Las siete claves para invertir, por Ariel Arrieta
Emprendedores

Las siete claves para invertir, por Ariel Arrieta

Todos sus emprendimientos se desarrollaron de la mano de Internet, cuando la Web era territorio inexplorado. Aciertos y errores del mundo virtual. 

02 de Enero 2013




“Soy emprendedor serial. Eso quiere decir que fundé y fundí muchas compañías”. Ariel Arrieta dedicó sus emprendimientos a Internet en las épocas en que conectarse era una odisea. Nadie tenía mucha idea en 1994 sobre esa tecnología que hoy es cotidiana.

Su primera empresa dedicada al inexplorado mundo online fue I-Solution, firma dedicada a la creación de sitios web. Luego vinieron OK-Compra.com (shopping virtual) y V-Commex. Esta última lo llevó a ser millonario pero todo acabó con una explosión: el boom de las .com llegó a su final. Sin embargo, siguió adelante y se embarcó en otros proyectos, pero siempre con el foco en Internet, porque como él mismo dice: “Hay que invertir en cosas que uno entienda”.

Su mayor logro se dio con Digital Ventures, Directa Networks, Performa Networks, Afiliados Hispanos e InZearch, empresas de publicidad online compradas por FOX, una de las compañías del grupo NewsCorp.

Hoy su trabajo radica en ver oportunidades en start ups y apostar a ellas, con la esperanza de estar viendo un potencial que, con el paso del tiempo, explotará como en sus propios casos de éxito de hace unos años.

Arrieta - IMG
¿Qué cuestiones mira en una empresa antes de invertir?

Principalmente el equipo. Pero hay varios puntos más a observar, como la oportunidad (puede tratarse, por ejemplo, de un proyecto dedicado a aplicaciones móviles o a subir fotos a través del celular). Ahí hay que buscar el “comparable”, que te da la posibilidad de ver cómo será la oportunidad. Si por ejemplo el proyecto se trata de una iniciativa dedicada a las fotos, te comparás con Instagram, y así pensás cómo sería el Instagram de América latina. A partir de allí te preguntás si el equipo humano con el que contás puede generar eso.

¿Cómo sabe que el producto o servicio que brinda puede tener buena repercusión en el mercado?

No lo sabés. Por eso tenés que probarlo y gastar lo menos posible en hacerlo, y lanzar una primera versión para que los clientes decidan. El ser inversor en 62 compañías te afina el sentido de humildad, y sabés que no sabés nada, que tenés que probar y tener validaciones del mercado. Lo que vos creés que puede ser posible, seguramente esté mal. Por eso tenés que hacer una prueba para poder aprender lo que ese mercado valora.

Hay que apoyarse en el concepto de Lean start up, que significa que los emprendedores no se lancen a armar el Titanic, sino que alcancen objetivos chicos, que se puedan probar, que haya gente que se quiera subir a ese barco más chico. Y después, vas haciendo barcos más grandes a partir de la demanda. Entonces el concepto es armar el producto mínimo viable. Para cerciorarlo decimos que si lo lanzás, y no te da vergüenza, tardaste mucho en lanzarlo.

¿Qué errores cometió y tiene en cuenta a la hora de apostar por una empresa?

No lanzar productos gigantescos, apostar a equipos interdisciplinarios (gente de tecnología y comercial trabajando juntos), invertir en gente y no en ideas. No hay que invertir en cosas que uno no conoce. Llegué a invertir en real estate, en empresas de reciclado de plástico… y todo lo que invertí fuera de Internet fracasó y… yo fracasé como inversor.

¿En qué medida tiene en cuenta el capital humano?

Lo más importante de todo es el equipo, y si tengo que elegir entre tener una mala oportunidad y un buen equipo, o una buena oportunidad y un mal equipo, me quedo con la primera opción. Porque las oportunidades cambian, se pivotean.

A la hora de invertir, ¿Destiná un monto grande en un solo emprendimiento o pequeñas cantidades en muchos proyectos?

Nosotros invertimos de a US$ 25 mil (desde NXTP Labs) en 62 compañías, pero queremos llegar a 300. La idea es invertir en muchas un monto chiquito y después fijarnos en aquellas que por sus resultados podamos apostar, y no licuarnos cuando lleguen otros inversores, porque buscamos aumentar el capital si la empresa interesa. Y si bien allí no soy el emprendedor, sí pido que los emprendedores estén full time; mi rol es ayudarlos con una estructura que los pueda asistir.

¿Cuándo es buen momento para salir del proyecto?

El momento de salir es cuando el emprendedor quiere salir, ya sea porque tiene el 90 por ciento de su patrimonio puesto o no tiene más ganas. Fundamos Digital Ventures con una inversión de US$ 10 mil. Realmente necesitábamos US$ 20 mil, pero como veníamos de fundir una compañía nos costó conseguir capital, por lo que un amigo aceptó poner el capital. La creamos en 2003 y la vendimos en 2007 a FOX y nos hicimos millonarios (Nota de la redacción: por contrato, FOX prohibió que se divulgara el monto de la transacción). Ahora ese amigo es mi mejor amigo y me hace caso cuando le digo en qué invertir (risas).

¿Qué regla de oro tiene siempre a mano?

Invertí en gente, en equipos en los que creas. Invertí en cosas que entiendas, no en cosas que no tengas la menor idea. Hay que tener timing, probar y no apurarte. Mi error fue haber lanzado un proyecto de e-commerce a través de celulares en 1999.

Además hay que invertir de a poco en las compañías, y poder dedicarle tiempo y ayudarlas a ver las oportunidades. Es muy difícil predecir el éxito de una firma. Por ejemplo, en las primeras 15 empresas que tuvimos, aquella que primero se vendió fue Bixti, que en mi ranking de posibles empresas a venderse se encontraba en el último lugar. La vendimos y multiplicamos por cinco nuestro capital.


- Las siete claves para invertir, por Andy Freire.
- Las siete claves para invertir, por Marta Harff.
- Las siete claves para invertir, por Santiago Bilinkis.
- Las siete claves para invertir, por Gabo Nazar. 



 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas