Las PyMEs también deben descorchar a fin de año
Emprendedores

Las PyMEs también deben descorchar a fin de año

Los 365 días de trabajo tienen broche de oro con una fiesta en muchas empresas. Y los emprendedores no deben quedarse afuera. 

Por Joaquín Garau 29 de Noviembre 2013




Los salones para cientos de personas, la banda de cumbia del momento y los shows de lásers son un habitué en las fiestas de fin de año de las grandes empresas. Pero la celebración de los 12 meses que se fueron no se limita sólo a las compañías con enormes plantillas de empleados. Las PyMEs, que representan el 90 por ciento del total de las empresas del país y generan el 70 por ciento del trabajo según datos de Fundación Mediterránea, también deben celebrar los logros del año.

“Las PyMEs tienen que hacer fiesta, aunque sea juntarse en una reunión para 15 empleados”, opinó Charly Vega, dueño de Vega Eventos, empresa organizadora de fiestas y que trabajó con firmas como Toyota o Personal. De acuerdo con Vega, la necesidad del encuentro es obvia: “Hace a la unión del grupo”.
copas imgFiesta. El fin de año debe ser celebrado, coinciden los especialistas. Foto: Fotolia. 

La misma opinión de Vega la comparte Rafael Muro, director de Bam Eventos, que supo trabajar con firmas como Citroën y Banco Francés. “Los emprendedores deben juntarse porque es un momento que permite conocerse de otra manera y ver cosas que no ves en la oficina”, destacó.

Mientras tanto, según afirmó, el lugar es lo de menos. “Celebrar un año es motivante para cualquier empresa, aunque vayan a un bar de karaoke, porque la gente necesita celebrar”, sostuvo Muro.

Lorena Katic Van Heerden, una de las directoras en Naiades Consulting, empresa organizadora de eventos corporativos y sociales, que trabajó con firmas como Falabella y Sony, está de acuerdo con sus colegas: hay que celebrar. “No necesariamente debe haber una fiesta, pero sí se debe hacer algo”, dijo Katic Van Heerden, quien dio como opción una “jornada de integración”.

En ese sentido, analizó que una posibilidad es hacer una comida, quizás en una estancia, con un asado de por medio. “Algo más descontracturado, incluso hasta con un show de stand up”, pensó y agregó que, otra opción, es “reunirse en la propia compañía; finalizar antes la jornada laboral, hacer un buen almuerzo y contratar una barra de tragos para el final del día”.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas