año 1988 y Gabo Nazar, con la voluntad propia de la juventud, inauguró su primera tienda. Llegó 1990 y avenida Santa Fe vio cómo se abría la primera tienda de Cardón en la Ciudad de Buenos. Y no sería la única. La idea de fondo era vender productos autóctonos, de estirpe local, con el estilo criollo estampado en cinturones, botas, mates y cuanta posibilidad llegara a la mente de este emprendedor.

En el medio pasaron las tradicionales exposiciones del agro y la industria de La Rural, se abrieron nuevos puntos de venta, se cambió el nombre –a Cardón, Cosas Nuestras- y se comenzaron a ofrecer franquicias. No por nada Gabo Nazar es hoy el presidente de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias.

Luego vino una serie de acuerdos que consolidaron el proyecto inicial, pero diversificando la idea a través de nuevos caminos. Se lanzó la revista Cosas Nuestras, se firmó un convenio General Motors para lanzar la pick up S10 Cardon, se compró El Noble Repulgue (desde ahora llamado El Noble) y se avanzó en la adquisición de Pampero, una marca de Alpargatas por la que se pagó, según datos del mercado, US$ 5 millones. Hoy Cardón, Cosas Nuestras tiene 115 tiendas.

gabo Nazar IMG II _IMG

¿Qué cuestiones mira en una empresa antes de invertir?

Primero me interesa saber el sector, cómo está evolucionando ese sector a nivel local, a nivel regional, a nivel local, los fundamentos del sector son, para mí, los principales atractivos. Luego hay que ver si se interesa en un determinado sector y hace un start up, y moldear la estrategia, el equipo, gradualmente y a medida, o si se trata de evaluar la inversión en una compañía existente, en cuyo caso hay que ver el diferencial tecnológico o no que tenga esa compañía y el diferencial en recursos humanos.

¿Cómo sabe que el producto o servicio que brinda puede tener buena repercusión en el mercado?

Uno no puede pensarse ni decirse un gurú de nada. Nosotros le ponemos a todo lo que hacemos mucho amor, muchas horas, mucha dedicaci´no, mucho trabajo multidisciplinario, creo en la discusión abierta, colectiva, de un caso, de un producto, o de un sector. A final del día hay que tomar una decisión y uno está solo con su decisión. Aún para eso he decidido en mi grupo compartir el paquete accionario y tengo otros tres socios, otros tres directores, con los que compartimos esas decisiones, pero a final del día hay que tomar una decisión y un riesgo. No existe tal cosa como “esto yo lo sé por revelación divina”, muchas veces hemos tomado decisiones con la mayor convicción y puede no haber funcionado. La dfierencie entre iluminado (que yo no conozco) y nosotros es que nosotros le ponemos trabajo, pasión e intentamos una y mil veces encontrarle la boca al mate porque muchas veces el éxito está disfrazado de pequeñas frustraciones.

¿Qué errores cometió y ya tiene en cuenta a la hora de apostar por una empresa?

Los errores que ya cometí tienen que ver con los más ridículamente notorios, como largar una marca, un concepto, un nombre, sin haberlos registrado. Lo he hecho, lo aprendí, no lo vuelvo a hacer. Primero pienso el concepto, el nombre y la marca, intento el registro, y si no se puede registrar lo muevo a una pieza gráfica. También he cometido el error de avanzar sobre proyectos sin armar un buen equipo. Simplemente con la intención personal y la buena voluntad de gente que no tiene la responsabilidad de no ser la persona adecuada. La responsabilidad es de uno de armar un buen equipo y estructurarlo profesionalmente, preparado para ganar, crecer y ganar. Ese es un error que cometí muchas veces y creo que ya no lo cometo. Lo que no quiere decir que tenga el dream team en todas las compañías, pero sí tenemos un buen equipo, perfectible, pero que es un equipo de base que permite operar por sobre la dignidad.

¿En qué medida tiene en cuenta el capital humano?

El diferencial que tenga recursos humanos es central. El equipo que una compañía tiene, cuán adecuado es para los nuevos desafíos, no para la historia, para que me cuenten cómo llegaron hasta acá, sino cómo está preparado ese equipo de cara a la capacidad que uno pueda imprimirle a esa compañía de crear valor y desarrollarse.

A la hora de invertir, ¿Destina un monto grande en un solo emprendimiento o pequeñas cantidades en muchos proyectos?

En términos patrimoniales estamos bastante atomizados, en términos de foco de atención el proyecto nuevo se lleva la mayor parte de la atención durante el período embrionario hasta que flota, hasta que camina solo, pero los primeros pasos cada proyecto nuevo requiere toda la atención mía y de gran parte del directorio y de las horas que uno le pueda poner al mundo de la empresa.

¿Cuándo es buen momento para salir del proyecto?

Un buen momento para salir es cuando siente que ya no está en condiciones de seguir agregándole valor, cuando la curva de crecimiento –no del sector en sí- sino de la capacidad que uno tuvo de crearle valor a una compañía, está en proceso de declinación, creo que es el momento de salir. Es difícil salir cuando los negocios están en plena expansión y uno siente que tiene mucho valor para agregarle, no porque sea un mal negocio salir, sino porque uno no siente ganas de salir. En definitiva, los que estamos en el mundo del emprendedurismo, y tenemos una empresa multisectorial, lo que nos motiva es el entusiasmo que genera el desafío. Entonces, el momento de salir del negocio, es el momento interno del emprendedor cuando siente que la energía, ese pulso vital irrefrenable, aminoró.

¿Qué regla de oro tiene siempre a mano?

Creo que es condición sine qua non que cuando tenemos que pensar que hay que ir a trabajar, a una empresa, a una planta, a una fábrica, o a una reunión para un posible negocio, tengamos esa cosquilla en el estómago, ese hambre del boxeador nuevo, como si recién hubiésemos empezado, porque si eso no está, creo que es hora de ir pensando en qué otra cosa de la vida dedicar nuestro tiempo.


- Las siete claves para invertir, por Andy Freire.

- Las siete claves para invertir, por Marta Harff.

- Las siete claves para invertir, por Santiago Bilinkis. 

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas