La cadena Nucha producirá el nuevo alfajor que llega al mercado
Emprendedores

La cadena Nucha producirá el nuevo alfajor que llega al mercado

La empresa tiene ya armada la estrategia. Lo venderá en sus locales. También desarrolla una unidad de negocios de servicio al paso. Por Carla Quiroga 26 de Mayo 2015

 


Nucha, la cadena de cafés, trabaja en el desarrollo de una nueva unidad de negocios. Comenzará a fabricar alfajores premium que, en una primera etapa, venderá en sus propios puntos de venta. “Buscamos diversificarnos en mercados que nos permitan  desarrollar”, explica, a Apertura.com, Javier Ickowicz, quien junto a su madre fundó la marca hace 25 años.  

De esta forma, se embarcará en un negocio que ya tiene a competidores de peso, como Havanna, Fantoche y Jorgito, entre otros.

Pero el mercado elegido para incursionar no es casual. Se calcula que en la Argentina, el sector de alfajores mueve más de $ 2000 millones y representan 16 por ciento del mercado de golosinas. Otro dato, representan un tercio de la facturación de los kioscos.

Ickowicz comenzó con un café de 20 metros cuadrados que montó en el garaje de su casa en Belgrano y hoy factura más de $ 60 millones al año. “Fue una necesidad, habíamos perdido a nuestro padre, y las empresas que compraban las tortas que cocinaba mamá en casa comenzaron a cerrar”, recuerda el entrepreneur para quien fue clave para crecer “aprender a delegar”.  

Hoy es otra la historia. Trabaja en la profesionalización de la empresa familiar. Este año planea invertir más de $ 2 millones en dos nuevas aperturas que se sumarán a los 12 puntos de la cadena. Además trabaja en una estrategia para captar al público al paso. “Hay determinadas ubicaciones de nuestros locales que tienen potencial para llegar a los consumidores que necesitan un servicio más rápido”, agrega.

La gran expansión de Nucha la desarrolló en plena crisis del 2001. “Era más barato abrir locales, nadie lo hacia y vi la oportunidad”, recuerda Ickowicz es un visionario en el negocio gastronómico. En octubre del año pasado abrió “Mishiguene”, en Palermo, junto al cocinero Tomás Kalika. Se trata de un nuevo concepto gastronómico de nouvelle cuisine israelí que reinterpreta con técnicas decocción moderna los clásicos platos de Europa y Oriente Medio.

“No es un modelo para abrir muchas sucursales en un mismo lugar. Es un proyecto único con potencial en las grandes capitales del mundo como por ejemplo San Pablo. De hecho tenemos propuestas para desarrollarlo en Miami y en Nueva York”, concluye el empresario, quien también fue contratado para liderar el proyecto de la reapertura de la tradicional confitería Los Dos Chinos que en junio abrirá sus puertas en Barrio Norte.  



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas