La argentina que importó el formato de “venta directa de arte” y lo convirtió en un éxito
Emprendedores

La argentina que importó el formato de “venta directa de arte” y lo convirtió en un éxito

De artista independiente a organizadora de eventos para 25 mil personas, Ana Spinetto trajo el concepto de negocios de Estados Unidos para encontrar una salida laboral.  Por Carolina Potocar 02 de Octubre 2015

 

Aunque se dedicó al arte desde que terminó el secundario, la vida de la artista plástica Ana Spinetto giraba principalmente, hasta fines de 2007, en torno a acompañar a su esposo Alejandro Vayo en todos sus proyectos como fotógrafo y mantener a su familia unida. Sin embargo, la repentina muerte de su marido la obligó a darle un giro a su vida y la de sus dos hijos.

De un viaje a Estados Unidos importó el concepto de “venta directa de arte”, en el que los propios artistas venden sus obras. Hoy es la mujer detrás de BADA-Boutique de Arte Directo, una feria que ofrece piezas de artistas como Milo Lockett por mil pesos y que este año planea reunir a más de 25 mil personas. La emprendedora habló con Apertura.com para contar la historia detrás del evento que se realizará por cuarto año consecutivo en Espacio Pilar, y que en esta edición tendrá lugar del jueves 1 al 5 de octubre.

 

¿Cómo surgió el concepto de la feria?

Siempre me gustó manejar mi obra directamente. Cuando en un momento tuve que acompañar a Alejandro a Miami por un proyecto profesional suyo, necesitaba encontrar una salida laboral para el momento, ya que no contaba con el tiempo para hacer contactos en el circuito artístico de allá. Ahí fue cuando descubrí que allá cortan cuadras y alquilan pedazos del asfalto en los que cada artista arma su gazebo y vende su obra directamente al público. En ese momento, el espacio costaba alrededor de U$S 600. Esa experiencia me permitió conectar con gente a la que no tenía acceso y tener un feedback real de mi obra. Volví en el 2009 a la Argentina, y ese mismo año hicimos la feria “Arte Sí - Supermercado de Arte” en San Isidro; después, recién en 2012, llevamos BADA a Pilar. 

¿Cómo funciona ese modelo en BADA?

La verdad que es un trabajo de diez meses, porque hacemos una selección muy cuidada de artistas; se presentan más de 600 artistas y, por una cuestión de espacio, sólo quedan 110. Los stands arrancan en los $ 6.000, pero si tienen un tamaña mayor al stándard, pueden costar $ 10.000 o $ 12.000. Sobre lo que vende cada artista no se cobra ningún tipo de comisión, pero sí se les obliga a cumplir el requisito de tener cada uno por lo menos diez obras con un valor menor a los mil pesos. Por eso decimos que en BADA todos pueded ser coleccionistas. En el caso de los visitantes, ellos pagan una sola entrada por $ 70 y pueden entrar las veces que quieran durante los cinco días que dura la feria. Además de la realidad que me hizo enfrentar la muerte de mirado, lo que me terminó de empujar a hacer el evento es que en la Argentina no existía un formato como este. Tampoco hay tantas galerías para abarcar a todos los artistas, y para la gente, encontrar obras tampoco es fácil. Mi maestro, Juan Doffo, coincidía en esta necesidad y fue una de las personas que me impulsó a hacerlo.

¿Cómo fue el proceso de convertirte en organizadora?

Otra de las salidas laborales que encontré a mi vuelta de Miami fue ser gerente en Espacio Pilar, y desde el primer momento los dueños me ayudaron muchísimo. Y con respecto al trato con artistas, yo ya tenía contactos acá a los que, cuando se las comenté, la idea les gusto. También les sirve, porque muchos son algo “volados” y les cuesta resolver la parte de los eventos. Este año por ejemplo, va a volver a estar Milo Lockett, que además de vender su obra va a estar pintando en vivo con la gente. También estarán Alfredo Segatori, el artista de street art que hizo el mural más grande del mundo en Barracas, Dario Parvis, que hace body painting e hiperrealismo, y el escultor Alejandro Curtto. Y como extras, habrá una fiesta silenciosa con auriculares, un espacio para chicos y un espacio de comidas.

Los 12 mil asistentes que BADA recibió el año pasado la motivaron a realizar otro tipo de ferias. Por ello, se adentró en el mundo de la gastronomía y creo “Gourmet” junto a Espacio Pilar. Sus dos ediciones a la fecha, una de ellas en 2014 y otra el pasado julio de este año, recibieron en promedio 10 mil visitantes cada una. Para el encuentro de arte que la mantendrá ocupada este octubre, Spinetto espera 25 mil asistentes.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas