FBMD01000a9c0d0000c12f0000d3620000ab6b0000c3730000de9b0000fee4000045ec0000daf900003e060100dc7b0100
Emprendedores

La historia del argentino que creó los pantalones Elepants

Por Cecilia Valleboni 30 de Junio 2016

Crear una marca de alto impacto, aspiracional y con estrategias para alcanzar la cima no es sólo un trabajo de los grandes players. Hay start-ups que, sin un producto revolucionario, logran crear una brand con el peso de un gigante. Augusto Mustafá tiene 23 años y es el creador de Elepants, que se hizo conocida por los pantalones escoceses o tipo pijama. Empezó a mediados de 2012, con $ 10.000, vendía en su casa y por las redes sociales. Hasta que, a fines de 2014, se conformó como empresa.

“Yo los compraba en el exterior, los usaba para todo tipo de ocasión y, para bien o para mal, siempre alguien me hacía un comentario”, recuerda. Con una oficina en Recoleta, 100 puntos de venta en todo el país, su local insignia en Santa Fe y Talcahuano y otros 17 que está reconvirtiendo en franquicias formales (apuesta a abrir otras 12 antes de fin de año), 2015 fue el año de quiebre. Pasó de cinco a 30 empleados y hoy ya tiene 40. “Siempre supe a donde quería ir: no busqué un nicho, sino ser una marca de moda y que Elepant sea un genérico del pantalón pijama”, comenta. Y añade: “Teníamos un producto que existía pero decidimos cambiarle la mentalidad a la gente. Y nos ayudaron los influencers, como famosos, modelos o celebrities. Comunicacionalmente, entendimos a dónde íbamos: queríamos que la gente ande en pijama por la calle”, cuenta.

En el verano, hizo del parador El Signo, en Pinamar Norte, el parador Elepant. “Fue una apuesta enorme por la inversión y por la talla de marcas que tienen su propio parador”, confiesa el emprendedor que también realizó acciones en Mar del Plata y Miramar.  Para este año su proyecto es entrar en los shoppings y mirar hacia el exterior, en principio con algunas exportaciones a Chile y Uruguay. También, armar un departamento de comercio exterior para lograr su visión a más largo plazo: ser una marca global.

Un caso similar se dio con las carteras de Simones. Más allá de los perros ya devenidos en personajes, el concepto de la marca y su posicionamiento se trabajó desde el primer día. “Hay una diferencia muy grande en poner un nombre y querer posicionar una marca. No siempre se puede. Depende del retorno del público”, explica Diego Siekiera, fundador junto a Laura Lichtmaier de Simones.

Sin embargo, los miedos a que la marca no pegue, están. “Al principio es olfato. Y hoy seguimos tomando riesgos”, confirma. La brand tiene nueve locales propios y cuatro franquicias. En 2016 apuesta a trabajar en el exterior con propuestas de Uruguay, Chile, México y Paraguay.

Nota publicada en la edición 268 de la revista Apertura



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Reportar Responder

Que buenos lompas!!!!

Videos

Notas Relacionadas