La historia detrás del creador de la cadena Nac&Pop
Emprendedores

La historia detrás del creador de la cadena Nac&Pop

Alex Gordon inventó la marca que hoy tiene 10 locales. La ideología de un emprendedor gastronómico. Qué piensa del gobierno. Cuánto factura. 

Por Joaquín Garau 01 de Agosto 2012




Cuando en 1968 se estrenó la película Carne, una frase quedó grabada en el inconsciente colectivo de la sociedad argentina: “¡Canalla! ¿Qué pretende usted de mí?”. La Coca Sarli era, en aquel entonces, sinónimo de una realidad pudorosa. Pasaron 43 años para que la calle Corrientes viera nacer la primera de una serie de pancherías que darían que hablar. Isabel Sarli mira desde el póster de la película acompañada por la leyenda “100 % carne y con piel”, y atestigua el comienzo de una cadena de locales de comida rápida que prometía ser nacional y popular, o dicho con más gancho publicitario: Nac&Pop.

La cara del emprendimiento es Alex Gordon, aunque “la cara” es una forma de decir. Gordon es de perfil bajo, es directo, es franco. Vivió desde mediados de los 70 en Israel y en Europa. Volvió en 2010 y se quedó con uno de los restaurantes más emblemáticos de la ciudad: La Robla. Después abrió otro en Palermo y al tiempo puso una panchería, sin saber que pronto recibiría llamados de teléfonos preguntándole quién era y qué ideología tenía, porque ser Nac&Pop parece ser, en estos tiempos, kirchnerista.

En la esquina de Viamonte y Montevideo recibió a Apertura.com, en La Robla, el lugar que lo vio renacer desde su llegada a Buenos Aires. “Soy uruguayo de nacimiento, pero me crié de adolescente en Buenos Aires en los 70, fundamentalmente en un emprendimiento gastronómico que fue una revolución en ese momento: Cittadella, pizza por metro. Estaba ubicada en Juan B. Justo y Argerich. Después me fui a vivir a Israel y volví hace dos años”, resume Gordon. Su partida a Israel se explica ideológicamente: “Era –y soy- socialista y sionista”.

Alex - 9566 copiaYa de vuelta, caminó la calle y descubrió que a Buenos Aires le faltaba una faceta gastronómica. “En Israel hay mucha comida de calle. Y creo que en Buenos Aires falta comida de calle, no hay comida impulsiva, de venta barata y a toda hora. Es un poquito demasiado formal la gastronomía. Caminé mucho la ciudad y fui viendo. Y dentro de mis posibilidades compré la Robla y acá empecé”.

Mientras aumentaba de 2200 a 11.000 los cubiertos de su primer negocio, abrió un local de comida rápida, pero sin identidad. “Empezamos con una panchería sin identidad propia pero sí abierta las 24 horas, porque entendí que había un faltante de comida “24 horas” en Buenos Aires. Y anduvo bien, abrimos otra y recién ahí empezamos a buscar la identidad. De ahí se armó Nac&Pop”, narra acerca de sus locales fast food que, según explica, facturan $ 1,7 millón por mes pero que, aclara, “no son competencia para Mc Donald´s”. Es más, agrega: “Quizás chicaneamos un poco a Mc Donald´s porque es parte de nuestro juego mediático, pero le tengo mucho respeto”. Cuando habla de “chicaneo” se refiere a la publicidad que él mismo diseñó: 50 mil carteles colgados de las columnas de electricidad en las principales avenidas con la frase “Soy Nac, no Mc” y una escarapela debajo. Nada más.

El nombre de su emprendimiento levanta, a primera vista, una duda: ¿Lo bautizó así por simpatía política? “A todos les dije ´nosotros no tenemos nada que ver ni tenemos ningún contacto con el gobierno´. Tengo simpatías personales. En macro creo que es el mejor gobierno que puede tener la Argentina hoy porque no hay otra opción política, pero ya es un tema de opinión política. Le pusimos el nombre en un momento justo, era un año electoral. Yo leo todas las revistas y diarios de actualidad y no hay día ni número que no vea la palabra Nac&Pop de alguna forma, en algún artículo. Quizás nosotros ayudamos un poquito también, porque inconscientemente escuchás un jingle. Creo que vamos a perdurar en el tiempo”, piensa Gordon mientras que su celular no para de sonar. No lo atiende. No tiene BlackBerry. No le gusta. Para responder mails usa la clásica computadora. Llega a enviar unos 180 correos por día y la mayoría por la noche. 

¿Qué es lo que más le gusta a la gente de Nac&pop?
Tiene un espíritu muy atrevido, y creo que el espíritu atrevido siempre tiene sex appeal. En general creo que nos manejamos en forma bastante atrevida y a la gente le gusta. Fuera de eso tenemos el mejor producto que hay en la calle, como es nuestro pancho, hecho 100 por ciento de carne con tripa, no hay un pancho hecho así en Capital Federal, el pan es un pan panadería que nos traen dos veces por día caliente, no es el mismo que usan todas las pancherías, que aguanta una semana. En la mordida y en lo que te llega al estómago estamos hablando de algo totalmente diferente.

A eso hay que sumarle un menú particular, donde el pancho Coca Sarli -100% carne y con piel- cuesta $ 9. También se puede comer “Un Yanqui”, “Un Yorugua”, “Un Gallego” o “Un porteñito”. Todos en pan de pancho. “La Coca Sarli es una imagen Nac&Pop. Espectacular. Además hoy en día viendo con retrospectiva es de una ternura impresionante”, rememora a la popular actriz de cine erótico. Quien no quiera pancho, puede comer bondiola, o como dice el menú: “Un Rolinga”, “Un Concheto” o “Un Ricotero”.

Sus locales, mientras tanto, no tienen ni rejas, ni puertas ni seguridad: “El nuevo local de Dorrego está todo abierto y es una esquina jodida. En general no tenemos problemas –dice mientras toca madera- y tratamos que de noche haya pibas atendiendo, porque hay menos violencia. Con un pibe que está un poco tomado o fumado es más probable que otro pibe se vaya a las manos”. Su método, asegura, tuvo cierto éxito: “No hemos tenido grandes quilombos, no digo que no haya problemas de seguridad pero creo que está totalmente exagerado. Yo camino por Buenos Aires todos los días hasta las 4 de la mañana por todos los barrios y nunca tuve ningún caso de nada”.

El podio de ídolos es difícil de armar. En primer lugar lo pone a Artigas, a quien dice que estudió cuando todavía era mal visto. Luego, “por generación, a pesar de que la desvirtuación marketinera, al Che”. Pero a la hora de colocar a la tercera figura Nac&Pop duda. “Iba a decir Maradona. Yo lo quiero mucho a Diego. He tenido muchos puntos de contacto con él a través de la vida. De pibe estando en Argentinos Juniors se ganó un auto en Cittadella. Y me encanta la personalidad desafada de él, lo anti establishment, que es parte de lo que lo hizo… pero no creo que sea él”, explica. Antes de dejar la conversación, hace un alto y habla de Evita: “Una figura increíble, una mujer que se convirtió en un líder, en cuadro político brutal y en un ícono de generaciones, con un amor que no puede ser falso… y ojo que no soy peronista”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Ernestino Innoble Reportar Responder

Pero si están todas en quiebra haciendo sufrir a los empleados que no los echa. Una basura de cadena le importa 3 belines todo a este señor sionista.

Editor80 CMS Reportar Responder

Este tipo supo crear una marca con una identidad, y no deja de lado los productos de calidad. Además el juego de ser la contra de McDonalds le suma mucho. Siempre es bueno tener un enemigo.

Videos

Notas Relacionadas